Navegando
Inicio > Uncategorized > VIOLENTO DESALOJO CONTRA LOS TRABAJADORES DE LA ECONOMIA POPULAR

VIOLENTO DESALOJO CONTRA LOS TRABAJADORES DE LA ECONOMIA POPULAR

BRUTALIDAD CONTRA LOS TRABAJADORES
Reproducimos y nos solidarizamos

Desalojo en la Feria Riberita
Topadoras y Concentración a favor del Capital y contra los Trabajadores

Como hace dos años, la vera del Riachuelo amaneció con un cinematográfico operativo. Diez mil puestos de la feria independiente conocida como “La Riberita” fueron brutalmente destrozados y varios vendedores detenidos. Incomprensiblemente, semejante acto de salvajismo ha levantado el caluroso aplauso de políticos variopintos, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa, la embajada norteamericana, etc. ¡Hasta los patrones de las grandes ferias internadas como Castillo y Antequera brindaron su ferviente apoyo al desalojo de los “puestos ilegales”!

Desde la CTEP, en cambio, queremos manifestar nuestro más enérgico repudio frente a semejante acto de salvajismo contra los trabajadores. Lo único que se logrará con esta medida, al igual que en 2012, es privar a más de 20.000 vecinos de Lomas de Zamora, Lanús y La Matanza de sus fuentes de trabajo mientras se fortalece la concentración de un mercado multimillonario en las manos de dos polos capitalistas. En efecto, las empresas Punta Mogotes y Urkupiña cuentan con el extraño privilegio de tener habilitación para realizar exactamente la misma actividad que los puesteros independientes de la Ribera pero cobrando exorbitantes alquileres que van a parar a las arcas de los mencionados empresarios y sus asociados políticos y policiales.

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), intenta permanentemente llevar presencia del Estado a La Salada de otra forma: con trabajo decente, gestión cooperativa, distribución equitativa de las ganancias, control de procedencia de mercadería, erradicación de las mafias, formalización laboral, regularización impositiva, lucha contra el trabajo esclavo, la explotación infantil y el narcotráfico. Hemos fracasado rotundamente. El Estado siempre estuvo de la vereda de enfrente. Pareciera que resulta cómodo contar con mafias que ordenan el territorio y neutralizar el trabajo de las organizaciones populares que apostar decididamente a una intervención que dignifique la vida de los trabajadores excluidos y permita el desarrollo comunitario de la economía popular.

Como en 2012, hoy el Estado eligió el bando del Capital, de la concentración mafiosa de un mercado popular. Con arbitrariedad y prepotencia, defendió los intereses de los poderosos empresarios feriales en contra de los más débiles. En pocas horas dejaron sin trabajo a decenas de miles de hermanos nuestros y triplicaron las ya abultadas ganancias de la gran burguesía del subdesarrollo, aliada al poder político local, promotora descarada de una salvaje flexibilización laboral “de facto” y adalid de la cultura del paco que asolan nuestras barriadas. Este solo acto de concentración económica, el Estado le ha dejado a un millón de clientes en manos de las mafias de La Salada. A los trabajadores de la economía popular que se ganaban el mango en la Riberita, en cambio, los ha hundido aún más en la exclusión.

Muchas veces no se entiende lo traumático que puede ser ver una pala mecánica solo para destruir asentamientos barriales o como en este caso su única fuente de trabajo y no para traer cloaca, agua potable y otros servicios los cuales le den dignidad y mejor calidad de vida. El desalojo de la Riberita además de concentrar un mercado popular ha cometido un crimen peor: le ha puesto un arma en las manos a miles de pibes y pibas pobres –hoy privados de la dignidad del trabajo.Frente Popular Darío Santillán, Patria Grande, Seamos Libres, Corriente Villera Independiente

Fuente: Ctep Argentina, Producción Riachuelo

Deja un comentario

*

Top