ENTREVISTA DEL PORTAL ECONOMÍA POPULAR SOCIAL Y SOLIDARIA A LOS COMPAÑEROS MARTA SANAGUA Y LEO TORTA DE LA ORGANIZACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA LOS PIBES

RESISTIR Y CONSTRUIR CON PARTICIPACIÓN POPULAR ORGANIZACIÓN POPULAR
Como tantas expresiones de la organización popular, ‘Los pibes’ es LA expresión de la resistencia de los noventa. En La Boca, esta organización que se autodenomina social y política construye casas, encara emprendimientos productivos, desarrolla una radio y organiza un paseo de la economía popular. Son ellos, ‘Los Pibes’, el pueblo organizado.

La Boca, 1996, la organización social y política Los Pibes surge y se inicia como un merendero que funcionaba los fines de semana. Esos eran los días que ‘los pibes’ no contaban con las viandas de las escuelas, lo que implicaba, por esos años, que no tuvieran un plato de comida caliente para comer. El merendero se inició con treinta chicos y terminó alimentando a trescientas veinte familias.

«El comedor nació para desaparecer»
Marta Sanagua es parte de la organización desde sus inicios, en diálogo con nuestro Portal, contó aquellos primeros días de ‘Los pibes’: «para abastecer al merendero los vecinos comenzamos a organizarnos. Salíamos por grupos a pedir donaciones en las fábricas del barrio, mercados, panaderías, a los jardines maternales que tenían leche en polvo y galletitas.Nos arreglábamos con las sobras».
Luego seleccionaban la mercadería que se destinaba al abastecimiento del merendero y al armado de bolsones de comida que las familias podían llevarse a sus hogares.»Hasta nos hicimos una credencial de la organización para acreditar a dónde iban esas donaciones», agregó Marta.
En aquél momento también funcionaba un ‘roperito’, que se armaban con las donaciones de ropa y calzados que iban consiguiendo, de modo que también resolvían la necesidad de vestimenta para esas familias.
El recorrido de ‘Los Pibes’ es parecido al de muchas otras organizaciones que surgieron en el mismo momento. Quienes «fueron un emergente de las políticas neoliberales, de la venta del país y la pérdida del trabajo. Se trató de un nuevo sujeto en los barrios populares que se organizó para resistir esas políticas que tan duro pegaron en estos sectores», explicó Leo Torta, otro integrante de la organización.
Este fue el inicio de cientos de organizaciones que, como la de ‘Los Pibes’, empezaban a construir organización popular, para así enfrentar la exclusión que sufrieron estos sectores hasta bien entrado el nuevo siglo.
«Esta resistencia de los noventa es efectivamente el proceso que brinda las condiciones para que exista un 2001, donde el pueblo definitivamente se decide a tomar las calles. Se trató de un proceso desde donde también resistieron, casi instintivamente, los valores de nuestro pueblos: la solidaridad, el trabajo conjunto y la capacidad de organizarse», agregó Leo.
Y de alguna manera la evolución de este desarrollo organizativo llevo a «un proceso de concientización superior, pudiendo visibilizar más claramente los motivos de la injusticia social y el hambre».
«Como nos dijo una vez Lito Borello (uno de los referentes de la organización), el comedor nació para desaparecer, soltó Marta. Porque lo que sucede a partir del 2003 «es algo que sorprende a las organizaciones sociales. Hay un reconocimiento a la lucha de los sectores populares y es el momento en el que empezamos a ganar ciertas conquistas. Entendemos que la pelea era mucho más grande. Había que comer para vivir, pero después había que pelear por el trabajo, por la vivienda y por la ampliación de derechos», reflexionó Leo.

Experiencia, desarrollo y un lugar propio
A partir del 1º de mayo del 2004 “Los Pibes”alquilaron un edificio, ubicado en Suárez 421 del barrio de La Boca, para centralizar la mayor cantidad de actividades de la organización bajo un mismo techo.
Y con la experiencia de más de 15 años de trabajo comunitario, llevan adelante una gran variedad de proyectosque se fueron forjando durante este recorrido. Hoy tienen desarrolladas áreas centrales en las organizaciones populares: la economía, la vivienda popular y una nueva herramienta de comunicación.
Actualmente llevan adelante dos proyectos productivos, uno textil y otro de panificado, que, con el tiempo y el apoyo de la organización, se han conformado en cooperativas de trabajo.
También tienen un proyecto de comunicación, la FM Riachuelo 100.9. «Una herramienta novedosa que tiene una lógica distinta a las reivindicaciones habituales de estos sectores, pero que es vista cada vez más como una herramienta fundamental para dar la batalla cultural» cuentan desde la radio.
En el año 2002 se iniciaron en la organización contra los desalojos, y constituyeron la Cooperativa de Vivienda Los Pibes (COVILPI): un proyecto, en una ciudad con más de medio millón de personas con problemas de carácter habitacional, que llevan adelante treinta y tres familias para la construcción colectiva de sus viviendas, financiadas por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires. Y bajo la dirección técnica del arquitecto Jaime Sorín, ex decano de la facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires y actual miembro de carta Abierta.
El proyecto logró sobrevivir a las innumerables trabas que les fue planteando durante todo este tiempo, el gobierno de la ciudad: retrasos en la entrega de los materiales, en la aprobación de las actualizaciones de los presupuestos, grandes demoras en los pagos a al personal de la obra, impedimentos burocráticos que «solo tenían como finalidad desgastarnos para que abandonáramos este proyecto popular», explicó Marta
La disputa por la apropiación del espacio urbano también es parte de esta historia. El complejo habitacional se encuentra en un lugar estratégico para lo que sería la extensión sur de Puerto Madero. Un proyecto urbano millonario del que los sectores populares no forman parte.
Pero una vez más, el trabajo y la experiencia de la organización fue el sostén y el respaldo de esta lucha que lleva más de 10 años y que espera tener un final feliz antes de fin de año.

Economía Popular
Porque » la problemática de la vivienda es entendida dentro de la problemática del hábitat», cuenta Leo, el 22 de marzo de este año la cooperativa inauguró en el mismo terreno, el Paseo y Mercado de la Economía Popular Martín Oso Cisneros. Leo y Marta son sus actuales coordinadores.
«Lo que nosotros intentamos con la organización de este paseo es entender que hay que construir instancias territoriales, desde las cuales las organizaciones se vuelvan protagonistas, para que junto a los vecinos se logre la organización de lo económico», expresó Leo.
«La feria la sostenemos con mucho esfuerzo. Los compañeros vacían las heladeras de sus casas para ponerlas a disposición del mercado, la gente trabaja muy a pulmón, de manera muy artesanal», nos cuenta Marta.

La organización gremial de la Economía Popular
Desde hace un tiempo la organización Social y Política Los Pibes forma parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). «Desde la organización creemos que la CTEP es la mejor expresión
reformulada de esos movimientos sociales surgidos en los 90».

Deja un comentario

Top