Estás en
Noticias > Uncategorized > OTRA CONDENA PARA EL MACABRO ETCHECOLATZ

OTRA CONDENA PARA EL MACABRO ETCHECOLATZ

En el final de la sentencia por La Cacha
FIEL A SU ESTILO HASTA EL FINAL

Etchecolatz escribió “Jorge Julio López” en un papel: se lo llevó a la cárcel

La sentencia había entrado en la etapa final. Eran los últimos minutos y el juez Carlos Rozanski se sirvió un vaso de agua después de una hora de lectura. De pronto, en el corralito donde escuchaban los represores, alguien miró desafiante a los familiares de las víctimas.
Fiel a su estilo, Miguel Etchecolatz, exjefe de investigaciones de la policía provincial, se concentró en Estela de Carlotto. Con cara de póker, le sostuvo la mirada durante unos minutos. Fue uno de los primeros en recibir la condena a perpetua, y ni se había inmutado ante los aplausos del público, que festejó el fallo. Pero ahora estaba fuera de control. Agarró un papelito y anotó un nombre. Al terminar la lectura, quiso entregárselo al Tribunal. No lo dejaron. Algunos pensaron que había escrito algo en contra del proceso que lo condenó. Sin embargo, cuando hicieron foco sobre sus manos, los fotógrafos de Infojus Noticias descubrieron un detalle macabro. Decía, de su puño y letra, “Jorge Julio López”.
En otro ángulo fotográfico, la lectura del papel sugiere un dato que, de comprobarse, sería aún más horrendo. De forma entrecortada, aparecerían la palabras “secuestro” y el verbo “secuestrar”. En rigor, si se ordena su peritaje, la precisión echaría más luz sobre la exactitud del mensaje.

Así lo contó el fotógrafo de esta agencia, Leo Vaca: “El corralito estaba tapado por guardias, era difícil de fotografiar. En un momento, uno de ellos se corrió y vi cómo Etchecolatz miró fijamente a Estela y a otros familiares. Entonces con sus dedos de la mano derecha empezó a tamborilear sobre la rodilla y sacó un papelito. En ese momento, lo observo que está escribiendo y cuando hice foco, no pude creer lo que estaba viendo. Después se levantó y se lo quiso entregar a los jueces, pero no lo dejaron. Mostré la foto a otros colegas y a la gente que estaba allí y se mordían los labios de la bronca. Fue un escándalo”.
¿Qué habrá querido significar Etchecolatz? ¿Cuál fue su verdadera intención? ¿Fue un gesto de desesperación al recibir una nueva condena por delitos de lesa humanidad?
 
Fuente: Infojus

Deja un comentario

*

Top