¿¿¿UN NUEVO CASO DE VIOLENCIA POLICIAL???

Hallaron el cuerpo de Franco mientras se realizaba la marcha por su aparición

[Rosario, 31/10/14] En la tarde del viernes familiares, agrupaciones de derechos humanos y sociales marcharon desde el cruce Alberdi para exigir la aparición con vida de Franco Casco Godoy. El joven permanecía desaparecido luego de estar detenido en la comisaría 7ma de Rosario, el 7 de octubre. Mientras Elsa Godoy, madre del joven encabezaba la marcha, con angustia pero con paso firme en busca de respuestas hasta la dependencia policial donde fue visto por última vez, a orillas del Parque España se encontró el cuerpo de su hijo.

Franco tenía 20 años, vivía en Florencio Varela, y estaba de visita de unas tías, en Rosario, cuando el 7 de octubre fue detenido por oficiales de la comisaría 7ma. La detención se dió alrededor de las 13 horas, hasta las 22:14hs, cuando el fiscal Álvaro Campos dio la orden que se lo libere por falta de antecedentes. Desde entonces nada se sabía de él.
Fue extenso y doloroso el camino de Elsa Godoy, mamá de Franco. También lleno de silencios de un gobierno provincial que jamás la contactó. Si bien resta el análisis de ADN, uno de sus padres reconoció el cuerpo en el Instituto Médico Legal. El mismo fue encontrado en el río, y se estima que pasó alrededor de una semana desde su muerte, cuyas causas también se investigan.
Mientras Prefectura sacaba el cuerpo del río, la marcha avanzaba hasta la 7ma. Al llegar a la comisaría se leyó un documento escrito entre varias organizaciones y la familia del joven exigiendo “la aparición con vida de Franco, que la causa no se guarde ni se invisibilice, que se clasifiquen y guarden los hechos sucedidos en la comisaría, responsabilizamos a las instituciones, que después de 22 días se recibieron noticias de la causa, al estado en todos sus niveles por la desaparición”
Elsa, madre del joven contó que fue cuatro veces a la comisaría, que la mandaban a ella a buscar a su hijo a la calle, que la mandaron a varios lados a preguntar por franco, la policía no se hizo cargo. En tres semanas no recibió ni el llamado del gobierno nacional, ni provincial.
“A Franco lo detienen por desacato a la autoridad, y no por robo calificado y por eso le dan la libertad porque no tenía ningún antecedente”, vociferó una joven militante del Bodegón Cultural Casa de Pocho, que tomó la palabra luego de ver que la madre del joven era avasallada con preguntas que hacían algunos periodistas que lamentablemente se comportaron como caníbales de ese dolor, buscando elementos para centrarse en las características del joven y no en su desaparición.

Norma Ríos, representante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos expresó, antes de conocer la noticia del hallazgo: “me parece terrorífico estar buscando otro chico más desaparecido, esto vos lo leías en los diarios en Buenos Aires, Santiago del Estero, en el Norte. Esta es una comisaría históricamente denunciada, nosotros tenemos denuncias del 2001 de trata de niñas, esta desaparición nos trae a un pasado doloroso, y no puede quedar impune”.

Erica Pereira, representante del Bodegón de Pocho, contó que “después de 22 días varias organizaciones de barrio Ludueña en conjunto con otras se pudo llegar a algunas novedades, como dar con una foto de Franco golpeado. Cuando la mamá (por Elsa Godoy) va a la fiscalía, esto recién comienza a visibilizarse. La violencia es algo que sucede todo el tiempo en los barrios, solamente que no se sabe, la violencia por parte de la policía es real, sumado a la militarización, en los barrios estamos cercados”.
A días del hallazgo del cuerpo de Luciano Arruga, parece ser que esta es la política a implementar con los jóvenes tanto del gobierno Nacional como el Provincial. El 19 de octubre, a pocos días de la desaparición de Franco, se dio nuevamente un caso de Gatillo fácil, en el barrio 7 de septiembre. Jonathan se encontraba festejando el día de la madre y el cumpleaños de su abuela, Cristina Dangelo, quien relató lo sucedido. “Salió a llevar unas pizzas, cuando frente a él frenó un patrullero del cual bajó un policía y le gatilló sin más, provocándole una herida de bala en la pierna”. El hecho denunciado s edio en Schueitzer al 8000 y Jonathan está internado en el HECA, fuera de peligro, pero con intervenciones en la pierna afectada.
La madre de Franco Casco, dijo ayer que desde un primer momento no le creyó nada a la policía, porque la primera vez que fue a la comisaría le dijeron que el chico fue detenido un lunes. La segunda vez que se dirigió a esta dependencia le dicen que fue el martes. “Hay dos versiones, ahí yo entre en duda que estuvo ahí, que paso algo”, exclamaba con dolor ayer Elsa. Con la aparición del cuerpo se abrirá la instancia judicial pertinente. Llamó la atención ayer cómo se difundió la noticia: el cuerpo se habría hallado en avanzado estado de descomposición, irreconocible, pero pudieron decir desde un primer momento que no tenía síntomas de violencia. Una aclaración que, al menos, llama la atención sin haber tenido a ese momento intervención del forense.
FUENTE: INDYMEDIA ROSARIO 

Deja un comentario

Top