FALLO HISTORICO A FAVOR DE FAMILIA CAMPESINA EN CORDOBA

¡UN POCO DE JUSTICIA!


Al norte de la provincia de Córdoba, en el paraje San Antonio, la familia Ozan es la protagonista de un hecho histórico para el campesinado de esa zona. Ganaron un juicio al empresario Bautista Casimiro Balduzi, quien reclamaba 95 hectáreas que pertenecían a los Ozan. Desde el 2003 esta familia campesina viene padeciendo los aprietes y métodos violentos del empresario auxiliado por el paso cansino de la justicia. Por Federico Paterno

Los Ozan forman parte del Movimiento Campesino de Córdoba (MCC) y el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI). El día 12 de Marzo el tribunal de Cruz del Eje dictaminó la genuina posesión de las tierras. Fueron 12 años de esperar las respuestas de la Justicia.

El agronegocio en la provincia avanza de manera agigantada sobre las tierras campesinas. Situación similar que viven en el resto del país el resto del campesinado que trabaja en zonas rurales. Uno de los principales problemas: la regulación de las tierras.

Balduzi fue acusado por dos delitos: usurpación y turbación de la posesión.
Empezamos a desglosar los hechos sucedidos desde el 2003 hasta ahora.
EL USURPA, TU USURPAS, VOSOTROS USURPAREIS
En el 2003 Balduzi compra la posesión de 95 hectáreas a uno de los herederos Ozan e intenta alambrar más de 500. A partir de esto sobrevino una medida por parte de la familia campesina donde llevan a juicio por usurpación a Balduzzi. Ocho años fue lo que duró, y en el transcurso de la lenta justicia cordobesa el empresario pone medidas de no innovar, para él al no trabajar ni vivir en el campo no le afectó, pero si a los Ozan.
“En el 2009 la justicia dice quienes quieran probar cuales son legítimos poseedores deben iniciar un nuevo juicio”, explicó a A.N.C.A.P Darío Sánchez del MCC y agregó “Balduzi empieza a armar un manejo de desmonte que se lo permiten en el Ministerio de Ambiente de Córdoba. Se lo habilitan con la posesión de sus 95 hectáreas. Contrata una topadora el 2 de septiembre del 2010 para entrar en las tierras y esto provoca que las familias campesinas se junten y logren frenar el desastre”. El día 22 del mismo mes contrata nuevamente la topadora con el ingrediente de 13 Policías más de divisional que “custodiarían la tarea”, la ayuda estatal a la orden de Balduzi Lo que logra con esto es hacer un limpio en el terreno y tapar el único pozo que proveía de agua a los Ozan. Esta acción detona una imputación en su contra y elevar la causa a juicio que tuvo lugar en Junio del 2014.
Primera conclusión, la tierra es un bien preciado para el empresariado sojero. Algunas preguntas:¿Por qué la justicia no interviene a tiempo?¿Cómo puede ser que la Policía custodie una usurpación y una destrucción de tierras ajenas?¿Hasta qué punto llega el poder de un empresario que extiende 12 años un fallo judicial? Las respuestas quedan en manos del lector.
TE DEVUELVO LO QUE NO ES MIO
“Al empezar la audiencia Casimiro Balduzzi pide no ir a juicio (probation) y ofrece la propiedad de la familia Ozan para reparar lo hecho, devolver en realidad algo que nunca fue de él”, advierte Darío Sánchez. El MCC se opone a esta “propuesta” y es enviada una mediación mediante la cual sostiene la idea de devolver 40 hectáreas y lo más irrisorio del caso es que él nunca las señalaba dentro de sus 95; sino que las indicaba dentro de las 500 restantes que no le pertenecen.
“En primera medida nosotros lo que pedimos fue que no devuelva nada, ni que repare el pozo que rompió. Por suerte la comunidad organizada pudo resolver el problema del agua de la familia Ozan, pedimos que simplemente él quede en su lugar, en sus 95 hectáreas, y no pise de este lado”, explicó el integrante del MCC. El fallo fue histórico y la familia Ozan hoy posee la legítima posesión de las tierras que trabaja y trabajo toda su vida.
El campesinado en la mayoría de los casos similares al que vivió la familia Ozan es condenado por usurpación. “Fue una victoria de todo el campesinado que viene peleándola hace tiempo”, reflexionó el militante campesino de norte cordobés.
¿DE QUIEN ES LA TIERRA?
El integrante del MCC-MNCI aclaró que la problemática que hoy se viven con la regulación de las tierras en el norte de Córdoba es un tema que no está en la agenda política.
Con el énfasis que se podía escuchar en sus palabras advirtió “El manejo de Balduzzi está acompañado por la inoperancia de la justicia que se queda resolviendo en su oficina y no sale a conocer la realidad del campesinado, en un 70 % no cuenta con la regulación de las tierras, son poseedores, pero no a nivel registrables. No hay programas serios para llevar adelante el tema de la regularización de la tierra”.
La nueva ley de agricultura familiar es la esperanza del campesinado para reforzar una nueva economía con una mirada hacia el campesino. Logrando una mirada nacional de la situación.
A DESALAMBRAR A DESALAMBRAR…
En la actualidad el MCC está peleando por lograr un programa serio de trabajo de la tierra. Hoy lo que hay vigente es la ley 9.150 de la provincia de de Córdoba que indica el registro de poseedores, es el primer paso para registrar la posesión. Hecha la ley hecha la trampa dice el dicho, en la norma que nombramos aparece un artículo donde refiere que si las tierras entran en etapa de judicialización dicha ley pasa a quedar relegada a un costado.
La producción concentrada que pasa sólo por el gran productor tiene también repercusión en las ciudades urbanas no es un tema especifico del campesinado.
El MCC presentó en varias oportunidades leyes de expropiación en campos comunitarios, pero hasta el momento no obtuvieron ninguna respuesta. Esto demuestra que la problemática de regular las tierras es un tema que está vigente en Córdoba, pero también es un problema a nivel nacional.
Fuente: Agencia de Noticias de Comunicación Alternativa y Popular, Producción Riachuelo

Deja un comentario

Top