RECUERDAN LA MATANZA DE INGENIERO BUDGE

A 28 años de la Masacre de Ing. Budge

“CONTRA LA REPRESIÓN: LUCHA Y ORGANIZACIÓN”
El sábado 9 de mayo se cumplió un nuevo aniversario de la Masacre de Budge. Los policías Balmaceda, Miño y Romero fusilaron a tres muchachos: “El Negro” Olivera, Oscar Aredes y “Willy” Argañaraz, en la esquina de Guaminí y Figueredo. Organizaciones sociales, políticas, sindicales, de derechos humanos y vecinos recordaron lo sucedido, movilizándose por las distintas calles del barrio de Budge, en la zona sur del conurbano bonaerense. En los últimos diez años alrededor de 4000 personas fueron asesinadas por el aparato represivo estatal y 70 desaparecidas por la fuerza de seguridad.



El sábado pasado se cumplieron 28 años de la masacre de Budge; para conmemorarlo se realizó un acto, el cual se inició con la lectura de un documento consensuado por las distintas organizaciones que participaron en el armado de la actividad donde se destacó que en los últimos diez años alrededor de 4000 personas fueron asesinadas por el aparato represivo estatal y 70 desaparecidas por la fuerza de seguridad.

Entre los oradores, Jorge Gómez señaló que los antiguos miembros de la CAV (Comisión de Amigos y Vecinos) no sólo visibilizaron los fusilamientos de los pibes como un atentado a los Derechos Humanos, sino también pelearon por los derechos negados a una vida digna.
Quique, ex integrante de la CAV y amigo de los chicos señaló que el caso Budge fue la primera pueblada organizada durante la incipiente democracia de los 80´, agregó que fue una historia que llevó más de diez años de lucha hasta conseguir la cárcel común para los policías asesinos.

También tomaron la palabra Oscar Castro, docente, militante de Convergencia Socialista que recordó el asesinato impune de Darío Avalos, trabajador de la construcción a manos de una patota de la Uocra. Seguidamente, una delegada del Hospital Evita de Lanús relató la persecución padecida por parte de la policía del hospital por haber denunciado el trato especial que recibió el genocida Roberto Cabrera, torturador del centro clandestino “Puesto Vasco” de Quilmes.
Luego, Miguel Pallarols, docente, militante del PO manifestó las arbitrariedades de la política de DDHH que restringe los cupos de los comedores en las escuelas públicas.
Igualmente acercó sus palabras al acto María de los Ángeles Troitiño, Secretaria Gremial de ATE Lomas de Zamora, Gastón de Correpi Sur, Matías del FPDS.
Finalmente Lxs Guachimurgas, el grupo de rap FSK, Daff Horse y los Charanguitos cerraron el acto.

Historia
El 8 de mayo de 1987, tres jóvenes son asesinados salvajemente por la polícia, mientras se hallaban tomando una cerveza en una esquina del barrio de Ingeniero Budge, en el sur del conurbano Bonaerense.
El Suboficial Balmaceda, el Sargento Romero y el Cabo Miño descargaron una lluvia de balas sobre Agustín Olivera, de 20 años, Oscar Aredes, de 19 y Roberto Argañaraz, de 24. Al “Negro” y a “oscarcito” los mataron en el acto y a “Wily”, quien resistió a los primeros impactos, lo llevaron y lo remataron con tres tiros en la cabeza camino al hospital.
Mientras el aparato policial ponía un cerco de uniformados en la esquina de Guaminí y Figueredo y armas alrededor de los cuerpos para encubrir el asesinato a mansalva bajo un supuesto enfrentamiento, el barrio: los amigos, vecinos y familiares se acercaban a agolparse en el lugar de los hechos y preguntar.
Fue el testimonio de los vecinos y amigos, que comenzaron a organizarse para denunciar a los asesinos y la convicción de su lucha lo que hizo que se fueran cayendo de a poco las mentiras de Balmaceda, Miño y Romero y los tres fueran condenados.
Solo Romero cumplió una prisión efectiva desde entonces. Balmaceda y Miño, recien fueron capturados 19 años después, escondidos y amparados detrás del manto de impunidad que llevaron por casi dos décadas.
El asesinato de los tres chicos en Budge fue llamado por primera vez con el nombre de “gatillo fácil”, a partir de la mención de uno de los abogados de los familiares, León “Toto” Zimerman, en referencia a la impunidad con la que mataba la policía en los barrios más humildes.
No fue sin embargo el asesinato de Wily, el Negro y Oscar el primer caso (ni el último) de la larga de jóvenes en manos de la policía.
 

Fuente: Anred, Agora, Foto: Pagina 12, Producción Riachuelo

Deja un comentario

Top