CABA, LA BOCA, BARRIO CATALINAS SUR: UN NUEVO CASO DE VIOLENCIA DE LA PREFECTURA

¿QUIÉN PUEDE CUIDAR A NUESTROS PIBES?
FUERZAS DE INSEGURIDAD Y OCUPACIÓN
CAMBIAR LA POBLACIÓN ES SU MISIÓN

Escuchá aquí la entrevista de ayer en ROMPÉ EL CERCO INFORMATIVO
y hoy en MATEANDO EN EL RIACHUELO
GISELLA AGUIRRE – HERMANA DE EMILIANO 
Un nuevo hecho de violencia por parte de la Prefectura Naval Argentina sobre un joven del barrio, una causa armada para encubrirla y la justicia cómplice que sin pruebas retiene indebidamente a un menor, que no tiene medios para defenderse.

Hoy salió libre bajo fianza con una causa por robo que se tramita en el Juzgado de menores N° 3 Secretaría N° 9. La familia se encuentra preparando una presentación en la Justicia para denunciar este hecho de violencia institucional.
Reproducimos la crónica de un hecho que nunca debió haber ocurrido:

El lunes 20 de julio la Prefectura Naval Argentina realizó un procedimiento en la zona del Barrio Catalinas Sur, La Boca, jurisdicción del “Cinturón Sur” de la Ciudad de Buenos Aires, bajo su responsabilidad operativa. De acuerdo a lo informado en Tribunales, el producto del operativo fue la detención y procesamiento de “cinco individuos” que fueron rápidamente imputados por “robo y lesiones” con la antipática figura de “resistencia a la autoridad”.
El retorno a la “tranquilidad” de la zona se produce ahora sin la presencia de Emiliano Ulloa, un joven trabajador que se crió en el barrio y vive a pocas cuadras.
Emiliano está preso. Cuando llegaba del trabajo por el Camino de los Rusos y la vía, que viene de Puerto Madero, se encontró con un grupo de prefectos que pateaban a un pibito que ya tenían reducido.
“Eh, amigo, ya está, ya lo tenés, no le pegues más, dijo Emiliano. “Que carajo te metés, pendejo” contestó con un tono que suena habitual, el más ensañado, mientras pisaba al pibito ya indefenso, en el piso. “Si le seguís pegando, te filmo” insistió Emiliano.
No hubo ni un momento de reflexión. Miles de puteadas de autoritaria costumbre acompañaron la rápida y cobarde agresión.
Ya reducido y boca abajo, Emiliano fue arrastrado hasta la caseta que está en la esquina de av. Brasil, en la subida a la Autopista a La Plata. Le aplicaron impiadosas atadas en los testículos, golpes en el hígado y los riñones.
Emiliano sigue preso el dia de hoy, tras haber pasado por la base de la Prefectura en Aristóbulo del Valle y Caboto, la Comisaría 24º -que está en obra y no tiene lugar de detención- y la Comisaría 30º, donde excedidos los plazos legales lo enviaron a la Alcaldía de Tribunales.
Todo por una causa armada por la Prefectura para ocultar la paliza y su violento proceder con los pibes del barrio.
El Juzgado Nº 3 de Menores, a cargo de Julia Morona Sanchiz, Secretaría 9, a cargo de Syra Loyola, todos doctores de derecho, y a la vista de una causa fraguada a más no poder, no dictaron una excarcelación que debió ser automática e inmediata.
Los tiempos judiciales, inmemoriales e irrespetuosos de la dignidad humana, tienen preso a Emiliano Andres Ulloa Aguirre. Tiene 26 años y fue a la Escuela Nº 8. El “Día del Amigo” venía de su trabajo como ayudante de cocina con comida para compartir con sus amigos y sus primos, que son amigos de sus amigos. Iba en bicicleta. Paró a ver como golpeaban a un pibito. Tarde o temprano lo van a largar. No hay motivo, no hay culpable, hay una causa armada. Hay una justicia cómplice y clasista que tiene preso a un joven trabajador por nada y deberá responder por su protección al accionar de la fuerza de Inseguridad, que llegó como una esperanza y permanece en el barrio para llenarlo de miedo.
Estando preso una asistente social que lo visitó le preguntó en que se había metido. “Porque los principios no se negocian” dijo.
Hoy, jueves 23 de julio es el cumpleaños de su mama, Stella Maris que dice: “Le doy gracias a mi hijo por llevar en alto las banderas de la familia”.
Stella es parte del Grupo de Teatro Catalinas Sur, desde hace 15 años. La fiesta iba a ser el sábado. Ahora será cuando lo larguen a “Juampi” como se llama el personaje que Emiliano hizo en “El Fulgor Argentino”, cuando todavía no había Prefectura en el barrio.
Las marcas de los golpes se van a ir, pero el escándalo de ocultar tras una mentira el violento proceder de la Prefectura no lo vamos a olvidar.
Buscamos testigos de los hechos, en especial a las chicas que filmaron de lejos el episodio.
“Queremos justicia”

FAMILIA DE EMILIANO ANDRÉS/PRODUCCIÓN RIACHUELO

Deja un comentario

Top