MINISTERIO DE LA ECONOMÍA POPULAR: REPERCUSIONES ENTRE LOS MOVIMIENTOS POPULARES

REPRODUCIMOS ENTREVISTA AL MILITANTE POPULAR LITO BORELLO:
“LA PARTICIPACIÓN DE TODO EL CAMPO POPULAR ORGANIZADO SERÁ MEDULAR PARA PODER LLEVAR ADELANTE ESTE MINISTERIO”
MINISTERIO DE LA ECONOMÍA POPULAR:
EL RECONOCIMIENTO A LA LUCHA
DE LOS MOVIMIENTOS POPULARES
DE LOS ÚLTIMOS 30 AÑOS
Anuncios de nuevos ministerios, encuentros inéditos entre militantes populares y figuras de máximo relieve, operaciones de prensa para desactivar promesas. Todo esto se viene generando luego del Encuentro Mundial de Movimientos Populares en Santa Cruz de la Sierra.
Para reflexionar sobre este fenómeno, charlamos con Lito Borello, Coordinador Nacional de la Organización Social y Política Los Pibes, Secretario de Vivienda y Hábitat Popular de la CTEP y militante popular.

Prensa Los Pibes (PLP): En julio pasado en Bolivia fuiste parte de la delegación que se reunió con el Papa Francisco y con Evo Morales, donde se dió a conocer al mundo el Decálogo de Santa Cruz. Luego estuviste en IMPA, donde el precandidato a presidente Daniel Scioli se comprometió ante cientos de referentes de un amplio espectro del campo popular a crear un Ministerio conducido por las organizaciones para fortalecer la Economía Popular. ¿Qué elementos posibilitan que se interprete esta agenda propia de las organizaciones populares?
Lito Borello (LB): El Papa Francisco hoy está teniendo definiciones que sin duda alumbran el pensamiento y la interpretación de la clase política. Definiciones sobre la exclusión, el capitalismo, el rol de los movimientos populares y sobre la necesidad de construir un nuevo paradigma de sociedad, se sintetizan cuando dice: “Este sistema no va más”. Los movimientos populares venimos de haber estado en el encuentro en Bolivia en el que debatimos y coincidimos en que el mundo está pasando por una situación muy compleja que requiere que tomemos definiciones urgentes. El capitalismo solo reparte hambre, miseria y muerte; es necesario ir pensando en nuevos paradigmas de sociedades, más humanas, más justas y más igualitarias que nos permitan vivir dignamente, o como se dice en Bolivia, que nos acerque al “Buen vivir”. Entonces entendemos que esta medida demostraría que la opción del próximo gobierno es radicalizar las mejores medidas de Néstor y Cristina: y eso nos pondría en sintonía con el proceso regional de América Latina que marcan Venezuela, Bolivia, Ecuador; los países que van por delante en los procesos de transformación profunda.
PLP: En la última reunión de Secretariado de la CTEP analizaban el anuncio de Scioli y planteaban que había que salir a convocar a todas las organizaciones y comenzar a construir este Ministerio con la más amplia participación. ¿Cómo tiene que ser la relación de las organizaciones populares con el Estado? ¿Qué instrumentos son necesarios para posibilitarlo?
LB: Principalmente creo que hay que entender que la propuesta de creación de este ministerio va de la mano de la importancia que creemos que tiene la economía popular en la sociedad por venir. Son distintas miradas las que ponen en valor cada vez más a esta economía, no solamente como una economía de subsistencia que en los años 90 tuvimos que reinventar para sobrevivir, sino como una economía que de alguna manera es expresión de la nueva sociedad por construir. Una economía que este al servicio del pueblo, que priorice las necesidades y los derechos del trabajador antes que las del capital, como se sintetiza en el principio de las “tres T”, pone a los movimientos populares a la cabeza de los desafíos que están emergiendo en estos tiempos.
Es decir, que aquellos programas que al día de hoy se implementan desde los Ministerios de Desarrollo Social, Agricultura, Trabajo, Planificación, Vivienda o Salud se lleven adelante desde una misma herramienta que sería el Ministerio de la Economía Popular.
PLP: En la CTEP, como en el encuentro en IMPA, hay un gran abanico de organizaciones de los 90′, de las que hicieron nacer este nuevo momento político a través de la lucha y la propuesta. Esto es poco habitual en la política argentina. ¿Cuales son los compromisos que asumieron los movimientos?
LB: Nosotros creemos que el próximo gobierno va a estar expuesto a la tensión del bloque de poder que, en el marco de la ofensiva neoconservadora, intentará recuperar la hegemonía y hacer retroceder las conquistas de los últimos años. Pero que también desde los sectores populares estamos fuertemente decididos a organizarnos como fuerza popular para custodiar las conquistas e ir por todas las que faltan. Por lo tanto la expectativa también conlleva un compromiso de participación activa en pelear por mucho más para consolidar el camino de liberación que vive la región de América Latina. Al mismo, tiempo no tenemos por qué descreer de la palabra del candidato a presidente. Lo importante es que uno de los posibles próximos presidentes firmó un acta compromiso con quien sería el ministro, el compañero Emilio Pérsico. Y que la firma de este convenio servirá tanto para ratificar este compromiso como para ir a peticionar que se lleve a la práctica. No es una fe religiosa la que tenemos a la hora de firmar, pero trabajaremos para que este no sea simplemente un hecho de campaña, sino el compromiso entre un candidato en campaña electoral y los casi 400 delegados de la economía popular. Es sin duda un acta compromiso que nos tendrá activos hasta el cumplimiento de la misma.
PLP: En Bolivia hablan de un “Estado Fósil” y crean un Ministerio de Movimientos Populares. En Venezuela plantean el “Gobierno de Calle”… Cuando vos fuiste Subsecretario en la Ciudad decías que era necesario “subvertir el Estado”. ¿Vos crees que es posible “gobernar con las organizaciones” y sortear la resistencia de los poderes fácticos?

LB: Por un lado, al englobar todas las herramientas que tiene el Estado que posibilitan el fortalecimiento institucional de los movimientos populares, ya estamos hablando de una realidad distinta al Estado viejo, parcelado, donde cada ministerio o dependencia está al servicio de las distintas disputas internas de la politiquería y las corporaciones. Por otro lado, hay que reafirmar la participación y el protagonismo de las organizaciones populares en este ministerio rompiendo con la burocracia, la tecnocracia y el internismo que todavía muchos ministerios tienen que cambiar. Partimos de que el ministro no sería un tecnócrata sino un compañero con historia de lucha y resistencia desde los ’90, que viene claramente del sector de la economía y los movimientos populares, a quienes representa.

La participación de todo el campo popular organizado será medular para poder llevar adelante este ministerio. Así como casi 400 expresiones de organizaciones estuvieron presentes en esta firma, a partir de ahora estarán trabajando y custodiando que este compromiso se lleve a la práctica.

Deja un comentario

Top