30 DE OCTUBRE DE 1983: PRIMER ACTO ELECTORAL DESPUÉS DE LA DICTADURA CÍVICO MILITAR

DEMOCRACIA: CUMPLE 32 ININTERRUMPIDOS

ALFONSÍN ES ELECTO PRESIDENTE


[FMR 30/10/15] Con una alta concurrencia de votantes, la fórmula de la Unión Cívica Radical Alfonsín-Martínez se impuso con un 52% de los votos sobre el 40% obtenido por el Partido Justicialista, que llevaba la fórmula Luder-Bittel. Quedaban aventadas todas las especulaciones acerca de lo que ocurriría en el Colegio Electoral, porque los márgenes de la victoria de Alfonsín le otorgaban mayoría propia. Miles de manifestantes radicales se volcaban a las calles para expresar su alegría.

Desde 1862 hasta el triunfo de Alfonsín en 1983, durante 121 años la Argentina sólo había vivido en total 26 años en democracia plena sin fraudes, proscripciones ni golpes.  
Hoy nuevamente el pueblo está llamado a defender la verdadera democracia que no deje al pueblo en manos de los poderes concentrados y conservadores que con ropajes de cordero nos vuelvan a sumir en la miseria y la desesperación. 

Lo que nos costó llegar a la democracia

Corrió mucha sangre bajo el puente hasta que el pueblo pudiera volver a votar el 11 de marzo de 1973, pero las cláusulas proscriptivas de Lanusse, el epígono de aquella “Revolución”, postergaron hasta septiembre de 1973 la posibilidad de que el pueblo peronista votara por su líder y se desquitara con un histórico 62%. Tras la muerte de Perón y el gobierno de su esposa y heredera legal, aunque el general había designado públicamente como único heredero al pueblo, el peor golpe cívico-militar que recuerde la historia argentina irrumpió un 24 de marzo de 1976, con una política sistemática de desaparición forzada de personas que sumió al país en un terror absoluto. Las persecusiones, muertes y desapariciones recayeron principalmente sobre militantes de base, delegados gremiales, y defensores de los derechos, lo que favoreció la instalación de los capitales transnacionales, el brutal incremento de la deuda externa, sin ninguna oposición por parte de las clases trabajadoras. Las urnas estuvieron “bien guardadas” durante siete años. Desde 1862 hasta el triunfo de Alfonsín en 1983, durante 121 años la Argentina sólo había vivido en total 26 años en democracia plena sin fraudes, proscripciones ni golpes.  

Deja un comentario

Top