SI TOCAN A UNO, NOS TOCAN A TODOS

LA LUCHA POR LA VIVIENDA Y EL HABITAT PARA EL PUEBLO SE HIZO PRESENTE EN EL ACAMPE EN PLAZA DE MAYO CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL.

NINGUNA FAMILIA SIN TECHO

Además te proponemos algunos fragmentos destacados:
[FMR jueves 04/02/2016] En el 8º día del Acampe en Plaza de Mayo, en la carpa central se llevó a cabo una actividad con la intención de analizar las políticas de vivienda en la Ciudad en los últimos 8 años de gestión del gobierno del PRO, que hoy conduce el gobierno de la Nación. La mesa, que logró una importante concurrencia de acampantes y público, contó con una diversa representación de espacios con una fuerte historia de trabajo en la problemática de la vivienda: Nestor Jeifetz, del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos (MOI)- CTA; Natalia Quinto, del Grupo de Vivienda y Hábitat de La Boca; el Pastor Diego Mendieta, de la Iglesia Dimensión de Fe; Luis Roldán, de la Cooperativa de Vivienda El Surco; Agustín Territoriale, de la Defensoría General de la C.A.B.A; Cecilia Calderón, de la Corriente Política 17 de Agosto y Lito Borello, Coordinador Nacional de la Organización Social y Política Los Pibes y Secretario de Habitat y Vivienda Popular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP); y fue moderada por Sonia Lombardo, de Seamos Libres.

El tema recurrente entre los oradores fue la valoración de la presencia de la agenda de la vivienda y el hábitat popular en el contexto del acampe por la libertad de Milagro Sala; que se a otras luchas, como la de los trabajadores estatales despedidos, que comenzaban a ubicar en la Plaza de Mayo un faro articulador de la resistencia contra el macrismo. En el cierre Lito Borello  sintetizó: “es en esta Plaza de nuestro Pueblo donde hace 200 años algunos vinieron a ver de que se trataba y se fueron gritando Libertad, y es en esta Plaza donde hoy el Pueblo decidió levantarse para resistir la embestida de este gobierno”.
Otro aspecto que atravesó a la mayoría de las exposiciones fue la caracterización de la política de Macri a partir de la experiencia de la C.A.B.A y que en el plano de la vivienda hace fuertemente visible el vínculo entre los poderes fácticos que motorizan la especulación inmobiliaria y la expulsión de los sectores populares de los territorios codiciados por esa política. Natalia Quinto, con una amplia experiencia de militancia en un barrio fuertemente afectado por la desigualdad y la crisis habitacional lo expresó así: “desde el gobierno de la Ciudad nos dicen que quieren que la ciudad se parezca a Barcelona y así se repiten en nuestro país los procesos de gentrificación que han afectado a otros países; y así por ejemplo, en el barrio de La Boca, por la creación del Distrito de las Artes tenemos un desalojo cada semana por medio”. En el mismo sentido, representando una experiencia nacida en la resistencia a la política del desalojo, Luis Roldán aportó: “va a ser un año que venimos peleando y hasta que no logremos lo que queremos no nos van a sacar. En el GCBA se pasan la pelota de unos a otros, pero seguimos pelando con el IVC porque somos 37 familias y nos otorgaron solamente 6 créditos”.
La crítica al macrismo también estuvo complementada con reflexiones y convocatorias urgentes a la autocrítica y la necesidad de recomponer la organización del campo popular para la resistencia y las luchas que se avecinan. Sobre esto, el pastor Mendieta señaló: “lo que hizo el macrismo en la ciudad no lo hizo solo, se acabaron las vacas sagradas y hay que decir que nos ha dolido ver a muchos compañeros acompañando las políticas antipopulares de Macri”. Lito Borello también aportó a la autocrítica cuando señaló que era “necesario que no simplemente vengamos al campamento, acá cada uno y cada una tiene que ponerse la mochila y hacerse cargo de la Historia, y ojalá esto sea con los dirigentes a la cabeza, sino será de otra manera, porque el Pueblo organizado va a salir a la calle, va a recomponer su fuerza y va a resistir”
En la reflexión sobre la rearticulación de las organizaciones populares también fue muy enfático el referente del MOI-CTA, Nestor Jeifetz. Junto con una profunda crítica al capitalismo como proceso que instala la desigualdad como rasgo distintivo de la realidad habitacional en la Ciudad, también destacó la necesidad de recomponer los valores y solidaridad que caracterizan a los avances de los Pueblos: “las prácticas materiales y concientes de la autogestión existen en nuestro Pueblo, sobre esas prácticas tenemos que basar un modelo anticapitalista. Autogestión y producción estatal son los pilares, no necesitamos a las empresas capitalistas”.
El cierre  contó con una movilizada concurrencia entonando el Himno Nacional lo que demuestra el valor que los acampantes le atribuyen a aquellas luchas y compañeros que se van sumando a la Plaza. 
No es ajena la lucha de la comunicación popular que hoy se ha convertido en el modo de saltar el creciente cerco mediático que una vez más se ha convertido en aliado del poder gobernante. 

Deja un comentario

Top