VIOLENCIA POLÍTICA EN LA COMUNA 4

DENUNCIA Y SOLIDARIDAD

[FMR 06/05/2016] En el día de hoy se realizaron dos conferencias de prensa que aportaron nuevos elementos de denuncia. Ilustran el amplio arco de organizaciones e instituciones que repudian los cada vez más evidentes episodios de violencia política ocurridos en el Consejo Consultivo de la Comuna 4. Poder económico concentrado, especulación inmobiliaria, gobiernos «democráticos» con metodología mafiosa y persecución política son algunos de los nudos de la trama que rodea el intento de despojo de los terrenos de Casa Amarilla por parte del Club Boca Juniors.

TODO A LA VISTA
Esta mañana las organizaciones sociales y vecinos de la Comuna 4, acompañados por un amplio arco de organizaciones políticas y sociales, legisladores de la oposición y organismos de Derechos Humanos, realizaron una conferencia de prensa para ampliar la denuncia pública y difundir información sobre los hechos ocurridos en el Consejo Consultivo de la Comuna 4, la tarde noche del miércoles 4 de mayo.
El documento que se leyó durante la conferencia dio conocer nombres de los responsables de la patota y sus vínculos formales con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; y denunció el accionar (o la omisión de acción) del Jefe de la Junta Comunal Jorge Apreda y de las fuerzas de seguridad, que llamativamente estuvieron ausentes en un acto de más de 300 personas realizado en un edificio público. El material fotográfico aportado dio cuenta del nivel de virulencia, coordinación y decisión que organizaba el accionar de la patota.
CON UNIDAD, CON SOLIDARIDAD
A las 12 del mediodía, una delegación de militantes del espacio La Boca Resiste y Propone se trasladaron a la sede de la CTEP en Constitución. Allí se realizó otra conferencia de prensa que los trabajadores de la Economía Popular impulsaron para dejar en claro, en la voz de su Secretario General Esteban Gringo Castro, su solidaridad y su disposición de acompañar las medidas que las organizaciones populares de la Comuna 4 dispusieran.
El Gringo Castro dedicó también unas palabras a denunciar el vínculo entre el interés económico concentrado y el gobierno actual: «no van a tener ningún problema en pegarle a los compañeros si atrás hay un negocio, y además hay un gobierno al servicio de las corporaciones que decide para donde va la plata. Eso lo van a seguir haciendo, y nosotros tenemos que encontrar la forma de ponerle límite».

La violencia e impunidad que mencionaba el Gringo fue notoria en los testimonios de Luciano Alvarez, militante de Los Pibes que participaba del Consejo Consultivo cuando comenzaron las agresiones de la patota; de Lito Borello, Coordinador Nacional de esa organización que denunció la complicidad judicial y policial; y de Marina, una médica vecina del barrio de La Boca que asistió y salvó la vida de Matías Scinica, el militante herido de un puntazo en la garganta.

Otro eje que recorrió la convocatoria fue la necesidad de caracterizar la lógica profundamente ilegítima con la que el gobierno nacional y de la Ciudad ejercen el gobierno. Lito Borello fue el más enfático en este sentido al señalar que «la tercera víctima que se intentó asesinar con esta metodología, es la democracia». De la misma manera se expresó Cherno, militante de Patria Grande en el barrio de La Boca al desestimar cualquier versión mediática que no asumiera que lo ocurrido la noche del miércoles «se trató de terrorismo de Estado».

Deja un comentario

Top