Estás en
Noticias > #PORTADA > #MARZOARDE #21M CONVOCATORIA A JORNADA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

#MARZOARDE #21M CONVOCATORIA A JORNADA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

[FM Riachuelo 05/03/2017] La Organización Social y Política Los Pibes emitió un comunicado en donde se señala su posicionamiento en relación al juicio que afrontara su referente nacional Lito Borello. Por ello se convoca a una JORNADA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA el próximo 21 de marzo en los Tribunales Federales de Comodoro Py, donde se llevará adelante el juicio por la toma de la Comisaria 24 de la Boca. Desde FM Riachuelo, como parte de la O.S.y P. Los Pibes,  afirmamos que el centro del debate no es la toma de la comisaria si no el asesinato de nuestro compañero Martín Oso Cisneros.

COMUNICADO: LOS QUE MATARON AL OSO, AHORA NOS ENJUICIAN

En repudio al juicio oral contra Lito Borello, Coordinador Nacional de nuestra organización.

#BastaDePerseguirALasOrganizaciones #ElOsoViveLaLuchaSigue

Este 21 de Marzo, en un mes histórico de lucha y resistencia de lxs docentes, de las mujeres y de todxs lxs trabajadores en unidad, queremos convocar a todas las organizaciones comprometidas con las luchas de nuestro Pueblo a  movilizarse a los Tribunales Federales de Comodoro Py para repudiar y rechazar un nuevo ataque a la organización popular mediante la judicialización de los que luchan.

LOS QUE MATARON AL OSO, AHORA NOS ENJUICIAN

El día 21 de marzo comenzará el juicio oral por “LA TOMA DE LA COMISARÍA 24” fijado por el Tribunal Oral Federal N°6. La audienciaestará a cargo de la jueza María del Carmen Roqueta y los jueces José Martínez Sobrino y Julio Panelo, y en representación del Ministerio Público intervendrá la fiscal general Gabriela Baigún.

Pero este juicio no es a nuestro referente nacional Lito Borello, que junto a Luis Bordón y Luis  D´Elía se deberán sentar en el banquillo. Se los acusa de ponerse al frente y acompañar una pueblada que indignada reclamaba la detención del asesino del reconocido militante, nuestro compañero, Martín Oso Cisneros en el barrio de La Boca en el año 2004. Al igual que aquel asesinato por encargo, este juicio es contra los pueblos que deciden organizarse para construir una sociedad justa y solidaria. Este juicio es contra organizaciones que, como Los Pibes, nacieron hace más de 20 años con un humilde merendero en el medio de la fría noche neoliberal de los 90, y hoy siguen de pie luchando, desde las conquistas alcanzadas en las peleas por vivienda digna, trabajo, comunicación y economía popular. Para así decirles a los enemigos del Pueblo que es posible construir el mundo que soñamos. Y que, como decía el Che, seguiremos siendo la pesadilla de los que quieren arrebatarnos los sueños.

NO ES LA TOMA, FUE EL ASESINATO DE UN COMPAÑERO

Con la complicidad del poder mediático, el juicio por “la toma de la Comisaría 24” intenta ocultar, una vez más, el asesinato de Martín Oso Cisneros y su carácter político. Pretenden matarlo nuevamente. Con la intención de desaparecer sus sueños. El Oso, al igual que todos los militantes, soñaba con una sociedad más justa. Y trabajaba y luchaba para ello. Todos los días pateaba el barrio sacando a los pibes de la droga. Organizaba proyectos para que lxs vecinxs pudieran acceder a las viviendas por autogestión. Inventaba y sostenía emprendimientos para que lxs compañerxs recuperaran el laburo y la cultura de trabajo que les fuera arrebatada, dando una mano en lo que se pudiera, incansablemente, para hacer un barrio más solidario y digno para sus familias y sus pibes.

Recordemos que la comisaría 24, a cargo entonces del comisario Cayetano Greco, fue la que liberó la zona para que Juan Carlos Duarte, sicario a la orden de esa misma comisaría, le disparara a Martín en la noche del 25 de junio de 2004, a pocas horas de iniciarse la vigilia por los dos años de los asesinatos de Maxi y Darío. Y fue la misma comisaría que desoyó el reclamo de los vecinos y testigos que ya señalaban claramente a Duarte, “el gordo colchones”, como autor material del asesinato e indicaban donde se encontraba escondido. La indignación y el dolor ante la cómplice inacción policial y la repetida ausencia de justicia para los sectores populares fue la que empujó a todo un barrio adentro de esa comisaría aquella noche.

EL CONTEXTO

No podemos ignorar el momento histórico en el que se desarrollará el juicio del 21 de marzo. Por eso es urgente plantarnos con unidad, organización y lucha en la calle. El capitalismo sufre una crisis planetaria y civilizatoria: necesita sostener los excesivos niveles de consumo surgidos de los privilegios de las clases dominantes. Para ello utilizan cada vez más recursos naturales. Y con el desarrollo de la tecnología precisan cada vez menos trabajadores. No nos precisan ni para trabajar ni para consumir. Necesitan despoblar el mundo, a pura represión y exterminio de los pueblos, especialmente a los que se rebelan.

Por esto mismo el Papa Francisco denuncia el “sistema de descarte” y describe este nuevo modelo de dominación como “una tercera guerra mundial en cuotas”. Porque son nuevas y sofisticadas formas de una represión furiosa que se profundiza y reinventa cada día para que un sistema cada vez más desigual pueda sostenerse.

La judicialización y criminalización de la protesta y la organización popular es sólo un elemento más de este nuevo modelo de dominación. También se suma la represión en los territorios con los narcos, las mafias policiales y las patotas de la politiquería; y la guerra psicológica y cultural que se desarrolla desde los monopolios mediáticos.

En este grave contexto, con la injusticia y la desigualdad como sistema no hay democracia posible. Macri, empleado de los poderes fácticos globales vino a instalar con su práctica una tiranía institucional que se demuestra día a día desde su asunción. Por eso el macrismo inauguró su gestión con la cárcel a Milagro Sala, que rompe con cualquier tradición jurídica de la democracia.

Pero también fue sumando todo tipo de hechos que dan cuenta de la represión a los pueblos que se organizan y luchan: los asesinatos de Iki y Cesar Mendez, compañeros del Movimiento Popular La Dignidad, o los casos de hostigamiento y gatillo fácil hacia los jóvenes de las villas que vienen denunciando desde la Garganta Poderosa. O en el barrio de La Boca que es un emblema de la resistencia popular, donde asesinaron al Oso, y donde se ocupó la comisaría exigiendo la detención de su asesino, también se reproducen las nuevas lógicas represivas: Rodolfo Corzo (hijo), mercenario de la politiquería barrial, saltó a la fama fotográfica en mayo del año pasado por acuchillar a un militante de la agrupación Boca Es Pueblo que se oponía a los negociados inmobiliarios de Casa Amarilla y golpear salvajemente a otro compañero de la agrupación Descamisados; con prisión preventiva desde septiembre (luego de ingeniárselas durante meses para estar prófugo y firmar la asistencia en su trabajo en el GCBA), fue liberado recientemente. Un caso similar es el de Ricardo Ayala de la policía metropolitana, que en noviembre de 2015 intentó fusilar al joven Lucas Cabello: fue liberado a principios de noviembre de 2016 hasta que,  sobre el final del año,  la Cámara de Apelaciones ordenó nuevamente su detención. Y Nehuén y Diego Nuñez y Pitu y Pola y tantos más pibes y pibas del barrio que se llevó esta política asesina

Los casos se repiten en toda la geografía Argentina y Latinoamericana, adoptando distintas formas, pero una matriz común: complicidad policial, narco, de la clase política, del poder judicial y del poder mediático contra los Pueblos.

Es tan claro ahora como entonces: los disparos contra el Oso fueron contra un pueblo que se organizaba para conquistar una vida más digna; el juicio contra Lito Borello es contra la organización popular.

Es un juicio para demonizarnos, para prohibir que nos organicemos, para evitar que sigamos construyendo viviendas, que sigamos conquistando derechos como trabajadores de la economía popular, que sigamos inventando medios y formas de comunicar y de dar la batalla cultural.

Por todo esto apelamos a la solidaridad, a la movilización y a la defensa de todo el campo popular, como ocurrió aquel frío julio de 2004 a la semana del asesinato del Oso. Porque queremos ser coherentes con su vida y su lucha. Porque resistiremos a este nuevo ataque de la mejor manera que los pueblos pueden defenderse: con más unidad, con más organización y con más lucha.

One thought on “#MARZOARDE #21M CONVOCATORIA A JORNADA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

Deja un comentario

*

Top