SERIE DOCUMENTAL LA REBELIÓN ES JUSTICIA, CAPÍTULO 2º, EL ASESINATO DEL OSO

NO FUE LA TOMA DE UNA COMISARIA, FUE EL ASESINATO DE UN COMPAÑERO

[FM Riachuelo 09/04/2017] Una nueva entrega de la serie documental: “La Rebelión es Justicia”, capítulo 2º, realizada y producida por el Equipo Audiovisual Riachuelo. Una segunda entrega de una serie en donde se intenta visibilizar la situacion de injusticia que pesa sobre los luchadores populares, amenazados con un proximo Juicio Oral, el próximo 19 de abril, por la Toma de la Comisaría 24.   que se originó por la espontanea reacción popular frente al asesinato de un compañero, Martín “Oso” Cisneros, cuyo asesino era un protegido de las fuerzas policiales en ese momento. La reacción popular permitió que el asesino Juan Duarte fuera juzgado y condenado por el asesinato. Mirá la historia con testimonios verdaderos en primera persona continuación:

NUEVO CAPÍTULO DE LA SERIE DOCUMENTAL “LA REBELIÓN ES JUSTICIA”

Ellos insisten con la mentira: lanzaron una nueva fecha para el juicio oral a Lito Borello, Luis D´Elía y Luis Bordón. El 19 de abril qiueren insistir con la violencia y la criminalización de los que se organizan y luchan por un mundo con justicia social.

Nosotros insistimos con la batalla de las ideas, como nos enseñó Fidel y tantos otros compañeros, para decir otra vez y todas las veces que sea necesario: NO FUE LA TOMA DE UNA COMISARIA, FUE EL ASESINATO DE UN COMPAÑERO.

CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA Y LA ORGANIZACIÓN POPULAR

Historia del 25 de junio de 2004

El 25 de junio de 2004, a pocas horas de conmemorarse el segundo aniversario del asesinato de los militantes Maximiliano Kosteki y Darío Santillán  Juan Carlos Duarte asesinó a Martín “Oso” Cisneros,  uno de los principales referentes del Comedor Los Pibes, en su casa del barrio de La Boca.  Un hecho que se venía anunciando por las amenazas y algunos hechos delictivos que se sucedían  contra los militantes de la organización.

En ese momento en el barrio se estaban sucediendo situaciones de gran tensión producto de las luchas que favorecía la Organización con los vecinos,  para facilitar el acceso a recursos para mejorar la situación alimentaria,  de pobreza,  la falta de vivienda y sobre todo porque desnudaba una situación  que se multiplicaba con la presencia del Paco, que diezmaba a los jóvenes,  en este y otros barrios populares. La interpretación que cada vez se hacía más certera era la presencia de una “droga de exterminio” contra los jóvenes y sus familias, cuya intención era vaciar el territorio, para favorecer  proyectos inmobiliarios, que hoy se volvieron una realidad. Una droga en donde se anudaban intereses diversos: narcotráfico, especulación financiera e inmobiliaria en alianza con el poder. Una vieja receta, una vieja política.

El asesino del “Oso”,  Juan Carlos Duarte, era un conocido de la policía y del barrio, célebre como “gordo colchones” porque lideraba una banda que cometía ilícitos y que era vox populi que contaba con  complicidad de las fuerzas del orden, que liberaban las zonas o nunca lo encontraban.

El asesinato de un militante tan popular como el “Oso” Cisneros provocó una pueblada en el barrio  que se movilizó  indignado hasta la Comisaría 24,  que protegía al “gordo colchones”, momento en que se produce La Toma de la Comisaria y cuya consecuencia fue que sea apresado y encarcelado.

 

 

 

Deja un comentario

Top