Estás en
Noticias > Techo y tierra > REGISTRO DE BARRIOS POPULARES, LA CONQUISTA DE UN DERECHO

REGISTRO DE BARRIOS POPULARES, LA CONQUISTA DE UN DERECHO

[FM Riachuelo 31/05/2017] El pasado 22 de mayo se publicó en el Boletín Oficial el Decreto 358/17, emitido por el Poder Ejecutivo Nacional, que crea el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP). Tal como lo afirman las organizaciones populares una conquista, que surge a partir de un relevamiento que realizaron los propios habitantes de los barrios populares, nucleados en CTEP, Barrios de Pie, CCC y Techo. Permitirá que los habitantes de los barrios más excluidos accedan al Certificado de Vivienda Familiar, a la vez que permitió mapear los barrios populares en nuestro país, que arroja el número de 4100 barrios populares,  compuestos por villas y asentamientos, para el territorio nacional.

Escuchá la entrevista a Juan Martín Carpenco, del MTE:

[CTEP, Barrios de Pie, CCC y Techo) Nuestros barrios, las villas y asentamientos de la Argentina, no figuran en el mapa: somos una mancha. Hay casas, calles, familias, pero no hay ninguna ley nacional, organismo público o plan urbano que reconozca nuestra existencia. Al menos, hasta ahora.

Las organizaciones sociales peleamos y trabajamos durante meses en la construcción del primer Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP). Miles de vecinas y vecinos fueron casa por casa para encuestar a las familias a lo largo y ancho de los 4100 barrios de la república argentina.

El 22 de mayo de 2017, fruto de este esfuerzo compartido, se firmó el decreto 358/17 que reconoce por fin la existencia de estos barrios, de esta parte de la patria y crea el Certificado de Vivienda Familiar. Se trata de un documento público inédito en nuestro país, que legaliza nuestro domicilio y reconoce nuestro derecho a la ciudad. A acceder de forma igualitaria a todos los servicios de la red pública de agua, electricidad, cloacas, etc. Además, nos permite exigir transporte, alumbrado público, escuelas, hospitales, recolección de residuos, centros artísticos y deportivos; todos los servicios necesarios para un buen vivir. Es decir, nos reconoce como ciudadanos de nuestras ciudades, aunque no tengamos hoy el título de propiedad. Y esta es sólo la primera parte de un horizonte y una apuesta mucho más ambiciosa que vamos a seguir trabajando y peleando

Hasta ahora, parece que nosotros vivimos en los barrios, pero nuestros derechos no. Así que salimos a buscarlos. Pateando la calle, organizándonos, trabajando y luchando para que nos reconozcan como ciudadanos de plenos derechos, con una cultura propia que debe ser respetada. No necesitamos que nos digan cómo vivir, sobrevivimos cada día, con el sudor de nuestra frente. Somos parte de este pueblo. Nuestros hijos son el futuro de la patria.

El Certificado de Vivienda Familiar es el primer paso en un largo camino hacia la integración urbana plena y segura de nuestros barrios, de nuestros territorios, de nuestras casas, de nuestra vida. Pero sabemos que no basta con un documento (ni siquiera con una ley) para lograr tierra, techo y trabajo para todos. Es una tarea que implica compromiso, unidad y solidaridad. Los movimientos populares y organizaciones sociales estamos para impulsar este proceso y protagonizarlo junto a todos los vecinos y vecinas de los Barrios Populares que no se resignen a ser tratados como ciudadanos de segunda. Esta es una reivindicación que se inscribirá entre las grandes conquistas de nuestro pueblo. Es saldar una deuda histórica. Pero esto recién empieza. Para todos todo.

 

Deja un comentario

*

Top