TRIENIO EN ROJO Y NEGRO: PRESENTACIÓN Y MATE DEBATE EN LA FM RIACHUELO

[FM Riachuelo 18/06/2017] En la noche del viernes, en el salón de FM Riachuelo ubicado en Suarez 421, barrio porteño de La Boca, se llevó adelante una nueva presentación del libro de Roberto Perdía y Horacio Ricardo Silva, “Trienio en Rojo y Negro” que recupera las luchas de los trabajadores de la Patagonia, de la Forestal y de la Semana Trágica en los años 19, 20 y 21 del siglo XX. Durante la actividad, también se recordó el violento y antipopular bombardeo a la Plaza de Mayo ocurrido el 16 de junio de 1955 como parte del plan de derrocamiento del gobierno de Perón.

IMAGENES PRESENTACIÓN #TRIENIO

En un colmado salón y con transmisión en vivo por FM Riachuelo, luego de la proyección del documental La Forestal, hicieron uso de la palabra Lito Borello, Secretario de DDHH de la CTEP, Carlos Aznarez, Director de Resumen Latinoamericano, y Roberto Perdía, co-autor del libro, en un panel moderado por Nadia Martinez, Directora de la FM Riachuelo. En la actividad estuvieron presentes vecinos y distintas organizaciones del barrio como la Cooperativa de Vivienda Nueva Esperanza, la Casa Popular el Patio, la Cooperativa de Vivienda Los Pibes, Cooperativa Letra del Sur, entre otras. También se acercó el Secretario de Derechos Humanos de ATE, Hector Carrica, y militantes estudiantiles de la Organización Juvenil Simón Bolivar.

Las intervenciones rondaron el tema de la trascendencia histórica de las luchas de nuestro Pueblo, buscando recuperar el hilo de la resistencia y los sueños de los pueblos que subsiste en una historia invisibilizada por el poder dominante. En la apertura de la actividad, Borello señaló que “los pueblos no sólo tienen la capacidad y la fuerza para resistir, también para construir ese otro mundo posible”. También, en el recorrido de ese hilo histórico, rescató la historia de vida de los autores del libro, que no sólo se preocuparon de recuperar esas historias de lucha sino que también “fueron ellos mismos ejemplos de vida. Fueron aquellos que algunas decadas atrás enarbolaron aquella voluntad que nosotros, sin entender mucho de política, dijimos: yo quiero ser como ellos, ese es mi modelo”.

Por su parte, Carlos Aznarez inició su intervención solidarizándose una vez más con la situación que enfrenta Lito Borello, judicializado injustamente por la protesta que tuvo lugar en el año 2004 en la Comisaría 24 de La Boca tras el asesinato del Oso Cisneros, reconocido militante popular de la Organización Los Pibes. Para Aznarez, Perdía y Silva marcaron con su obra “un nuevo jalón en el revisionismo histórico, desmitificando un partido, el radicalismo que vaya si ha dado que hablar en la historia argentina”. El director de Resumen Latinoamericano argumentó a partir de las recurrentes medidas antipopulares que ese partido llevó adelante en distintas y significativas etapas de la historia de la Argentina. Como conclusión incluso señaló la conexión entre los acontecimientos del Trienio como expresión huelguística de la lucha popular, reprimidas por el gobierno de Yrigoyen, y la búsqueda de medidas anti-huelga que impulsó el radicalismo cordobés frente a la lucha reciente de los chóferes de colectivo de aquella provincia.

Roberto Perdía, en el cierre y rescatando las palabras que lo antecedieron, comenzó su intervención interpelando una forma de encarar las tragedias históricas, colectivas, desde el “Para qué”, desde el “No cambió nada”. Por el contrario, el autor de Trienio planteó: “La memoria nos hace falta para entender que la lucha ni empieza ni termina con nosotros. La lucha es de los Pueblos, y los Pueblos vencerán; y en el momento de la victoria todas estas luchas, todas estas tragedia, tendrán su valor y todos ellos serán redimidos de una u otra manera. Ese es el sentido de este libro”. Perdía también advirtió sobre la cuestión de la represión desplegada en aquel entonces, pero a la luz del contexto actual: “siempre que los Pueblos lucharon, hubo represión. La represión es exactamente correlativa al nivel de riesgo que padece el sistema. El poder oligárquico actúa según el riesgo que corre”. Para concluir, Perdía apeló a una importante tarea “de todo lo que hay que desarmar” respecto de un proceso de colonización cultural, que comienza en la escuela, y que tiene repartidos por todo el país monumentos y aquellas que expresan dolorosas mentiras de nuestra historia: “tenemos que pensar como hacemos un sistema educativo propio. Si el Pueblo no arma su propio sistema educativo, cómo podemos transformar el existente”.

La actividad, que estuvo siempre acompañada por mate y pan casero a cargo de un emprendimiento gastronómico del Paseo de la Economía Popular Martín Oso Cisneros, finalizó con una ronda de debate donde los asistentes pudieron realizar sus aportes y preguntas a los expositores.

 

 

Deja un comentario

Top