SE INAUGURÓ LA CASA DE LA MUJER “ESTHER DE CAREAGA” EN MÁXIMO PAZ

[FM RIACHUELO 16-03-2018] El pasado miércoles en Máximo Paz se celebró la apertura de un espacio destinado a la contención de mujeres en situación de vulnerabilidad. La casa de la Mujer, que lleva el nombre de la reconocida militante y una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, Esther de Careaga, se inauguró con la presencia de una de sus hijas, Ana María Careaga, quien recordó la lucha y militancia de su madre durante la época más oscura de nuestro país.

FM Riachuelo entrevistó a Marta Ferraro, referente de Agrupación de Frente e integrante de la Mesa Gremial 19 y 20 de la CTEP, que explicó que eligieron el nombre de Esther para el nombre de la casa “no sólo porque ella fue una madre de plaza de mayo, sino también porque es un ejemplo de lucha y de defensa de los derechos de la mujer, cuando era muy difícil sostener los derechos de las mujeres. En esa grandeza volvió y desapareció, y en esa grandeza nos dejó su gran legado”.

También hizo un recorrido histórico por la vida de la activista: “Esther se crió en Paraguay, estudió magisterio y más tarde bioquímica y farmacia. Ella funda el feminismo en el partido Febrerista de Paraguay, algo muy difícil para una mujer en un contexto de un país con dictadura militar. Luego se exilia en Argentina, se casa y tiene 3 hijas. Esther empezó con la militancia que tenia arraigada, no era una mamá de plaza de mayo ama de casa, era una militante acérrima, comprometida”.

Luego de la desaparición de sus yernos y tras recuperar a su hija Ana María, quien había sido secuestrada y detenida en el centro clandestino de detención “Club Atlético” con 16 años y un embarazo de 3 meses, Esther decide exiliarse en Brasil, para resguardar a su familia. Sin embargo, su ímpetu militante la obligó a volver al país a buscar a los hijos desaparecidos de otras madres. Es así que fue secuestrada en la iglesia Santa Cruz, junto con las otras fundadoras de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor y María Ponce, y las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, y enviada al centro clandestino de detención Esma para luego ser asesinada en uno de los “vuelos de la muerte”.

Marta Ferraro relató que “Su cuerpo fue devuelto por el mar, estuvo 27 años en un cementerio del partido de la costa enterrada como NN. En 2005, el equipo de antropólogos forenses de Argentina, uno de los mejores del mundo, reconoció el cuerpo. Hoy sus restos descansan en la Iglesia Santa Cruz”.

Con respecto a la función que va a cumplir en el barrio la Casa de la Mujer, Marta comentó: “No existe en Cañuelas un refugio para mujeres en situación de vulnerabilidad. Hoy Anita Careaga decía que su casa era una casa abierta, y nosotros pensamos que este espacio es eso. Nosotros queríamos acompañar a otras en el padecimiento de ser una mujer vulnerada, lo fuimos haciendo como podíamos. Primero con una sociedad de fomento, luego usurpamos un trailer para armar la casa de la mujer, que hoy se inaugura con baño y cocina, que construyeron los cooperativistas de Argentina Trabaja, para que una familia pueda contar con todos los servicios”.

Al finalizar concluyó: “Las mujeres se encontraron y se animaron a hablar de sus problemas, que al principio hasta les daba vergüenza. Así nace la casa de la mujer; con la voluntad, firmeza y proyecto político de lo que queríamos hacer. No importa el espacio, importa lo que se construye allí con el otro”.

 

Deja un comentario

Top