VUELTA AL FONDO: LA CONOCIDA HISTORIA DE DEUDA, AJUSTE Y FUGA

[FM RIACHUELO 08/05/2018]  La corrida cambiaria de la semana pasada dejó un dólar rondando los $23, generó la devaluación más fuerte a nivel regional, (la moneda se depreció un 5% en tiempo récord) y obligó al gobierno a ejecutar medidas desesperadas a través del Banco Central, que elevó las tasas de interés al 40%  y vendió US$ 1471 millones de reservas. Sin embargo, el “mejor equipo en 50 años” que desde 2015 promete una lluvia de inversiones que nunca llega, no logró contener el dólar, y tras una reunión de urgencia, este mediodía, anunció la vuelta al Fondo Monetario Internacional.

Rompe el Cerco Informativo dialogó con Facundo Pesce, economista del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), quien explicó algunos conceptos fundamentales para comprender la actual coyuntura económica, y analizó las repercusiones a futuro que implica volver a negociar préstamos con el organismo financiero internacional más cuestionado mundialmente, y que llevó a nuestro país a sumergirse en la peor crisis de su historia hace tan sólo 17 años.

Rompe el Cerco Informativo: la decisión de volver a pedir ayuda financiera al FMI, tiene que ver con la corrida cambiaria que disparó al dólar. ¿Por qué se generan esas corridas, y quienes salen ganando con ellas?

Facundo Pesce: La estructura económica planteada por el gobierno de CAMBIEMOS, fue un facilitador de que esta situación se generara. No la creó ni la deseó, no es que dijo: “vamos a hacer la corrida” (cosa que si pasó a principio de año), pero su esquema de desregulación del mercado financiero derivó en esto.  Los capitales golondrina, (capitales que viene a invertir en activos financieros) invierten, pero son parte de lo conocemos como la timba financiera. No repercute en la economía real, no permite abrir nuevas fábricas. Si tienen importancia en cuanto a las letras, conocidas como “lebacs”, que es una manera que tiene el estado de retener el dinero en la economía y eso sí permite el funcionamiento en la economía real. La cantidad de dinero que entró a comprar lebacs, hacen funcionar lo que conocemos como bicicleta financiera: traen la plata en dólares, invierten en pesos y compran lebacs a una tasa de interés histórica a nivel mundial (ningún país del mundo paga los intereses que hoy paga Argentina de un 40% anual). Es un negocio redondo para los especuladores, y una de las cuestiones que también impacto, es que desregularon el mercado financiero. Permitieron a los capitales comprar lebacs, e irse (O sea comprar dorales nuevamente para sacarlos afuera) sin ningún tipo de control y regulación que si imponía el gobierno anterior, que ponía requisitos para evitar la fuga y corridas bancarias tan masivas. Pensemos que una semana se fueron 5 mil millones de dólares, que antes tardaba un mes en irse. El modelo planteado por el macrismo que es la timba financiera, es causante de la corrida. Lamentablemente hablan del mejor equipo en 50 años y no saben siquiera el manual neoliberal de cómo contener una corrida bancaria, que fue lo que paso la semana pasa cuando el Banco Central salió a vender dólares para no intervenir. Explico mejor: el Banco central tiene dos herramientas para frenar una corrida: una es vender reservas para que la gente acceda a dólares que demanda de más, la otra es subir la tasa de interés (que envía la señal de “no compres dólares, compra lebacs”). ¿Qué hizo el Banco Central? usó esas dos herramientas con sólo 5 días de diferencia, y los mercados seguían demandando dólares:  la señal que envió fue “el dólar va a subir” y tuvo que liberarlo. Eso no se hace nunca, primero hay que liberar el dólar (dejarlo subir) y después intervenir y hacer que baje, porque así los especuladores pierden, los perjudicas, y mantenés el tipo de cambio estable. Todo esto repercute negativamente en los sectores populares. En el paseo de la economía popular de La Boca me dijeron que a los productores de chancho no les estaban vendiendo el alimento porque no saben a qué precio se va a ir con la suba del dólar.

RCI: O sea que hay un efecto directo en la economía interna.

FP: La economía real se ve afectada por la suba del dólar por la propia estructura económica que tenemos. Nosotros vendemos alimentos al mundo, y son los mismos que comemos. Nuestro alimento esta valuado en dólares producto del comercio internacional y la dependencia del dólar. Eso es una deuda histórica en la argentina. Cómo nos podemos independizar de eso, es una condición estructural que nos ha afectado desde 1930 hasta la fecha, y provoca crisis que tiene que ver con lo mismo siempre: el dólar, la inflación, la fuga de capitales. Este gobierno lo que viene a hacer es imponer un modelo que va en línea opuesta a lo que sería un cambio de estas matriz productiva, ser independientes en términos de soberanía alimentaria. Por el contrario, nos expone cada vez más y nos posiciona como país agroexportador y de materias primas. La primer medida de Macri en 2016 fue beneficiar a los exportadores de granos y mineras, los dos sectores productores de materias primas, entonces, el modelo beneficia a los sectores históricamente beneficiados por esta estructura: las familias oligárquicas del campo y los centros extractivitas, que viene explotan la montaña y se llevan el uranio, plutonio y lo que hay en minas de Catamarca, San Juan y demás.

RCI: Si la suba del dólar implica la pérdida de poder adquisitivo al devaluarse el peso, entonces perjudica a los trabajadores. ¿Quiénes son los que se benefician? Porque hay sectores que piden un dólar a $30.

FP: Ayer el diputado Olmedo dijo que con el dólar en ese monto nosotros tendríamos beneficios de competitividad. ¿Qué es eso?: que los productos argentinos se abaraten en dólares. Si antes con el dólar compras menos pesos, ahora compras mas y nuestro salarios están en pesos, entonces quedan fijos, y la ganancia que tiene los empresarios son mayores vendiendo más barato. El empresario ganas más pero vendiendo más barato en los mercados internacionales lo que le permite ganar mercados. Ahora esa competitividad si la vas a hacer a costa de los salarios de los laburantes… y bueno, ahí ves a los perjudicados y beneficiados. No es la única alternativa, es la más fácil. Transfiere ingresos de sectores asalariados hacia quienes venden al mundo, los exportadores, que principalmente hoy, no son las pequeñas y medianas empresas, que son las que más trabajo generan, sino que son las multinacionales, empresas que se posicionan a nivel mundial y que incluso tienen capacidad para generar una cadena de valor fuera de la argentina. Instalan empresas fuera del país para pagar salarios más baratos (como Taiwan o China), no son sectores que generan empleo de calidad.

RCI: ¿Por qué el gobierno recurre al FMI y de llegarse a un acuerdo y obtener un préstamo, a donde va a ir ese dinero?

FP: El gobierno con estas políticas equivocadas que toma y que develan su intención de que la economía no crezca, hizo que los mercados se retraigan y no presten dólares. Ellos salen a buscarlos y no los prestan. Van al FMI porque hay un déficit de balanza comercial exorbitante, que supera los 8 mil millones de dólares anuales (esto significa que hay mas importaciones que exportaciones). Este modelo necesita de dólares, y como no los prestan recurren al FMI. Esta plata va a ir a parar a los arreglos de un modelo basado en la timba. No es que lo prestan en calidad de “vamos a desarrollar un polo productivo, o programa de innovación y tecnología”, es para sostener el mismo esquema económico de la timba y negociados de los importadores, y mineras y agroindustriales. Los 30 mil millones de dólares no los vamos a ver, sólo cuando haya que devolverlos.

RCI: El gobierno sigue hablando de la pesada herencia. ¿Estas políticas son producto del estado de las cuentas que dejó la gestión anterior?

FP: En Economía uno nunca parte de cero. Todo viene de una situación existente. Claramente las cuentas que deja el gobierno anterior tiene una influencia en las políticas que tomo Macri. Pero nunca hay una sola alternativa de cómo salir de determinado problema. Ellos hablan de pesada herencia y pasaron dos años, y los problemas de esa herencia empeoraron. Si lo ponemos en perspectiva histórica, la situación económica que heredaron fue mejor que en otros momentos de la historia (ni hablar del 2003). Hay matices, pero era una economía sin deuda externa, con inflación, pero controlada, y con regulaciones que sostenían el empleo y la industria. Tenían ciertas muestras de agotamiento el modelo económico del kirchnerismo que iba a necesitar ajustes para remontar. Pero Macri eligió el camino para generar las condiciones necesarias para beneficiar los intereses que a él le importaba. Son esas políticas que hoy padecemos. La corrida cambiaria, la suba del dólar y la deuda son parte de la coyutura, no tiene nada que ver con lo que pasaba antes.

Escucha la entrevista:

https://radiocut.fm/audiocut/facundo-pesce-ceso-centro-de-estudios-economicos-y-sociales-scalabrini-ortiz-/#f=show&l=recent

Deja un comentario

Top