“LA ORGANIZACIÓN Y UNIDAD SINDICAL NOS VA A DAR LA FORTALEZA PARA ENFRENTAR ESTA GUERRA COMUNICACIONAL”

[FM Riachuelo 19/08/2018] Cazadores de Zonceras entrevistó a  Tomás Eliaschev, Secretario de Derechos Humanos de SIPREBA,  quien explicó  la situación  sobre el  conflicto sindical  que atraviesan los medios de comunicación y en especial la situación de Télam, en el marco del ajuste y censura que lleva adelante el gobierno de Macri.  Puso en común   como  continuar la lucha que llevan adelante y  la estrategia de generar  alternativas de unidad con los medios de comunicación  comunitarios.

CZ: En el último tiempo el conflicto de los trabajadores de prensa, y en especial el de Telám, ha sido un tema muy importante en el marco de las medidas de ajuste que Gobierno Nacional viene dando. Esta semana te encontramos acompañando una conferencia de prensa de los medios vecinales de la Ciudad de Buenos Aires , que también abrió otra movida del ajuste con los medios de comunicación, en este caso contra los medios alternativos, barriales.  ¿Qué reflexión haces en referencia a la situación que atraviesan los medios de comunicación?

TE: Vemos a nuestro alrededor a los trabajadores  perder sus puestos de trabajo, perder sus condiciones salariales y sentir autentico miedo; o gente que se va del  país o inician proyectos inciertos. Situaciones que son muy traumáticas. Hay que decir que, estas situaciones que sean vivido, nunca se repiten de forma exacta, pero si estamos más  preparados. En ese sentido el gremio de prensa ha sido una de las victimas predilectas como en otras etapas, siempre salvando las distancias.

En este caso llama la atención porque es un tema que se ha hablado mucho. En la última década se habló mucho de los medios, antes se hablaba pero en ámbitos más específicos, o en ciertos sectores más informados había un  cuestionamiento sobre todo al rol de Clarín y en la monopolización.  Desde la ruptura de Clarín con el Gobierno  Kirchnerista en 2008, y la discusión de la nueva ley de medios, no se hablaba tanto de los medios. A partir de ahí se abrió una grieta en el cual empezaron a emerger las luchas de los trabajadores y trabajadoras de prensa, apareció esta situación siempre ocultada, ninguneada y paradójicamente invisibilizada que es,  la realidad de  lucha, de organización, de reclamos colectivos que se dan en las empresas periodísticas.

CZ: Es verdad, que hace diez años socialmente se discute el tema de la comunicación del periodismo, en mayor o menor medida. Y en esto quizás de cara al ajuste y a la precarización,  el Poder intenta construir un mito sobre el trabajador de prensa que ya no es necesario y que se lo puede reemplazar por la digitalización. ¿Esto lo discuten en el marco del sindicato, como lo ven?

TE: Por supuesto, hay muchas discusiones. Estamos en la urgencia permanente como bomberos yendo a correr cuando hay: cierre de empresas, vaciamientos, despidos, sueldos que se pagan mal. Básicamente entendemos que hay una primera idea que es un mito, en el cual trabajan tanto patrones como funcionarios,  que es “los cambios tecnológicos traen necesariamente aparejadas menor gente realizando trabajos”. Nosotros creemos lo contrario.  Son tantas las nuevas tecnologías, tanto lo que hay que aprender y tanta la comunicación e información disponible, que en realidad necesitamos en cada barrio, comunidad,  paraje, poder acceder colectivamente, y producir noticias. Porque es un derecho humano y  evidentemente en esta democracia en la que vivimos se ve muy condicionada por el poder de los medios, y no puede ser algo que este privado en pocas manos porque hace que la democracia se vea trastocada. Entonces en ese sentido, lejos de haber una crisis, en el sentido que desaparece el  oficio periodístico, es más importante que nunca.

Hay una crisis en el bloque hegemónico, me refiero a, se han reunido las patronales a reclamarle al gobierno que deje de privilegiar a  Facebook y twitter, y que le ponga más plata a ellos.  Y el gobierno dice: “Ya no te necesito Clarín ya te di todo, no te necesito más”. Ahí también hay una puja. Nosotros creemos que  los medios no tienen que ser para extorsionar a un gobierno en función de los negocios. Defendemos  otra concepción por supuesto. Y en la medida de lo posible tratamos de dar esa discusión en las redacciones, tratamos de discutir cual es el sentido de los medios, que no estén sujetos al lobby empresarial. Por ejemplo, en el caso del grupo Clarín sus negocios para fusionarse con Telecom, o sus negocios en el Agro. Es decir, vemos que hay un degeneramiento de los medios, en el sentido de que sean constituidos en grandes oligopolios. Por eso, las grandes democracias avanzadas suele llamar a que se imiten a países del primer mundo: que un mismo grupo económico tenga el poder y el  negocio en el mundo digital, telefónico, impreso, en el mundo de las  radios. Si vos tenes todo eso estas condicionando a esas democracias.

CZ:   Me parece interesante lo que recuperas. Porque  en general  esta lógica de la concentración, del poder económico y demás, como bien describís ocurre también en el plano mediático, también busca como finalidad despoblar, allanar ese terreno donde después hacen sus negocios. Esta lógica de concentrar tiene como finalidad lograr que los trabajadores no participemos de ese lugar donde se construyen los discursos en la sociedad, de generar verdad. Y en este último tiempo, lxs trabajadorxs de prensa sin distinguir si eran de medios hegemónicos o comunitarios, fueron violentamente perseguidos en todos los escenarios posibles.

TE: Si, es una situación de mucha concentración. Recién cuando hablabas pensaba, teniendo en cuenta en donde estamos cerca de la Bombonera,  que si vos sacas un teléfono y haces un streaming desde una cuenta  de twitter te la van a cancelar, te la van a  bajar a esa cuenta, porque hay una monopolización de esa transmisión y eso está llevado a todos los planos.

Lo que ha pasado en el 2017 ha sido una demostración de la violencia que es capaz el Estado  Argentino. Y que poco le importa al actual gobierno lastimar masivamente  y detener a personas que están desarrollando tareas periodísticas. Las cifras son contundentes y sean difundido muy poco. Hemos contabilizado al menos 45 compañeros y compañeras que han resultado heridos de balas de gomas impactadas en sus cuerpos de forma directa, inclusive cuando estaban mostrando su credencial de prensa.

Entre los 13 detenidos que hubo en 2017 fueron todos de medios comunitarios, ahí si hay una intencionalidad o una violencia mayor por parte del Estado en que permanezcan detenidos. A la hora de la violencia en la acción no distinguen, en el caso de las detenciones  los medios comunitarios están más expuestos. En ese sentido han sido casos de violencia  que el estado argentino directamente se han hecho los tontos.

CZ: Y  agregaría  reprimidos y judicializados que también genera una cantidad de complicaciones en la vida de la compañera, compañero que le toca transitar esa situación.

Si, y  es hasta se han quedado con las herramientas de trabajo, es una situación de persecución insostenible. Y lo que nos da mucha bronca es que la corporación periodística no lo tome como propio. Por eso nosotros como sindicato hacemos un esfuerzo para hacer docencia y para  reivindicar una realidad que es que son compañeros del gremio, y  han sido detenidos, lastimados, amenazados. Ha sido violentamente cercenada la libertad de expresión y no ha pasado nada.

CZ: ¿Cómo sigue la situación de los compañeros y compañeras despedidos de Telám?

TE: Lo que se puede ver  es mucha fortaleza  por parte de las compañeras y compañeros,  mucho ingenio y  un perfeccionamiento de sus herramientas comunicacionales. Hay que destacar la producción de actividades que se dan en las dos sedes  en la calle Bolívar y en la Av. Belgrano: la producción de actividades, charlas debates, actividades  artísticas, actividades para los niños, las niñas, movidas deportivas, movidas solidarias, las discusiones sobre temas vinculados a la realidad política y puntualmente al tema de los medios.

Por otro lado, muy preocupante la intransigencia patronal, han vuelto al Congreso en este caso al Senado, a repetir el mismo libreto que a veces parece absurdo. Ahí Pousá, hablando de la robótica como si quisiese reemplazar a los seres humanos  por algoritmos y pensase que esto es una excusa para reducir el personal, cuando precisamente lo que se necesita es interpretar y poder ordenar todos los grandes flujos de información que hay. En ese sentido en Télam hay mucha preparación y creo que lo  están demostrando estos días, con las producciones audiovisuales que se realizan las producciones radiales, el periódico impreso, realmente saben hacer periodismo, y no sé si las autoridades tuvieron en cuenta eso a la hora de generar todos estos despidos, se han puesto en contra una verdadera usina de contrainformación de producción autogestiva  de contenidos periodísticos, que son trabajadoras y trabajadores en lucha con mucho conocimiento.

Lo que si hay es seguridad en la determinación de luchar para que estén todos adentro.  Y esa fortaleza, esa unidad, creo que está haciendo que la lucha sea duradera y que siga generando simpatía. Se puede luchar y se puede hacer una lucha que no quede aislada y dar la disputa, dar la disputa de sentido me parece que eso es muy importante y en ese sentido como sindicato, tratamos de acompañar en todo lo posible y sabemos que hay un gremio que está de pie y  que está junto a Télam.

CZ: ¿Qué aprendizaje crees que deja esta lucha?

TE: Me parece que la combinación de amplitud y de ausencia de sectarismo, con un trabajo solido de base genera frutos que realmente en este caso se están apreciando. Acá hay una acumulación histórica, que tiene que ver  puntualmente en la Agencia Telám, con las luchas importantes que hubo y con la organización a lo largo de todos estos años. (…) Me parece que un aprendizaje tiene que ver con eso, y también los grados de unidad que se han conseguido, son muy destacables.

Si llegamos a este conflicto con asambleas generadas por las tres comisiones internas del SIPREBA : Radio Nacional, Canal Siete y la Agencia Telám, preparándose para dar la pelea en unidad. Y cuando vemos  la masiva foto que se sacan en la asamblea de Clarín con el cartel que dice: “SOMOS TELAM” y cuando vemos que estamos articulados, y más comunicados que nunca con los medios comunitarios y formando parte de los mismos espacios y de las mismas luchas, tenemos la satisfacción de saber que hemos llegado a este conflicto con la organización de las trabajadoras y trabajadores  de prensa en las redacciones de los medios porteños, comerciales y comunitarios. Y también la articulación a través  de la Mesa Nacional de trabajadorxs de prensa, a través de la Federación Argentina y los distintos sindicatos de las distintas provincias. Una articulación nacional que nos permite en estos momentos, plantarnos frente a un adversario muy poderoso, que es este gobierno junto a las patronales de prensa. Creo que ellos nos subestimaron,  y se encontraron con que  una organización y que es una organización que irrumpe en el debate público, que tiene cuadros sindicales, que tiene discusión política y que tiene mucha articulación y mucha legitimidad en las bases.

CZ: ¿Cómo crees que se articulan las luchas de los medios públicos y comunitarios?  

TE: Hay que seguir articulando, seguir coordinando las organizaciones de prensa, las organizaciones del sector, seguir posicionándonos de manera conjunta, seguir fortaleciendo la autodefensa pública, ante este incremento de las  situaciones represivas, estar preparados para que en las próximas movilizaciones importantes que hayan, si se llegan a producir situaciones violentas, que todo indica con esta militarización y provocaciones por parte de las autoridades  nacionales, lleven a situaciones no muy felices. Bueno tenemos que estar preparados para denunciar, para no tener miedo, para estar comunicados, hay que crecer en organización, y para eso hay que romper prejuicios en las redacciones de los grandes medios comerciales.  .

Hoy en día que los compañeros de cualquier canal no tengan dudas  que los medios comunitarios si son parte del gremio es porque ha habido un trabajo político de discusión de sentirnos parte de un mismo gremio y por supuesto porque hay un crecimiento indudable de los medios comunitarios, y ya tienen una experiencia y constancia que hace que cualquier tipo o tipa que está en la calle lo vea y lo reconozca.

Hay contradicciones y hay que aprender a manejarlas, a buscar hacer alianzas. Esas alianzas ya están porque hay prácticas, porque hay un sindicato y hay un montón de compañerxs en las redacciones de todos los medios que son aliados. Entonces como potenciamos esa alianza de los dos lados, nos va a dar la fortaleza organizativa, sindical, comunicacional para enfrentar esta guerra.Porque nos quieren afuera, no quieren que hagamos más periodismo, quieren que nos dediquemos a otra cosa. Nosotros creemos que tener contingentes de compañerxs organizados en los grandes medios del sistema es estratégico, así como es estratégica la organización de poderosos medios comunitarios con gran alcance y gran inserción en todos los  territorios.

LINK: ENTREVISTA RIACHUELO COMPLETA

Deja un comentario

Top