JUAN CONTRERAS: “ESTAMOS DEFENDIENDO LA LIBERTAD Y LA DIGNIDAD DE AMÉRICA LATINA”

[FM Riachuelo 26/01/2019] En una entrevista especial para el programa  Cazadores de Zonceras conversamos con Juan Contreras, referente de la Coordinadora Simón Bolívar de la parroquia 23 de Enero de Caracas. Contreras compartió su mirada sobre el nuevo intento golpista del imperialismo en el país y destacó  la resistencia desde la organización popular. Y Convocó al Pueblo latinoamericano a profundizar una solidaridad activa con Venezuela y la Revolución Bolivariana.

CZ: Muy preocupados por esta batalla que consideramos central para toda esta región que se está dando ahora, nada más ni nada menos que en la República hermana de Venezuela. Se comunicaron telefónicamente con Juan Contreras, referente de la Coordinadora Simón Bolívar del barrio 23 de enero de Caracas.

CZ: Juan, Venezuela  está siendo objeto de un conflicto que no es solamente venezolano, sino que allí se están jugando las distintas posturas y las distintas cuestiones a nivel mundial, decimos un conflicto geopolítico. ¿Cómo se está viviendo estos días críticos desde el popular barrio 23 de enero?

JC: Mira, lo primero que tenemos que decir, pues que aquí hay un pueblo, hay una comunidad que está resistiendo. Hemos vivido estos últimos 6 años de proceso bolivariano bajo el acoso permanente de la contrarrevolución, de la oligarquía y por supuesto que del imperio norteamericano, que ha decidido bajar todo el dinero del mundo pues a los factores de la derecha para desestabilizar el proceso bolivariano. Estos últimos seis años hemos estado viviendo, pues lo que conocemos hoy como una categoría que se dice “guerra no convencional”, pues hoy las guerras no son un ejército desde allá ni un ejército desde acá. Aunque no estamos viendo las balas, estamos viendo la guerra económica que también nos está produciendo muertos porque la gente no consigue con qué comer, porque se esconden los alimentos, porque les ponen precios a los alimentos súper caros que nuestro pueblo no puede adquirir. Esa es la guerra económica, la guerra financiera. Le han puesto precio a nuestra moneda. Sacan nuestra moneda a través de la frontera, igual que nuestros alimentos. Está la guerra mediática de cómo convencer al mundo que la República Bolivariana de Venezuela es un narco – estado. Las guerras a través de las redes sociales todos los días, cantidad de sandeses y mentiras para confundir y tratar de rendir a nuestro pueblo y para tratar de convencer a otros pueblos en el mundo que lo que está ocurriendo aquí es que hay una dictadura, que hay un tirano que está matando y persiguiendo a la gente, cosa que no se le parece. Eso es la guerra no convencional. Lo que los gringos han denominado en estos últimos tiempos la guerra híbrida o como dicen los chinos, la guerra irrestricta, y la guerra es con todos los campos para tratar de rendir los pueblos.

CZ: ¿Y Para qué crees que pasa eso?

JC: Bueno su fin último es acabar con Estado – Nación y el Estado – Nación viene representado pues por el gobierno, el territorio, y nuestra población, y ellos quieren doblegar. Y pudiésemos decir que es una combinación táctica, no? De varios métodos: el método de  Gene Sharp de 5 pasos de la dictadura a la democracia, y combinado con todos estos factores pues el tema económico, financiero, de comunicación, psicológico, bueno que se apunta en total a destruir al Estado. Es decir, si nosotros comparamos esto, nos damos cuenta que es la misma receta o el mismo formato que se ha hecho en Siria, que se ha hecho en Libia, que se hizo en Irak, bueno para tratar de salir como ellos dicen de gobiernos que no son adeptos a ellos, y cuyo último fin es apoderarse de nuestra riqueza. Venezuela es el país con las mayores reservas energéticas en el mundo. Somos el segundo país o el primer país en oro, tenemos una gran cantidad de minerales bien importantes en este momento para el tema de minería. Es decir, Venezuela es apetitosa para ellos. En definitiva ellos están tratando en este lado de Sudamérica convertirla también en una guerra. Así como hicieron en Irak, Libia pretenden apoderarse de los recursos, y el gobierno les afecta. Ellos quieren destruir el Estado – Nación y apoderarse de nuestros recursos. ¿Qué estamos haciendo desde 23 de enero? Estamos resistiendo, hay un pueblo en movilización, hay un pueblo organizado, hay un pueblo que en estos momentos está participando de lo que Chávez creó, que se llama la milicia popular. La gente que estuvo en la reserva o que no ha estado en la reserva, pero que está convencida, tiene convicciones, principios, constancia, moral y ética para enfrentar esta remetida. Bueno, tenemos que prepararnos, el pueblo tiene que prepararse. Cómo nos agarra, bueno con el amor. Porque los revolucionarios, este pueblo de Bolívar, este pueblo de Chávez lo que tiene es amor. Amor para contagiar. Amor para seguir trabajando por la construcción de la Patria Grande. Porque lo decimos sin jactancia. Eso que sucedió hace 200 años y a Venezuela le tocó llevar como vanguardia la independencia a otras naciones, esa cabeza que guiara para derrotar al imperio más grande de ese momento, que era el imperio español; hoy doscientos años de nuevo el pueblo de Bolívar está frente a la batalla. Y esto representa lo que Bolívar denominó en algún momento la América Meridional. Que no es otra cosa que la América Latina y el Caribe, un bloque de naciones, construir una sola Nación. En ese camino estamos. Ese es el pecado que hemos cometido. El pecado de tratar de ser libres, soberanos, independientes, en un momento en que queremos que el mundo cambie. Y es una apuesta por un mundo mejor.

CZ: Juan, desde aquí, no sin dificultad porque hay una desinformación muy fuerte que nos afecta a los que intentamos seguir los acontecimientos de Venezuela, uno lo que nota es esto que vos comentas. Que hay una decisión, una voluntad y un respaldo popular amplísimo para defender el proceso que encabeza Maduro. También en estas últimas horas desde que Guadió se autoproclamó presidente quedó sobre la mesa que los Estados Unidos se puso a la cabeza de intensificar y de profundizar esta guerra. Tampoco hubo una respuesta uniforme a lo largo del mundo. Parece que el mundo a posado los ojos sobre Venezuela. No todo el mundo se sumó  a esta intentona de Estados Unidos. ¿Cómo lo ven ese escenario internacional ahora desde Venezuela?

JC: Particularmente, creemos que es muy positivo el hecho de que los pueblos de América Latina y el Caribe no se sumen, porque conocen la realidad, conocen lo que ahora está pasando en Venezuela. Y por supuesto que tiene que haber una reacción frente a un pueblo que en estos veinte años lo que ha venido es construyendo su futuro, mirando hacia adentro.  Y yo creo que eso ha ido contagiando a una América Latina. Podemos decir que llevamos 2 décadas en avance, es decir que se contagió. Después de la revolución bolivariana los pueblos de América Latina y el Caribe se contagiaron. Y creo que ese contagio, esa alegría por construir lo nuestro, por buscar nuestras raíces de dónde venimos, de Guaicaipuro, de nuestros indígenas, de nuestra independencia , que es una independencia común frente al gran imperio español para ese momento. Esa historia en común hace que hoy vuelva a la mente de muchos pueblos. Y creo que el pueblo Latinoamericano ha despertado. Esa victoria que ayer obtuvimos en la OEA cuando muchos pueblos se negaron a reconocer a este hombre que se autoproclamó, bueno significa que hoy hay conciencia y que los gobiernos deben reaccionar. En todo caso, nuestro llamado sería a esos diplomáticos, les corresponde hacer la política desde la diplomacia que estén muy atentos a lo que pueda suceder, que lo están haciendo bien. Esa decisión es la decisión correcta de no reconocer a quien no ha sido elegido por una mayoría en Venezuela. Es decir, vemos con buenos ojos la decisión que ayer la OEA, más allá de Almugre y de aquellos pueblos que se arrastran al imperio, tuvieron una digna posición frente al enemigo común de América Latina y el Caribe, y me atrevería a decir del mundo, el imperialismo Yanki.

CZ: Juan, del escenario internacional planteado recientemente, te llevo un poco a, como dice tu entrañable también compañero Lito Borello, la diplomacia de los pueblos ayer. El referente de DD.HH. de la CTEP y también de la Organización Los Pibes hizo pública las declaraciones como un llamado a realizar una cumbre de organizaciones territoriales para hacer frente a esta nueva intentona golpista y a defender el territorio nuestroamericano.

No sé tuviste oportunidad de escucharlo y en todo caso comentarlo en el sentido de que puedas plantear desde los pueblos hermanos, desde las organizaciones de los pueblos hermanos de nuestra América, en qué podemos avanzar solidariamente, pero activamente en esta crítica situación que estamos viviendo.

JC: Me parece que la iniciativa que ha tomado la organización de Los Pibes a través de Lito y otros compañeros y la decisión de construir esa instancia, esa diplomacia de los pueblos desde abajo, desde los sectores populares, desde la gente insurgente de nuestro pueblo, insurgente que viene haciendo esos cambios en definitiva, son los beneficiados de este proceso y son los que quieren cambiar la correlación de fuerzas que hay hoy en América Latina. Ese pueblo insurgente que sigue batallando. Por supuesto que es una sabia decisión. ¿Qué otras cosas hay que hacer? Bueno, yo creo que la movilización es un elemento positivo. Eso que se hizo el 23 de enero en Argentina, en Chile, en otros lugares, otras latitudes del continente latinoamericano y caribeño de proteger las embajadas, de no permitir que la contrarrevolución avance y agreda a nuestros hermanos es el camino, es la demostración de la solidaridad de nuestros pueblos. Es el convencimiento de que es el mismo pueblo que está luchando. Nosotros desde acá decimos sin jactancia que en Venezuela se está jugando el destino de América Latina y del Caribe. Lo que hoy ocurra, va a repercutir para todos, para bien o para mal. Porque quieren frenar el desarrollo de nuestros pueblos, y al mismo pueblo que venimos batallando desde hace mucho tiempo. Y no podemos dejarnos arrebatar el triunfo del proceso bolivariano, ya que sería un retroceso para toda la América Latina. Por eso digo, para bien o para mal, porque sabemos que están al acecho. Esa es una manera activa de demostrar la solidaridad, tienen que haber marchas, tienen que haber iniciativas en cada país, llegarse hasta donde está la sede de la ONU, llegarse hasta donde están las embajadas de los Yankis y decirle que el pueblo latinoamericano hoy está con el pueblo de Bolívar y Chávez, porque es el mismo pueblo, es la misma lucha. Son más de quinientos años que nuestro pueblo viene peleando por construir ese bloque de naciones del que nos hablaban nuestros libertadores, del que nos habló Bolívar. Es el mismo pueblo y la solidaridad tiene que estar presente, nos asiste la razón. Por eso es que estamos de pie. Vamos a morir como los árboles, de pie, con fuerza, batallando, defendiendo la dignidad, no del pueblo venezolano, sino defendiendo la dignidad del pueblo latinoamericano y caribeño por la construcción de un mundo mejor. Tenemos derecho a decidir nuestro destino. No es el imperio, no es la Unión Europea, no es el gobierno de Canadá a los que nosotros les vamos a hacer caso. Vamos a tomar nuestras propias decisiones. El pueblo de Venezuela es independiente, hay autodeterminación, el derecho internacional público lo determina. Nuestra independencia para nuestras naciones, nuestros estados y la autodeterminación de nuestros pueblos. En este marco estamos defendiendo el derecho que nos hemos dado a ser libres en estos veinte años y a tomar el rumbo de nuestros libertadores. Concretamente aquí venimos luchando desde hace muchos años, desde allá de Guaicaipuro, desde allá de José Leonardo Chirino que en 1554 se enfrentó con la rebelión para construir la República y luego para abolir la esclavitud. Y luego en el Siglo XIX con los libertadores, con Bolívar, con Miranda, con Sucre, con San Martín, es de esa liberación que estamos hablando. Y aquí concretamente con Ezequiel Zamora “Tierra y hombres libres” 1854. Y más recientemente nuestra historia contemporánea, nuestras generaciones que se fueron en los ’60, ’70, ’80, ’90 a la guerrilla por la liberación nacional y el socialismo. En el Caracazo se fueron más de 3 mil muertos que sembró el pueblo para enterrar definitivamente las recetas del Fondo Monetario Internacional. Y luego vinieron las sublevaciones cívico-militares de esa generación de militares jóvenes como el Comandante Hugo Chávez, 4 de febrero de 1992 – 27 de noviembre de 1992. De allí venimos caminando, de todas esas luchas. De ahí viene esa insurgencia, y hoy decimos No. Somos libres y vamos a defender el destino que ha tomado la mayoría del pueblo venezolano, y la mayoría del pueblo latinoamericano. La solidaridad activa, movilizaciones, y bueno, si fuese necesario, yo creo que la juventud, los compañeros que deseen venir acá a apoyar directamente, si se atreviesen los Yankis a tocar tierra venezolana, bueno debemos venir a defender lo que hoy es el bastión de la dignidad de América Latina y el Caribe.

CZ: Nos interesaba conocer qué están discutiendo sobre algo que en largo plazo parece fundamental de resolver esta cuestión de cómo revertir ese fenómeno de la guerra económica que intenta miserabilizar al pueblo y desgastar el proceso desde ahí.

JC: Bueno para eso tiene que existir la autosiembra. Hay espacios aquí en la ciudad donde se viene sembrando a millón, pues todo lo que nos hace falta. El tomate, el pepino, los aliños, todo eso que necesitamos a diario. Hay todo un proceso de construcción desde el barrio en las capitales. Y por supuesto que desde el campo también nuestros campesinos están dando. Nosotros desde la Coordinadora Simón Bolívar lo hemos planteado concretamente en los barrios. Desde las organizaciones donde hacemos vida, bueno vamos a construir brigadas internacionalistas. Así como fuimos en algún momento en pleno período especial, la gente de la Coordinadora Simón Bolívar en el año ’93 estuvimos trabajando en los campos cubanos . Pues podemos también recibir a las brigadas que vengan desde argentina, desde Ecuador, desde Cuba, desde Paraguay, desde Puerto Rico, desde cualquier latitud latinoamericana y caribeña y desde el mundo, por supuesto que para trabajar en la siembra del país. Hay mucha propuesta y se viene trabajando desde abajo, pues desde la siembra, desde el campo mismo, nuestros campesinos, nuestra gente, nuestro pueblo. Porque ese es el camino, autoabastecernos nosotros mismos en un momento tan delicado. Y por supuesto, luego está también la acción del gobierno revolucionario con el tema de los planes. El gobierno ha tratado de 10 mil maneras de solventar con lo menos, la situación que a cada familia, que a cada vecino le llegue pues por lo menos la bolsa de alimentos. Bueno ahí está la receta, es la sabiduría del pueblo. El pueblo sabe qué hacer y nuestro pueblo se ha convertido en héroes y heroínas en estos 6 años resistiendo una arremetida bestial, tanto del imperio como de los gobiernos lacayos que en nuestra región le apuestan a la oligarquía parasitaria venezolana
Nuestro eterno agradecimiento a ustedes, al pueblo latinoamericano en general, que en diferentes latitudes han estado pendientes estos días de esta nueva escalada de la contrarrevolución, siempre estaremos agradecidos. Y en homenaje a este agradecimiento nosotros les decimos que ni pa’ ‘tras ni pa’ coger impulso. Vamos a estar de frente, de pie defendiendo la dignidad del pueblo latinoamericano, y defendiendo la segunda y definitiva independencia de nuestros pueblos. ¡Hasta la victoria siempre, compañeros!

 

 

 

Deja un comentario

Top