“ME HACE ACORDAR A LA ÉPOCA DEL 2001 ES TREMENDA LA NECESIDAD QUE HAY”

 [FM Riachuelo 21/03/2019] En el barrio de La Boca existe un restaurante, en Olavarría 695, llamado “El Campeón de la Boca” que es un emprendimiento familiar que hace un tiempo decidieron cerrar su restaurante de 17 a 18 para brindarles la merienda  a las personas que están en situación de calle o al que no le alcanza para poder completar las comidas del día. 

Desde FM Riachuelo nos acercamos hasta el local para conversar con Alejandra, dueña de este negocio gastronómico, para que nos cuente que la motivo a solidarizarse con los vecinos de su barrio. Alejandra nos explicó que cierra su local a la hora de la merienda para recibir a las personas que van en busca  de algo con que alimentarse, porque todos los días se acercaban a su negocio a pedir comida. También nos contó que en el barrio aumentó la cantidad de personas en situación de calle y que piden alimentos en locales gastronómicos.

“Me hace acordar a la época del 2001. Es muy triste que un niñx te pida comida, cada vez es peor, es tremenda la necesidad  que hay”, expresó conmovida Alejandra y remarcó que las ganancias que ingresan a su local no son suficientes para cubrir los gastos del local como consecuencia de los tarifazos y el aumento en los alimentos, pero que sin embargo no puede ignorar la situación que están atravesando sus vecinos.

Además de la merienda que brinda de lunes a viernes, a partir de este miércoles de 20 a 21,  también lxs que lo necesiten pueden acercarse a cenar. “Trabajo haciendo limpieza, pero no me alcanza la plata además de venir acá tengo que pedir pan a la panadería para llevarle a mis nietos”, nos decía Silvia vecina del barrio que se acercó al restaurante para poder comer algo calentito.

Mientras que el presidente afirma en sus discursos que el país va por buen camino y que la pobreza está disminuyendo, la situación que se vive en los barrios es esta. Queda cada vez más en evidencia a que sector de la sociedad esta beneficiando y a cuales somete al hambre y la miseria.

Deja un comentario

Top