«NO HAY MÁS TIEMPO, HAY QUE EXIGIRLE A MAURICIO MACRI QUE RENUNCIE»

[FM Riachuelo 14/08/2019] En la “Casa Popular el Patio”, uno de los espacios comunitarios de la Organización Social y política Los Pibes en el barrio de la Boca, nos encontramos con Lito Borello Sec. De DDHH de la CTEP, quien en horas críticas que vive nuestro país, se encontraba allí de recorrida. Aprovechamos para entrevistarlo e intercambiar miradas acerca del significado de los resultados electorales de las PASO producidos el pasado domingo y del impacto que la corrida cambiaria y la devaluación, disparada a horas del acto electoral, genera sobre los sectores populares. Durante la entrevista, Borello expresó su posición sobre los pasos a seguir desde los movimientos populares en esta difícil coyuntura de vacío de poder que dejó la derrota de Macri.

FM Riachuelo: ¿Qué balance haces de las elecciones primarias del domingo pasado?

LITO BORELLO: Muy lejos de lo que venían indicando las estadísticas, en una realidad donde pareciera que todo lo determinan las “encuestas”, el domingo se convirtió en un plebiscito nacional. Fue un grito de nuestro pueblo que, en el marco de una cultura cívica muy extendida de que la política se resuelve a través de las elecciones, decidió concretamente decirle “no” a Mauricio Macri, “basta de estas políticas que hambrean a nuestra gente y empobrecen a nuestro país”. De manera masiva una inmensa mayoría demostró en el hecho eleccionario que Macri terminó su posibilidad de seguir en el cargo ejecutivo nacional.

Por lo tanto, nuevamente nuestro pueblo nos enseña cómo va encontrando, ante cada coyuntura, las maneras de expresar el hartazgo que tiene con este gobierno de Mauricio Macri y con estás políticas. Como lo ha hecho en los últimos cuatro años cada vez que salió a la calle a ante cada situación de injusticia.

FMR: al cabo de apenas unas horas de ese plebicsito, incluso esa misma noche, los “mercados” reaccionaron generando nuevamente una corrida cambiara y una feroz devaluación ¿Cómo debemos interpretar esto?

LB: Cuando no daban a conocer los resultados, escondiéndolos a propósito con ese invento de que se había colgado el sistema, ya se percibía que se trataba de un aplastante y abrumador grito de nuestro pueblo diciendo “basta”. La ingeniería comunicacional lo advirtió y recalculó. Habría que mirar cómo TN, Clarín y los medios y comunicadores del poder mostraban también que a Macri se le había terminado el tiempo y estaban dispuestos a “sacrificar una torre en aras de sacrificar al Rey”. Entendiendo que el Rey es el poder real, no Mauricio Macri, él es apenas una pieza en el marco de las políticas de los poderosos y de un gobierno que defiende los intereses de los que más tienen. Por lo tanto, también para “los mercados” se terminó el tiempo de Mauricio Macri. Y en ese sentido, coinciden hasta economistas liberales en que Macri se tiene que ir.

A partir de ahí la corrida cambiaria, que no empezó el lunes sino esa misma noche, ya que los propios comunicadores indicaban cómo, a través de métodos que en general nuestro pueblo no conoce, dólar ya cotizaba en 59 pesos. Una corrida cambiaria que nuevamente significa una sangría para nuestro pueblo porque en pocas horas se traslada a la comida, a los medicamentos, a lo que cotidianamente consumen loxs trabajadorxs y los sectores populares, una situación política y social desesperante. No hay más tiempo, hay que exigirle a Mauricio Macri que renuncie, que evite dolores y tragedias mayores para nuestro pueblo y para nuestra Patria. Que adelante las elecciones nacionales, que adelante la entrega del gobierno. Es la única manera de que un nuevo gobierno se instale en la Casa Rosada y comience a dar señales de cambio y de transformaciones para que se tranquilice la situación que tiene nuestro país. En apenas horas han detonado una bomba para dejar un país desbastado. Y las medidas que anuncio hoy Macri no hacen otra cosa que alargar la agonía. No hay medidas que nos hagan salir de este vacío de poder en el que ha quedado la Argentina a partir de los resultados del domingo. Es necesario que la institucionalidad y la clase política entienda que hay que encontrar una salida, hay que encontrar la manera para que Macri de un paso al costado, porque sino nuestro pueblo va a vivir tragedias y siempre los muertos y el cuerpo los ponen los sectores populares.

FMR: Sabemos que son horas intensas. De reuniones en los distintos sectores del campo popular para tomar medidas de cómo proceder ante esta situación tan compleja. ¿Cuáles deberían ser los pasos a seguir desde los movimientos populares de cara a esta coyuntura?

LB: Desde el domingo a última hora, cuando nos íbamos dando cuenta de la masiva votación en contra de este gobierno y a favor de la propuesta que más claramente permitía dar cauce a esta expresión de bronca y hartazgo, ya empezaron las llamadas telefónicas intentando ver cómo se continuaba. Al mismo tiempo, empezábamos a ver el enojo contra los votantes por parte del presidente en su discurso del domingo a la noche. Demostró en esas intervenciones la identidad de clase de los que más tienen, diferente a la versión que vimos hoy (en alusión al discurso grabado y trasmitido el miércoles 14 por la mañana) tuneado y asesorado por profesionales de la imagen, pero no desde su contenido real que expresa un gobierno de ricos para ricos.

El lunes, apenas amaneció y se conoció el valor del dólar, comenzó a ser necesario en cada una de las organizaciones sentarnos a analizar claramente esta situación de gravedad política, social y económica, tratando de encontrar una salida lo menos cruenta posible para nuestro pueblo y para los sectores populares y los trabajadores. Por eso, lejos de las interpretaciones que piensan que hay que esperar hasta diciembre porque no es políticamente correcto pedirle que se vaya, nuestro pueblo y nuestro país no puede esperar hasta diciembre en esta tendencia de lo que generó el resultado de las elecciones. Llegamos a una situación explosiva y no tenemos garantía que no termine en tragedia. Porque en nuestros barrios no hay comida, hay panaderías que no pudieron abrir, porque no vamos a poder acceder a los medicamentos porque no tienen precios, vaya a saber cuánto cueste el combustible. Por lo tanto, creemos que hay que pedirle al presidente que renuncie, que tenga un gesto que por lo menos evite situaciones peores, que cree una condición de transito que hasta el nuevo gobierno sea lo más tranquilo posible. Y eso se hace renunciando y adelantando las elecciones y adelantando la entrega del gobierno. Por lo tanto, lejos de algunos que se ponen a pensar si es políticamente correcto o no, privilegiamos el interés de la Patria, el interés de los trabajadores de nuestro pueblo y por eso decimos desde la sensatez: para evitar males mayores se tiene que ir Macri, tiene que renunciar, tiene que dar un paso al costado.

FMR: ¿Qué mensajes en este sentido vos podes dar a las organizaciones de base para poder hacer frente a esta exigencia de que Macri se vaya lo antes posible?

LB: Por un lado, se están haciendo reuniones en distintos sectores, hoy se está reuniendo la CTA , distintos gremios y organizaciones de manera individual están haciendo su propio balance, y es posible que la CTEP el jueves tenga una asamblea para evaluar los próximos pasos. El Gringo Castro Secretario General de la CTEP, decía en una entrevista que posiblemente se convoque a una marcha para la semana que viene porque es necesario tratar de ver como los nuestros hacen para paliar la situación de crisis que se profundizó en pocas horas y ya se empieza a notar en los barrios por la falta de alimentos y medicamentos.

Las organizaciones tenemos que entrar en un fuerte momento de alerta y movilización que genere un debate interno para prepararnos, para organizarnos. Para no hacer nada de manera alocada, que le termine sirviendo a la derecha para generar un hecho de sangre. Porque están queriendo buscar un muerto o generar un hecho luctuoso para justificar algunas medidas que pretendan tomar. Pero también es cierto que no podemos esperar hasta diciembre con esta situación. Está claro que tenemos que alertar la intención de la derecha de dejar un país saqueado, sin recursos, sin reservas y condicionando de pies y manos al gobierno que viene. Los movimientos populares tenemos que estar en la calle movilizados y debatiendo la situación política. Si bien nuestro eje son las necesidades de tipo más urgente como Tierra, Techo y Trabajo, también es cierto que tenemos una responsabilidad política como argentinos trabajadores en emitir opiniones y puntos de vista sobre esta situación. Por eso el planteo es: este gobierno se tiene que ir, Macri se tiene que ir. Tenemos que generar una transición lo más ordenada posible, pero también lo más rápido posible.

FMR: Hoy el presidente realizó una conferencia de prensa en la que declaraba algunas medidas paliativas para la crisis económica que estamos viviendo. ¿Qué opinión te merecen esas medidas? ¿Realmente nuestro Pueblo y nuestras organizaciones pueden creer que eso va a aliviar en algo y cambiar las situación crítica que se está atravesando?

LB: El gobierno, y Mauricio Macri en particular, reaccionan frente a los hechos que nuestro Pueblo genera, saliendo a plantearle y a cuestionarle su propia legitimidad. El domingo se echó por tierra la legitimidad de este gobierno. Por eso decimos que hay un vacío de poder en el gobierno. Por eso tratan de correr el arco: toman algunas medidas paliativas para calmar algunos ardores del Pueblo y los trabajadores. Pero en realidad son medidas cosméticas, no modifican la esencia de la política y de los intereses de este gobierno. El planteo del domingo fue que se le terminó el tiempo al macrismo. El Pueblo se hartó de las políticas que hambrean a nuestra gente y que perjudican a nuestro país. Por lo tanto lo que hay que encontrar es una medida de tránsito, ya que es demasiado largo el tiempo de espera hasta diciembre para que recién en ese momento nos podamos sentar en la Casa Rosada a dialogar con la próxima gestión. Los movimientos populares, sociales y sindicales tenemos que poder ser un actor concreto. Tenemos que poder jugar en la situación política y no solamente pelear por las reivindicaciones urgentes, sino también ser constructores de este tiempo. Durante estos 4 años nuestro Pueblo estuvo en la calle, los movimientos sindicales, sociales y populares fueron los que marcaron el curso de la resistencia al gobierno encabezado por Mauricio Macri desde el primer minuto. Por lo tanto tenemos que seguir en esa línea, tenemos que ser actores concretos, tenemos que ser constructores de nuestro propio destino, tenemos que crear la situación para que la transición al próximo gobierno sea lo antes posible; y para que también el próximo signo político en el gobierno tenga presente que los trabajadores queremos formar parte de las decisiones que constituyan el proyecto político de nuestra realidad.

Top