“CAPÍTULO ARGENTINA” DE LA CUMBRE PANAMERICANA DE JUECES Y JUEZAS POR LOS DERECHOS SOCIALES Y LA DOCTRINA FRANCISCANA

[FM Riachuelo 10/09/2019]  Ayer en el  Salón Rojo de  la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, La Cumbre panamericana de Jueces y juezas por los derechos sociales y la doctrina Franciscana, presento el Capítulo Argentino. En el acto tomaron la palabra: Roberto Andrés Gallardo (Presidente del Comité Panamericano), Monseñor Marcelo Sánchez Orondo (Canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias), y Carlos Balbín (Coordinador del Capítulo Argentino); a los que se sumaron además otras autoridades locales.

En la convocatoria se hizo presente Lito Borello Secretario de DD.HH. de la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), quien minutos antes del comienzo de las exposiciones comentó: “estas iniciativas de generar una corriente de pensamiento de juristas que están por la justicia, que están al lado de los intereses de los más humildes, de los sectores populares, sin duda es muy importante en el proceso mundial actual”.

Luego se refirió especialmente al juez Gallardo y comentó que siempre ha elegido estar cerca de una justicia que ponga siempre por delante los intereses de los más castigados. A esa afirmación agregó una reflexión diciéndo: “Sabemos la soledad con que estos compañeros han sido sometidos a juicios políticos que en realidad responde a que los poderosos no quieren que hayan juristas que estén de este lado”. 

Minutos más tarde iniciaron las intervenciones en las cuales el juez Gallardo, que fue el primer orador, agradeció un mail que le había enviado el Papa Francisco, y que refería a la importancia de la creación de espacios que ponen en tensión la misión de la justicia actual y los desafíos para delante.

Gallardo continuó su exposición diciendo: “No hay que confundir un papel llamado expediente con la persona que está detrás. Hay que poder sentir y sufrir la injusticia del otro para poder resolver. El amor por el otro, por el pueblo”.

Además, el Juez recordó una frase del obispo Enrique Ángel Angeleli asesinado en la última dictadura cívico- militar que decía  que los jueces tenían que tener un oído en el pueblo y un oído en la ley, en la constitución. 

Para finalizar su discurso reflexionó y dijo: “Nosotros que tuvimos la gran capacidad y posibilidad de acceder, a diferencia de otros que no la tuvieron, tenemos muchas mas obligaciones para desentrañar el verdadero caos que quiere gobernar el mundo(…). Hay que desentrañarlo y comprometernos desde nuestra profesión, desde nuestra magistratura para contribuir con la felicidad y la dignidad de los pueblos”

Top