ENTREVISTA A ALEXANDRE ROIG EN POETAS SOCIALES

[FM Riachuelo 26/09/2019] El viernes pasado en Poetas Sociales (viernes 17 horas) desde el aire de la FM Riachuelo 100.9 entrevistamos a Alexandre Roig, sociólogo, secretario académico de la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín) y miembro del grupo Usina, para juntxs reflexionar sobre las definiciones y reivindicaciones del sector de la Economía Popular y su rol en la lucha de la clase trabajadora en esta etapa del capitalismo financiero global.

Aquí la entrevista completa:

 

Poetas Sociales: Queríamos primero conversar con vos, quizás hacerte una pregunta demasiado sencilla y demasiado compleja a la vez, como son esas preguntas como cuando a nosotros nos preguntan, no sé, “¿qué es tu carrera?” es muy difícil, ¿qué es la economía popular, cómo la definirías?

Alexandre Roig: La economía popular remite a un conjunto de trabajadores que por un lado generaron su propio empleo, su propio ingreso pero que, a su vez, demanda tener los mismos derechos y los mismos salarios que todos los otros trabajadores. Entonces, por eso es difícil a veces de captar o de entender porque es un proceso social de trabajadores que frente a la necesidad generaron sus propios ingresos pero no abandonan la idea de formar parte de la clase trabajadora en su conjunto. ¿Cómo lo hicieron a eso? A través de un proceso, primero de identificación de la especificidad de su trabajo, si lo que ellos definen mismo como trabajadores sin patrón pero a su vez reclamando una institucionalidad laboral que le permitan acceder a los derechos de cualquier otro trabajador. Y eso es una característica muy propia de Argentina, por otra parte, donde se expresó bajo una forma gremial a través, entre otras cosas, de la CTEP también otras organizaciones como Barrios de Pié o la CCC que convergen en demandar mejores ingresos y los mismos derechos.

PS: Hay una pregunta que también según cómo uno la responda implica la posibilidad o distintas maneras de pensar políticas públicas para ese sector que vos bien describías, no? Por un lado uno puede pensar que el tema de la emergencia de estos trabajadores que quedan por fuera del mercado formal del trabajo es una cuestión coyuntural, que si uno mueve ciertos factores de la economía, efectiva al consumo y demás, eso va a tender a bajar, inclusive quizás alguno puede pensar hasta desaparecer y otros podrían pensar que es una cuestión más estructural de una nueva etapa del capitalismo. ¿Cómo lo describirías vos y qué pensás, qué políticas públicas debería orientarse a este sector?

AR: Bueno, nosotros pensamos que, en primer lugar es un sector que ya lleva muchos años y que por distintas razones de las mutaciones del capitalismo, entre otras cosas, y sobre todo el proceso de financialización es un sector de trabajadores que no es transitoria, es permanente. Eso implica, o sea, que no va a ser absorbido por las grandes industrias o por la industria, por distintas razones, en varios sentidos. Lo que es importante es que son trabajadores que requieren entonces una institucionalidad propia, ¿en qué sentido?, ¿qué es lo que caracteriza a un trabajador?, es que un trabajador en el sector formal tiene un patrón identificado, o sea que tiene una relación laboral identificada y todo el derecho laboral es un derecho protector y compensatorio; lo que nosotros nos planteamos es que los trabajadores de la economía popular tienen una relación con el capital o una relación con una serie de actores que intervienen en la forma en la cual se produce su trabajo, una forma en la cual se constituye su trabajo y el tipo de salario que recibe. Por eso nosotros lo que planteamos hacia adelante es asumir una institucionalidad específica de la economía popular, o sea, reglas que permita captar este  tipo de trabajo pero que a su vez se articule con la institucionalidad general del mundo del trabajo. Que no exista a parte, que tenga los mismos estándares en términos de derechos, en términos de protección social en términos de ingresos pero que implica una especificidad, que el patrón, en el caso de la economía popular, es un patrón oculto, como dirían en el sindicato de ladrilleros. Sé que no es visible como lo es la relación de dependencia en el sector formal, pero lo que planteamos nosotros es que necesitamos una institucionalidad que haga visible ese patrón oculto. Es decir, que permita ver la relación de dependencia que finalmente hay en nuestros trabajadores que aplican porque sus ingresos no son más altos y que aplican también porque no tienen más derechos de los que deberían tener.

PS: Alexander, pensando más en términos más de también construcción del horizonte político de estos sectores, lo que venís comentando ahora tiene que ver con una cuestión, bueno, de los derechos y de la gremialidad, ¿en qué medida ustedes creen que este sector también está, de alguna manera, generando una crítica, un intento de transformación más sistémica del capitalismo y quizás en ese sentido cómo se relaciona, se diferencia, se unifica, con otros sectores de trabajadores en esta cuestión de la construcción de la unidad del sector trabajador que plantea una necesidad de cambio sistémico, no?, porque, como decíamos recién, esta etapa del capitalismo no va a lograr que se incluyan estos sectores. ¿Como lo ves a eso?, ¿cómo se diferencia de otros sectores que vienen del cooperativismo, del trabajo autogestionado, que por ahí tienen otras identidades y que van ahí confluyendo, intentando construír unidades?

AR: Bueno, empiezo por el final: la articulación con la economía social y solidaria es muy clara, que básicamente los trabajadores de la economía social y solidaria plantean otra forma de organizar la producción y el consumo. Dentro de la economía popular hay varias unidades productivas que se rigen en función de esas lógicas, por ejemplo, lógicas cooperativas, mutuales, podemos decir la economía social y solidaria apunta, específicamente al modo de organización de la producción, del consumo y ahí articula bien, digamos, con la economía popular que finalmente ¿qué es lo que reivindica la economía popular?, es asumir que hay una heterogeneidad del mundo del trabajo. Pero en esa heterogeneidad, lo que queremos es justamente es que pueda existir una unidad de la clase trabajadora y no sea el cimiento de una fragmentación de la clase trabajadora. Porque vos podes tener una heterogeneidad que vaya hacia la articulación de una unidad y una heterogeneidad que vaya hacia la fragmentación. ¿Por qué es importante la diferencia? Porque efectivamente una unidad heterogénea permite establecer una relación de fuerza favorable a los trabajadores, porque, una de las cosas que nos debilita, en términos sistémicos, es, justamente, la fragmentación. Con lo cual, en relación a tu pregunta sobre las transformaciones del capitalismo y eventualmente, la posibilidad de superar un orden capitalista, nosotros, de manera muy consciente lo que planteamos es que lo que hay que hacer es transformar las relaciones de fuerza a favor de los trabajadores, que es la única forma de producir transformaciones virtuosas dentro del capitalismo y eventualmente, transformaciones más allá del capitalismo. Pero lo que está claro es que la única forma de que ocurra eso es que haya una relación de fuerza favorable a los trabajadores y que la única forma que haya una relación de fuerza favorable a los trabajadores es que haya unidad de la clase trabajadora. Por eso nosotros planteamos, en principio, la articulación y que soñamos con una articulación de todas las formas del trabajo que hay en la sociedad argentina.

PS: Te queremos agradecer muchísimo esta comunicación y quisiéramos hasta comprometerte al aire a que un día te puedas acercar al piso de FM Riachuelo y que podamos dedicar un programa entero a charlar tranquilos, prometemos mate y alguna cosa para compartir.

AR: Bueno, muchísimas gracias, acepto con mucho gusto la invitación y que el mate será muy bienvenido.

Compartimos aquí el link con la entrevista completa:

 

https://ar.radiocut.fm/audiocut/es-un-proceso-social-trabajadores-frente-a-necesidad-generaron-sus-propios-ingresos/

 

 

Top