“EL DESAFÍO ES SOÑAR, PENSAR Y CONSTRUIR OTRO MUNDO POSIBLE”

[FM Riachuelo 25/7/2020] Resulta ya evidente que, lejos de tratarse simplemente de un hecho de la naturaleza, sobre la aparición y proliferación del COVID-19 se despliegan con su furia habitual las herramientas de los poderes fácticos globales. Como una doctrina del shock, una guerra psicológica cuyas armas de confusión masivas legitiman prácticas que intentan romper los lazos sociales y comunitarios, aumentan la especulación, la desunión y el individualismo en pos de profundizar la concentración de riquezas y privilegios.

La saturación de información en redes sociales y noticias falsas apunta a asustar a la población naturalizando el desencuentro y abriendo la puerta a la desestabilización de democracias ya asediadas y paralizadas ante la urgencia de resolver las desigualdades estructurales que afectan a los Pueblos. 

Al mismo tiempo, es el compromiso de los sectores populares el que, frente al contexto mundial de pandemia, soluciona los problemas más urgentes en los territorios con las ollas, comedores y merenderos sin dejar de señalar que es necesario un cambio de raíz para construir una sociedad que se base en la solidaridad, y los valores de la comunidad organizada.

Lito Borello, Secretario de DDHH de la UTEP, en un documento de la Organización Social y Política Los Pibes que coordina, señaló recientemente que el mundo se encuentra ante un “momento bisagra” y que “no se toleran más los atropellos de la oligarquía, de la derecha salvaje, de los adoradores del Dios dinero, que sólo piensan en seguir acumulando para una minoría privilegiada”. Sobre estos temas profundizamos recientemente en una entrevista que brindó a nuestra FM Riachuelo:

FM Riachuelo: Asistimos a un momento muy complejo donde aparecen operaciones desestabilizadores que se hacen en nombre de la república y la democracia, también es cierto que en las democracias de las últimas décadas no fue posible revertir condiciones estructurales de desigualdad que hoy tienen graves consecuencias ¿Hay desde los movimientos sociales una mirada sobre la democracia?

Lito Borello: Necesitamos de manera urgente una democracia directa, una democracia popular, participativa y protagónica. Una democracia revolucionaria que perfore el techo que pone esta democracia representativa, diseñada para que nada cambie y para que los poderes fácticos tengan la hegemonía de las decisiones y así asegurarse la defensa de sus intereses de clase, el interés de los poderosos, los de un puñado pequeño, mezquino, avaro, egoísta y sin corazón, insensible ante el sufrimiento de nuestro pueblo.

El problema central es este capitalismo salvaje, depredador, extractivista y financiero, que es un proyecto de muerte que pone en riesgo a la humanidad y hasta la misma  subsistencia del planeta.

FMR: Ante estas situaciones de desigualdad que atraviesan los sectores populares en Latinoamérica y a nivel global ¿Cuál debe ser el rol de la militancia y del conjunto de los movimientos populares de lxs trabajadorxs?

LB: En el marco de esta contraofensiva restauradora global y de una crisis mundial y multidimensional acelerada por el contexto mundial de pandemia, creo que es imprescindible fortalecer la resistencia a las políticas del imperialismo global, la construcción de una alternativa y la defensa de lo construido.  

Para esto considero que es fundamental la construcción de poder popular, que permita a nuestro pueblo empoderarse de mayores capacidades de autogestión y autonomía en las territorialidades concretas donde habita, dando lugar a una nueva geometría del poder que vaya creciendo y desarrollando una democracia de calles, verdaderamente participativa y protagónica.

Los Movimientos Populares, que desde siempre estamos en la primera línea de combate, ratificamos nuestro compromiso desinteresado, sincero y patriótico como lo vienen exclamando las ollas populares nacidas al calor de esta crisis.  El desafío es soñar, pensar y construir otro mundo posible. Un mundo donde quepan todos los mundos. El tiempo es ahora.

Top