“EL IMPERIALISMO CRUZÓ UNA LÍNEA” #ApariciónConVidaDeCarlosLanz

[FM Riachuelo, 1/9/2020] Carlos Lanz, militante revolucionario y bolivariano, y teórico de las guerras no convencionales contra los Pueblos de América, desapareció de su casa el pasado 8 de agosto. Desde entonces sus familiares y compañerxs en la militancia de la Revolución Bolivariana exigen su aparición y sospechan de una maniobra del imperialismo yanqui en una nueva agresión contra Venezuela. Desde FM Riachuelo, hicimos una transmisión especial en el programa de Rompé el Cerco del pasado viernes 28 de agosto, a 20 días de su desaparición, entrevistando a diversos referentes del campo popular.

Entre otros aportes, el militante venezolano fue quien desarrolló las investigaciones acerca de las guerras no convencionales llevadas adelante por el imperio estadounidense, como las “proxy war”, las guerras híbridas y las de cuarta generación, y se dedicó a ser divulgador de estas investigaciones en aras de ampliar el conocimiento acerca del enemigo y potenciar la lucha y la resistencia. Por esto, el referente de la Coordinadora Simón Bolívar de la parroquia 23 de enero de Caracas, Juan Contreras, no descarta la hipótesis de que su desaparición se trate de una maniobra imperialista: “podríamos pensar que detrás de todo esto está la ultraderecha venezolana, y por supuesto los organismos de inteligencia del imperio Norteamericano, porque Carlos es ese hombre vinculado al pueblo… en la formación y en el diseño de toda esta teoría”.

De esta manera, no se trata únicamente de ejercer la solidaridad entre los pueblos de nuestra región, como práctica política que no es cotidiana, sino también de interpretar la dimensión de lo que está sucediendo en Nuestra América. “El imperialismo cruzó una línea”, expresó Lito Borello, Coordinador Nacional de la Organización Los Pibes y Secretario de DDHH de la UTEP, y enfatizó en la necesidad de estar alerta frente al proceso de recolonización que vive la región, y la urgencia de la continentalizar la resistencia contra los poderes fácticos. “Que no se atrevan, porque nuestros pueblos tienen historia de ponerse de pie”, aseguró.

Recuperando un mensaje de David Choquehuanca, candidato a vicepresidente de Bolivia por el MAS, la integrante de Convocatoria Segunda Independencia, Carina Maloberti, reflexionó sobre que una de las formas de organizarse frente a la opresión que va diseñando el imperialismo es volver a la raíces, al vínculo directo en comunidad, recuperando la integridad y la unidad en lo diverso; volver a recuperar el ser: “hay que hacer todo lo contrario a lo que nos imponen… nosotros vamos a buscar la verdad a nuestros barrios, y desde allí volvemos a tomar el sendero y el rumbo, y eso les molesta… porque ahí recuperamos el ser, que es lo que ellos quieren desintegrar para dominarnos”.

Carlos Lanz también militaba sobre el eje alimentario, uno de los principales mecanismos de dominación del enemigo, que utiliza el hambre como arma principal para practicar el genocidio sobre nuestros pueblos; de esta manera, se encarga de desarticular cualquier experiencia de soberanía alimentaria, que cuestione el origen y la función de los alimentos en la comunidad. Así, ser soberanos sobre nuestra alimentación es fundamental para que no nos arrebaten nuestras raíces: “estamos convencidos de que es desde los territorios, con los compañeros en las barriadas, con los compañeros organizados a nivel sindical, desde ATE tratamos de tener todas las herramientas del Estado a servicio del pueblo y eso es lo que tratamos de disputar todos los días desde nuestros lugares de trabajo, articulándolo con las realidades que tenemos en los barrios”, expresó Laura Scheid, militante sindical en el SENASA e integrante de la Unión Latinoamericana de Técnicos Rurales y Agrarios.

“No está alcanzando con estar amontonados. Hace falta una unidad del campo popular, de construcción política, más allá de lo que estamos haciendo”, alertó Juan Carlos Sánchez, aportando desde una organización de base que lucha por Tierra, Techo y Tabajo, como lo es el Frente Barrial “Pocho Lepratti” de La Paz, Entre Ríos.

Quizás el desafío, como señalaba Juan Contreras, consista en lograr una plataforma continental de comunicación comunitaria: como ocurrió con la maratón radial para visibilizar y hermanar nuestra lucha con la del pueblo hermano boliviano, los medios comunitarios son imprescindibles para lograr la unidad latinoamericana y caribeña. Y es que queda en claro que todo lo ocurrido en las patrias chicas de Nuestra América tiene dimensión en nuestra Patria Grande, y todo lo que sucede en nuestros barrios es de carácter internacional. Por eso, ante esta maniobra del imperialismo, se erige la solidaridad y la diplomacia de los pueblos; es decir, como decía Evita, a la fuerza brutal de la antipatria, oponemos la fuerza del pueblo organizado.

Escuchá las entrevistas:

Top