PENSAR UN FUTURO DESDE NUESTRAS RAÍCES

[OPINOA – UNDAV – FM Riachuelo*, 06/10/2020] En la Semana de la Ciencia y la Tecnología en la UNDAV 2020,  y en el marco de los festejos por los 10 de la Universidad Nacional de Avellaneda se realizó el 3º Conversatorio del Curso de Posgrado y Extensión Universitaria «Migración, Territorio y Derechos Humanos en tiempos de incertidumbre: una mirada desde los sistemas complejos» Organizado por la Secretaría de Extensión Universitaria-Programa Desarrollo dela Cultura Nacional y Latinoamericana, Secretaría de Investigación y Vinculación Tecnológica e Institucional – Escuela de Posgrado, Red Nacional de Migrantes y Refugiados en Argentina. El panel contó con la participación de integrantes de comunidades indígenas que representan a Pueblos de América Latina e integrantes de OPINOA Organización de los Pueblos Indígenas del NOA.

El conversatorio inició con una pequeña intervención del moderador Rodrigo Ávila Huidobro, coordinador del Programa Desarrollo de la Cultura Nacional y Latinoamericana de la Secretaría de Extensión Universitaria, que dio pie a la discusión: «Es difícil pensar américa latina sin pensarla atravesada por una herida colonial, sin pensar la experiencia de la conquista, sin pensar a esos Pueblos indígenas que lamentablemente muchas veces han sido negados y expropiados de sus territorios y también de sus palabras y conocimientos.»

Le siguió Mariela Tulian es Casqui Curaca de la comunidad indígena Tulian del Pueblo Nación Comechingón de San Marcos Sierra, en la provincia de Córdoba. Además, es profesora de Educación General Básica del 2° ciclo, y es parte de OPINOA: espacio que agrupa a 172 comunidades indígenas de las provincias de Jujuy, Salta, Santiago del Estero y Córdoba, y que viene articulando con la Universidad de Avellaneda en el marco de la RIEDAI desde el año 2019 en un camino de diálogos interculturales:

“Pidiendo permiso a los cuatro vientos, a los ancestros, a los abuelxs y a los espíritus que habitan y nos protegen, y las siete direcciones, desde el universo y el corazón de la madre tierra, pidiéndonos permiso a nosotrxs, desde nuestro corazón. Primero debemos recordar que somos una Nación Plurinacional, y necesitamos ese reconociendo por parte de Estado argentino para empezar a hablar en igualdad de condiciones. 

En Argentina hubo un proceso que fue muy profundo, un genocidio físico y cultural que ha ido cambiando de forma, pero que todavía continua. Nosotrxs comenzamos a tener un reconocimiento a partir de la incorporación de algunos derechos en la Constitución Nacional a partir del año 1994 a través del art 75 inciso 17, donde se reconoce la preexistencia étnica y cultural de los Pueblos indígenas a través de la personería jurídica de nuestras comunidades. Además en el inciso 22 del mismo artículo se manifiesta la opción de convenios internacionales con otros países que otorgan derechos a su población, a partir de ahí surge el convenio 169 de la OIT y que para nosotrxs es el más importante porque en este convenio se plasman los derechos más contundentes para las comunidades indígenas, no sálo de Argentina sino de Abya Yala. Otra ley muy importante que nosotros tenemos es la Ley 26.160, que se sancionó en el año 2006 con la intención de declarar la emergencia de propiedad y posesión de los territorios que ocupamos ancestralmente. Esta ley fue creada para frenar los desalojos, el abuso y el sometimiento que las comunidades indígenas seguimos padeciendo. Esta ley no abarca todas las necesidades que tenemos, por eso venimos trabajando con la Ley de Propiedad Comunitaria Indígena, que muestra nuestra forma de entender el territorio.

Para nosotrxs el territorio no es una parcela de tierra, es una unidad de vida de la cual somos parte. Nosotrxs somos hijxs del territorio. Dependemos del territorio en todo sentido: es el buen vivir, la soberanía alimentaria. Todo surge del territorio, que es el refugio natural de las comunidades. Nuestros derechos nacen del territorio

Del encuentro también participó Jairo Alberto Guerrero Dávila (Colombia) Ingeniero Agrónomo. Pueblo Quillasinga del Resguardo de la Laguna Pejendino. Delegado de Autoridades Indígenas de Colombia por la Pacha Mama a la Comisión Nacional de Territorios Indígenas de Colombia. Facilitador en la Escuela de Formación en Derecho Propio. Se refirió a tres temas en particular: la situación dentro del territorio colombiano, los efectos de la pandemia y las consecuencias sobre el conflicto armado, además mencionó algunos temas de investigación en los que vienen avanzando:

“Somos 115 pueblos indígenas, 2 millones de comuneros, frente a 50 millones que son el resto de la población colombiana. En esos 2 millones existen 422 familias indígenas. Tenemos 31 millones de hectáreas formalizadas a través del Estado, a favor de nuestras comunidades, con las características imprescriptibles, inalienables e inembargables, que nos da el artículo 63 de la Constitución Política Colombiana. Nosotrxs gobernamos y administramos nuestros territorios. A pesar de tener todo esto también tenemos dificultades. Existen mil solicitudes de procesos de constitución de resguardo, es decir la limitación que nos hace ese Estado dentro de nuestro territorio. (…) Desde 1958 al 2019 tenemos 2300 víctimas selectivas a través del conflicto armado. En nuestras comunidades tenemos 5011 asesinadxs dentro de estos conflictos por las fuerzas paramilitares. Hemos tenido 346 masacres hasta junio de 2020. Quieren violentar nuestros territorios. Hay muchos intereses, mega proyectos de las grandes empresas. (…) En la pandemia hemos sido bien afectadxs. De los 115 pueblos tenemos 75 afectadxs con coronavirus. Lo más grave es que se nos están muriendo nuestrxs mayores, las bibliotecas vivientes. (…) Nosotrxs realizamos controles e investigaciones en las plantas medicinales. En este momento tenemos una variedad de 37 papas nativas. De las mismas plantas fabricamos nuestros insecticidas, pesticidas, y evitamos todos los venenos que están matando a la humanidad”

Además, estuvo presente por el territorio de Brasil, Daniel Iberê Alves da Silva, de Brasil, del Pueblo M’byá Guaraní, Mg. en Cs. Sociales, consejero del Consejo Municipal de Políticas Culturales de Rio Branco, Acre; consejero Fundador del Consejo Indígena del Distrito Federal; integrante del Laboratorio y Grupo de Estudios en Relaciones Interétnicas (LAGERI-Universidad de Brasilia): «Pido permiso para saludar a los Pueblos originarios que en estos tiempos enfrentan aquello que todxs nosotrxs sentimos en nuestra propia piel. La opresión del Estado que es una vez más injusto y decadente. Agradezco y me enorgullece saber que los demás hermanxs continúan en la lucha más allá de las fronteras. La libertad no tiene tiempo ni frontera. Entonces inicio con un saludo a todxs aquellxs que tienen hambre y sed de libertad. Porque estos son los puntos básicos de los pensamientos originarios de todos los Pueblos indígenas de este continente, que vivimos aquí desde antes que estos territorios tuvieran dueño, antes de haber conformado fronteras para dividirnos, para dividir nuestros pensamientos y quiénes somos. Nosotrx,s los Pueblos Originarios, caminamos. Y sin lugar a dudas, es preciso decir que fuimos llamados a pelear. Un Pueblo que caminaba y aún camina en un mundo repleto de latifundios. Continuamos caminando y enfrentando con nuestros cuerpos a todos aquellos no conocen la dignidad que tiene la desobediencia.»

Podés escuchar nuestro segmento de esta semana acá:

https://ar.radiocut.fm/audiocut/v-tu-ramiko-yandereta-ancha-llajtakunap-wayra-aire-plurinacional-volver-a-raices/

Podés escuchar el conversatorio completo acá:

 

* Esta nota forma parte de una serie de crónicas producto de la articulación entre OPINOA (Organizaciones de los Pueblos Indígenas del NorOeste Argentino), la UNDAV (Universidad Nacional de Avellaneda) como parte de la RIEDAI (Red Intercultural de Equipos de Acompañamiento Indígena), y la FM Riachuelo. Esta producción en unidad busca dar a conocer las realidades que se viven en los territorios ancestrales de primera fuente con las comunidades indígenas como protagonistas.

Top