LITO BORELLO: “HAY UNA FUERTE INJUSTICIA EN EL REPARTO DE LA TIERRA, NO TAN SÓLO DE LA RIQUEZA”

[FM Riachuelo 26/10/2020] En el clasismo de Luis Miguel Etchevehere, el poder real se muestra decidido a hostigar cualquier iniciativa popular por Tierra, Techo y Trabajo. Mientras los medios de comunicación del sistema de privilegios falsean, tergiversan y criminalizan el debate sobre la tierra y la propiedad, los movimientos sociales plantean la urgencia de avanzar con medidas de fondo para resolver de raíz lo que constituye el nudo de la desigualdad estructural en nuestro país. Por esos andares, FM Riachuelo encaró el recorrido de los conflictos de los últimos días en una entrevista con Lito Borello, Secretario de DDHH de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP).

FM Riachuelo: Ayer difundiste un comunicado solidarizándote con el proyecto artigas y con todas las luchas por la tierra y el territorio. ¿Qué tiene de especial la experiencia del Proyecto Artigas para provocar esta reacción de los terratenientes y de los medios?

Lito Borello: Los personeros de ese minúsculo grupo sigue creyendo que el mundo es para muy pocos. Son esos adoradores del dios dinero que creen que solamente algunos tienen el derecho a vivir, y a la vez con privilegios de opulencia ya insoportables, con respecto a las necesidades, los sufrimientos, angustias, a las injusticias que sufren las inmensas mayorías populares. Y también, tendríamos que decir, el sufrimiento de nuestro propio planeta, ante un modelo de producción que no solamente daña a la humanidad, sino también al medio ambiente.

FMR: ¿Por qué crees que, a este caso, se lo trata como «toma» o «usurpación», si una de lxs dueñxs es parte del proyecto?

LB: Este minúsculo grupo elige algunos iconos o momentos donde pone toda su artillería para estigmatizar, criminalizar y judicializar, y para convertir una ingeniera comunicacional que construya sentidos en favor de que ellos defiendan esa propiedad privada por sobre la vida, la justicia, la fraternidad, por sobre el amor de una sociedad que no soporta más esta filosofía de vida egoísta e individualista, este sistema capitalista depredador y financiero, este neoliberalismo que provoca políticas de descarte y que no se aguanta más. Por lo tanto, han hecho de esta experiencia del Proyecto Artigas un blanco donde poner todo su odio, su artillería para generar una situación que al mismo tiempo en el país genera enfrentamientos, genera una situación disolvente entre la sociedad porque nos enfrenta y nos provoca. Por eso creo que la solidaridad con el Proyecto Artigas está íntimamente relacionada con la pelea por la tierra para vivir y para trabajar, para poder desarrollar una vida digna y humana. Por eso, al tiempo de solidarizarnos con los compañeros y las compañeras que llevan adelante esa experiencia en Entre Ríos, en realidad lo estamos haciendo como bandera de reivindicar las muchísimas luchas y experiencias que de punta a punta del país se están haciendo en ese sentido; construyendo viviendas, huertas agroecológicas, entendiendo también la agroecología como el único modo en que podemos seguir aprovechando la generosidad de La Pachamama, pero también para con ella teniendo la gratitud de cuidarla y dejarla para las generaciones que vienen detrás de nosotros.

FMR: ¿Creés que este conflicto va a escalar? ¿A qué tenemos que estar atentas las organizaciones populares?

LB: Creo que hoy, de una u otra manera, los que puedan deben participar de la actividad que se va a hacer en Entre Ríos, o esta manifestación que también está planteada en la puerta de la Sociedad Rural Argentina, un emblema de ese minúsculo grupo de poderosos que sigue creyendo que el mundo es para ellos y nada más que para ellos. Me parece que tanto estas dos actividades como muchas que se van a hacer en los barrios, y muchísimas que en el desarrollo del día se van a estar solidarizando, van a estar también construyendo conciencia, generando en nuestras compañeras y compañeros la comprensión de que ya no se soportan más las injusticias y asimetrías de estos modelos globales, y que es necesario construir otro mundo posible, un mundo donde quepan todos los mundos.

FMR: Venís diciendo que la propiedad de la tierra es una asignatura pendiente que no tolera más dilaciones y que deben debatirse y crear soluciones de fondo ¿Qué relación tiene esto con la propiedad privada que tanto mencionan los terratenientes?

LB: Ya no tenemos más alternativas, no hay más manera de embellecer un paradigma que está en crisis, y por lo tanto en esa expresión del programa que los movimientos populares llevamos adelante –Tierra, Techo y Trabajo–, en ese programa para todos y todas, va de alguna manera el símbolo del derecho humano que tenemos los pueblos de construir otra sociedad, un mundo fraterno que de verdad nos sintamos orgullosos de dejarlos a nuestros pibes y pibas hacia adelante. Tenemos esa responsabilidad.

En ese sentido, también, los movimientos populares tenemos un rol protagónico, en un momento en que el modelo dominante del capitalismo está resignificando a los trabajadores. En estas últimas décadas se ha ido generando un movimiento de trabajadores en donde los movimientos populares y las organizaciones sociales somos una parte importante de los más castigados y los más humildes, que tuvimos que inventarnos el trabajo. Por eso cariñosamente Francisco nos llama poetas sociales, pero también nos dice que tenemos una responsabilidad histórica: ser sujetos de transformación, en la construcción de ese otro mundo posible y esa otra sociedad. Nosotros desde los movimientos populares asumimos esa responsabilidad, nos cargamos la mochila al hombro de esa responsabilidad histórica que nos toca en el tiempo que transitamos. Y por lo tanto los movimientos populares se están fortaleciendo, mejorando sus condiciones estructurales, y no solamente peleando por algunos derechos, también estamos peleando por la construcción de ese paradigma.

FMR: También venís diciendo que los movimientos populares son estigmatizados, judicializados y reprimidos  porque saben que son el sujeto de transformación ¿Cómo  se debe entonces construir soluciones de fondo si apenas se comienza una experiencia en ese sentido reacciona el poder terrateniente con todo su poder político y mediático?

LB: Hoy creo que los trabajadores tenemos esta hermosa oportunidad de no solamente pelear por lo derechos, sino pelear para ser parte protagonista de democracias mucho más participativas y protagónicas, que perforen el techo de esa democracia representativa donde sólo tenemos la oportunidad de votar. Un protagonismo activo, cotidiano, consecuente, coherente entre lo que decimos y lo que hacemos. Y una participación que vaya haciendo democracias más horizontales, más directas, participativas y protagónicas, donde nosotros no seamos tan sólo beneficiarios de políticas sociales, sino actores y constructores de nuestro propio destino.

Así que creo que es desde ahí es cómo tenemos que mirar esta batalla que nos libran los poderosos en el marco de cuestionar esta experiencia del Proyecto Artigas. Mirarla en lo macro, mirar cómo frente a la oportunidad de países que intentan un recorrido soberano y digno para nuestras Patrias, y la construcción de modelos de sociedad fraternos, que defiendan los intereses nacionales y populares, los poderosos están dispuestos, en aras de mantener sus privilegios, de cruzar la línea y hacer cualquier cosa. Pues que sepan que acá nos van a encontrar, como hace muy poquitos días pasó en Bolivia, como hace muy poquitas horas tenemos el honor, el orgullo, la alegría de celebrar la batalla y la victoria del pueblo chileno en ir caminando a un proceso de liberación. Los pueblo seguimos caminando a un proceso de liberación nacional y social, los pueblo de América Latina seguimos caminando hacia la recuperación del proyecto de San Martin y de Bolívar hacia una gran Patria Latinoamericana, los pueblos estamos caminando en la construcción de ese otro mundo posible, como dicen los zapatistas, un mundo donde quepan todos los mundos.

FMR: Por último, en cuanto a la tierra ¿hacia dónde creés que debemos dirigirnos para construir ese otro paradigma?

LB: En cualquiera de los programas que hoy están trabajándose desde los distintos movimientos o los distintos sectores, se llamen como se llamen, todos estamos imaginando la necesidad de una redistribución de la tierra. Se llame reforma agraria o le pongamos el nombre que queramos, está claro que hay una fuerte injusticia particular en el reparto de la tierra, no tan solo en el de la riqueza. Todos los programas contemplan una necesidad de discusión al respecto de este tema, todos hacen de esa temática de vivienda y hábitat, y de agricultura familiar, temas centrales y vitales para ver cómo salimos de este atolladero, de esta pandemia que no es solo una crisis sanitaria, sino que son las crisis que nos provocan estos modelos que nos están llevando a estas situaciones.

Por lo tanto, también creemos que hay que descentralizar la población, que hay que poder permitir la construcción de cientos de pueblos y de ciudades nuevas; una reorganización demográfica, con otra geometría del poder y otra distribución, no con aquellas que nos fueron imponiendo para también hacer más fácil la dominación de los poderosos. Creo que tenemos que tener un país en su extensión mucho más poblado en lugares estratégicos, para poder defender de mejor manera por lo que vienen los poderosos; por nuestra agua, nuestro petróleo, nuestra energía, nuestra biodiversidad. Por lo tanto, creo que también tiene un sentido de defensa nacional una reubicación de nuestra población, con muchos más pueblos y ciudades en todo el país, que nos permita en una disputa tan compleja a nivel mundial que nuestro territorio esté mucho más poblado en este sentido, con una nueva geometría del poder. Y que también diseñe un sistema de democracia y estado mucho más cercano a la posibilidad concreta y material de defender los interese nacionales y populares.

Top