«ESTAMOS EN TIEMPOS DE VOLVER A SER JIWASA: NO SOY YO, SOMOS NOSOTROS»

[OPINOA – UNDAV – FM Riachuelo*, 01/12/2020] Ha casi un mes de la recuperación de la democracia en el Estado hermano de Bolivia, todavía las organizaciones populares seguimos analizando el histórico discurso de David Choquehuanca, vice presidente. Para ello, el aporte de los Pueblos Originarios es crucial. Bolivia siempre se caracterizó por mostrar un orden estratégico desde la organización de la sociedad con respecto a la reivindicación de la causa indígena. Desde la fuerza, la constancia y la paciencia que los caracteriza, los hermanos del Estado Plurinacional demuestran, a partir su cosmovisión en donde el territorio es todo, que un “mundo” pluricultural e intercultural es posible.

Después de un año de gobierno dictatorial, el 8 de noviembre de 2020, el territorio boliviano regresó a la democracia con Luis Arce como presidente, y David Choquehuanca como su vice, quien inició su discurso: “Con el permiso de nuestros Dioses, de nuestros hermanos mayores, de nuestra Pachamama, de nuestros ancestros, de nuestras Sachachilas. Con el permiso de nuestro Patujú, de nuestro Arco Iris, de nuestra sagrada hoja de coca. Con el permiso de nuestros pueblos…” expresó, y continuó: “La obligación de comunicarnos, la obligación de dialogar es un principio del vivir bien. Durante siglos los cánones civilizatorios del Abya Yala fueron desestructurados, desromantizados y muchos de ellos exterminados. El pensamiento originario fue sistemáticamente sometido al pensamiento colonial, más no lograron apagarnos, estamos vivos. Somos de Tiwanaku.Somos fuertes, somos como la piedra, somos calahuahua, somos cholque, somos sinchi, somos rumi, somos jenecherú: fuego que nunca se apaga. Somos de Samaipata, somos jaguar, somos Katari. Somos Ainos, somos Maoríes, somos Comanches, somos Mayas, somos Guaraníes, somos Mapuches, somos Mojeños, somos Aimaras, somos Quechuas, somos Hopis, y somos todos los pueblos de la cultura de la vida que despertamos nuestro Larama. Larama: rebelde y con sabiduría”.

 En relación a las primeras palabras expresadas por el vicepresidente boliviano, Solita Pereyra, Tinkina del Pueblo Nación Tonokoté reflexionó: “Ha sido como volver a la casa, como cuando uno está de viaje y vuelve a la casa. Fue un discurso maravilloso, en donde nombra los conceptos y preceptos que tiene esta cultura, que también es la nuestra. En mi pueblo Tonokoté nosotros somos parte del Kollasuyu (…) El Ayni y la Minca son los valores fundamentales que todas las naciones deberían tener, hasta en la Constitución Nacional deberían estar, porque es lo que se convierte en el Ayllu, que no es solamente un grupo de personas, sino que significa la unión con la tierra, que todos somos iguales ante la Madre Tierra, desde donde nacen nuestras raíces”

El hombre de la comunidad Aymara de Cota Cota Baja continuó: “Estamos en tiempos de los hermanos de la Panaca Pachakuti. Hermanos del cambio, donde nuestra lucha no solo era por nosotros, sino también por ellos. (…) Buscamos hermandad. No buscamos enfrentamientos, buscamos la paz. No somos de la cultura de la guerra ni de la dominación, nuestra lucha es contra todo tipo de sometimiento, y contra el pensamiento único colonial, patriarcal, venga de donde venga. La idea del encuentro entre el espíritu y la materia, el cielo y la tierra, de la Pachamama y la Pachacama; nos permiten pensar en una mujer y hombre nuevo. Podremos sanar a la humanidad, al planeta y a la hermosa vida que hay en él, y devolver la belleza a nuestra Madre Tierra (…) Hoy Bolivia y el mundo viven una transición que se repite cada dos mil años, en el marco de la ciclidad de los tiempos. Pasamos del no tiempo al tiempo, dando inicio a un nuevo amanecer, a un nuevo Pachakuti en nuestra historia. Un nuevo sol y una nueva expresión en el lenguaje de la vida, donde la empatía por el otro, o el bien colectivo sustituyen al individualismo egoísta. Donde los bolivianos nos miramos todos iguales y sabemos que unidos valemos más. Estamos en tiempos de volver a ser Jiwasa: no soy yo, somos nosotros. Jiwasa es la muerte del egocentrismo, Jiwasa es la muerte del antropocentrismo, y es la muerte de eurocentrismo. Estamos en tiempo de volver a ser iyambae, que es un código que han protegido nuestros hermanos guaraníes, iyambae es persona que no tiene dueño. Nadie en este mundo tiene que sentirse dueño de nadie, y de nada.

Sobre esta parte del discurso, Solita Pereyra explicó: “La Panaca es el linaje de la Pachacama, es decir una gran familia, un linaje de hermanos. Además, habla de que nadie puede dominar a otro. Cuando se refiere a lo patriarcal está dando un mensaje de fortaleza, al mismo tiempo que nombra lo que sucedió con la invasión colonizadora, pero remarca de lo que sucederá con este nuevo inicio. (…) En su discurso habla siempre desde un eje y desde la dualidad, es decir de la Pachamama y la Pachacama, en representación de la mujer y el hombre. Nuestra cosmovisión también se basa en esta complementariedad, al lado de la mujer está el hombre, y al lado del hombre está la mujer (…) Además, no solamente tenemos que ver por nosotros, sino por los demás, porque ahí está el Ayllu, ahí está lo comunitario. Nuestra cosmovisión empieza con la observación de las cuatro estrellas, de ahí viene lo comunitario, eso que a nosotros nos hace ser como somos, vivir en comunidad, y ver la necesidad del otro, ayudar y ser solidarios. Lo que le pasa a unx le pasa a todxs, y esto se debe hacer sin pensar ni siquiera en una retribución, ese es el Ayni, nace del corazón y es lo más grande que hay”

Choquehuanca concluyó su discurso: “El nuevo tiempo significa escuchar el mensaje de nuestros pueblos que viene del fondo de sus corazones, significa sanar heridas, mirarnos con respeto, recuperar la patria, soñar juntos, construir hermandad, armonía, integración, esperanza para garantizar la paz y la felicidad de las nuevas generaciones, solo así podremos alcanzar el vivir bien y gobernarnos nosotros mismos. ¡Jallalla Bolivia!”

 En este sentido es interesante observar como Choquehuanca expresa y muestra, a través de un discurso de unidad, una íntima relación entre un cambio de orden político y el Pachakuti por el que transita toda la humanidad actualmente.

 

Segmento semanal «+V+TU RAMIKO YANDERETA / ANCHA LLAJTAKUNAP WAYRA / AIRE PLURINACIONAL»

https://ar.radiocut.fm/audiocut/termina-este-ciclo-ha-sido-terrible-y-comineza-uno-en-va-a-resurgir-vida/

 

* Esta nota forma parte de una serie de crónicas producto de la articulación entre OPINOA (Organizaciones de los Pueblos Indígenas del NorOeste Argentino), la UNDAV (Universidad Nacional de Avellaneda) como parte de la RIEDAI (Red Intercultural de Equipos de Acompañamiento Indígena), y la FM Riachuelo. Esta producción en unidad busca dar a conocer las realidades que se viven en los territorios ancestrales de primera fuente con las comunidades indígenas como protagonistas.
Top