LUCAS CABELLO: «ABRIERON LOS PELOTEROS, PERO CASACIÓN NO RESPONDE»

[FM Riachuelo, 12/12/2020] A más de un año de la sentencia, el policía que le disparó a Lucas Cabello, Ricardo Ayala, continúa libre ya que la sentencia fue apelada y se encuentra aún en casación. Hace unos días, Lucas publicó en sus redes un video denunciando el hecho, y desde FM Riachuelo le hicimos una entrevista.

FM Riachuelo: ¿Lucas cuales son tus sensaciones y pensamientos a un año de esta sentencia?

Lucas Cabello: La verdad ya pasó un poquito más de un año. El 5 de diciembre me llegaron los recuerdos de facebook como aparecen siempre “un dia como hoy”, que estábamos todos en la puerta de tribunales. Éramos una banda, festejando lo que fue la sentencia por fallo unánime de los jueces, porque los 3 jueces estuvieron de acuerdo en que se sentencie al policía que quiso asesinarme, fue eso lo que pasó. Y bueno, mirando un poco los recuerdos pensando que todavía no se hizo justicia, que el policía está libre, caminando por las calles de su barrio como si no hubiera hecho nada, la verdad que yo sentí una bronca muy grande y se me ocurrió subir ese video en forma de descargo, a ver si alguien podía tomar cartas en el asunto. Porque el tema de la cuarentena yo lo puedo entender, pero ya han vuelto actividades de todo tipo, y casación y la fiscalía están trabajando. Yo lo que quiero es que el policía vaya preso como tiene que ser, como debería haber sido hace un año. Pero bueno, es porque es policía, si hubiese sido al revés yo estaría preso desde el primer día.

FMR: ¿Que necesitás decirle a la justicia, o a los jueces que sostienen esta situación?

LC: Decirles que si quieren vean devuelta la causa porque ahí están todas las pruebas. Todas las pruebas avalan mi teoría, que es la verdad, porque yo desde el primer momento fui a tribunales a decir la verdad, no fui a inventar nada, sólo a pedir justicia, tampoco quería  que le den pena de muerte; yo quiero justicia tanto para mi, como para mi familia, que la venimos luchando hace un monton de años. El día a día se nos hace muy difícil, yo ya estoy en casa pero por culpa de este policía yo tengo un montón de problemas de salud y de motricidad que me complicaron un montón la vida. Yo tengo una nena de 7 años y todavía no le puedo explicar qué pasó con esa persona que me disparó, y está creciendo y a veces mete más preguntas y yo no sé cómo responderle. Le diría a los jueces que revisen otra vez y que vean que están todas las pruebas para sentenciarlo a los 16 años que le corresponden. Yo no sé si este año corrió como que él estuvo preso y va a cumplir 15 o los 16 porque tampoco me notificaron nunca de nada.

FMR: ¿Cómo fue tu vida en este año? ¿Cómo fue tu vida después de esa sentencia?

LC: Después del 5 de diciembre, explotando de felicidad. No es algo chiquito lo que se logró, que 3 jueces den por culpable a un policía por un caso de gatillo fácil, que ha ocurrido mucho acá en el barrio con chicos y chicas que ya no están, lamentablemente. Yo por suerte lo puedo estar contando, y estar con ustedes ahora, pero fue una cuestión de suerte, porque la bala iba un poquito más para el costado y no estaríamos hablando. Me acuerdo de estar contento en esos primeros días pero después decir “todavía no pasó nada”, porque yo fui consciente enseguida de que no vi que el policía se fuera  preso o esposado. Yo sabía que no iba a ir preso, y bueno, tuvo tanta suerte que hubo una pandemia mundial que hizo que se aplace 7 u 8 meses y todavía seguimos esperando. 

FMR: Lucas, ¿qué te sostiene en esta lucha por seguir exigiendo justicia?

LC: Principalmente me sostiene mi hija. Yo tengo un vínculo con mi Milena, mi hija, que es muy fuerte, traspasa todas las barreras. Cuando ella viene, por más que yo esté en otra habitación y ella esté ahí, es como que me motiva a hacer muchas cosas. También tengo a mi vieja que es de fierro, que siempre está conmigo. Hay días en los que no quiero saber nada y mando a la mierda a todo el mundo, porque me levanto que no quiero, que no puedo, y así. Tengo días que estoy bien y días que estoy mal, como todas las personas, no como una persona discapacitada, pero a mí me agarra más la depresión de saber que no se hizo justicia, porque quizá yo puedo estar mejor. No digo que voy a volver a caminar o recuperar la vida que tenía antes porque el policía esté preso, pero poder vivir con más libertad. Yo vivo en un departamento que se ve de a 5 cuadras, yo no sé si el policía me está espiando a mí o a mi casa, la verdad que no lo sé. A veces me da miedo eso porque no puedo defenderme y vivo así.

FMR: ¿Cómo se sigue hacia delante?

LC: Se sigue adelante con mucha fuerza de voluntad, con las personas que te acompañan, que en cuanto te estás quedando atrás te meten un empujoncito. Con ustedes también que estuvieron desde el principio en el  juicio, siempre agradecido por que hayan estado desde el primer día hasta el último. En el ultimo me acuerdo que me dieron el chalequito, que lo tengo guardado como un tesoro. Así se sigue, y también esperar que se resuelva esto, porque ya lo condenaron, el fallo fue unánime. Ahora falta que casación firme la sentencia pero no se movieron para nada, parece. No recibí ninguna notificación de aviso de audiencia,  y como lo había dicho antes, las actividades volvieron, si bien no todas, sí en un noventa por ciento. Casación y fiscalía están trabajando, no se mueven porque son los mismos jueces que planchan la causa, es así.

Top