RÍO CUARTO: INTERCAMBIO DE SABERES Y CULTURA DEL ENCUENTRO

[FM Riachuelo, 4/3/2021] Como dice Francisco, la cultura del encuentro es posible a través de abrazarnos en nuestra diversidad. Allí se siembran las semillas de la transformación de este mundo hacia uno donde la fraternidad, la unión y el ser colectivo sean algunos de nuestros valores principales. “De esos brotes de ternura que luchan por subsistir en la oscuridad de la exclusión surgirán árboles grandes capaces de oxigenar este mundo”.

No es casualidad tampoco, que una vez más, y tantas veces, las ideas que expresa Francisco tengan puntos de contacto con la realidad, las vivencias, y las prácticas de los movimientos populares.

En este espíritu entonces, el día miércoles 24 de febrero se dio inicio a una jornada de intercambio de tres días entre un grupo de estudiantes universitarios de Río Cuarto (Córdoba), militantes de Convocatoria Segunda Independencia y del Movimiento Popular Los Pibes (CABA). Durante toda la jornada fueron visitados los espacios de trabajo y compañeros de distintas organizaciones pudieron conocerse y compartir sus experiencias.

Esa misma mañana, el grupo compuesto por trabajadores de la Cooperativa Fray Luis Beltrán, Convocatoria Segunda Independencia, Escuela de Boxeo Los Pibes y FM Riachuelo llegó desde Buenos Aires para conocer experiencias de organización popular de estudiantes y trabajadores de Río Cuarto.

Se comenzó compartiendo un desayuno, presentando cada uno de los espacios y experiencias con la presencia de Carina Maloberti (Convocatoria Segunda Independencia) y Lito Borello (Movimiento Popular Los Pibes).  Luego de los testeos de COVID correspondientes, los compañeros de Río Cuarto comenzaron a compartir un recorrido por algunos de sus espacios mientras, entre charlas y mates, se debatía cómo cada organización se desarrolla en sus barrios y cómo cada uno analiza la realidad que lo rodea.

La primera parada fue en la cooperativa gráfica Bases, donde trabajadores y estudiantes a través de la lucha lograron hacerse de la maquinaria necesaria para impulsar su proyecto de imprenta. Sus trabajadores realizan la impresión de diferentes medios gráficos locales; uno de ellos es el semanario El Megáfono, nacido en el 2004. Es un medio parido por este grupo organizado para dar a conocer las problemáticas de su ciudad, las luchas de su pueblo y análisis político para aportar al debate de diferentes espacios de organización donde es repartido. Lo que hace Bases es encargarse de todo el proceso de producción: redacción, impresión y difusión. Los trabajadores tuvieron que aprender a usar las máquinas una por una para lograrlo. Antes de la pandemia la tirada llegó a ser de 3000 ejemplares, pero ahora tuvieron que volcarse a la virtualidad. Se dio un gran intercambio sobre las experiencias en la militancia por la comunicación popular, las distintas relaciones con los sindicatos de prensa, con otros medios comunitarios y con el territorio, las formas de organización del trabajo y proyectos de vida en la lucha.

En Bases también se llevan adelante proyectos de biblioteca popular, impresión de libros para la formación política, sublimación en tela y todo tipo de trabajos gráficos que puedan servir a mejorar las condiciones de prensa y comunicación de las organizaciones locales.

La segunda visita fue al Almacén Cooperativo de la Cooperativa de Consumo Mercosol. Allí se ofrecen productos de la Economía Popular y Social a bajo costo. Tienen un esquema de asociación con los vecinos y vecinas para mantener garantizado el mantenimiento del mercado y también la posibilidad real de consumir algunos productos a menor precio que el que ofrecen las grandes empresas de distribución de los alimentos. Está sostenido por un grupo de trabajadoras y trabajadores que se dedican a establecer vínculos con pequeños productores y cooperativas para brindar la posibilidad de vender sus productos sin intermediarios empresarios de por medio, para obtener mayor ganancia. Se recorrieron las góndolas y se compartieron algunos productos como quesos saborizados que enamoraron a los porteños.

Luego se pasó a conocer las cooperativas IT10 e INGENIAR, de software y telecomunicaciones. Se dio una serie de intensos encuentros de debate acerca de la comunicación, el territorio, el acceso de nuestro pueblo a las nuevas tecnologías y a las conexiones, las relaciones en común y las necesidades teóricas y prácticas de cada uno de los espacios. Se siguieron compartiendo comidas y mates mientras se intercambiaban conocimientos de un lado hacia otro. En algún momento se infiltró una buena partida de ajedrez y unos esperados choripanes. Ni con la boca llena se logró cortar el debate ni las ansias de construir algo juntos.

Se establecieron algunos proyectos en común a futuro donde cada espacio aportará su saber y materiales para mejorar las condiciones tecnológicas y comunicacionales de sus territorios.

Esa fue la clave del encuentro: compartir lo que se sabe siempre conscientes de que es en pos de construir algo más grande. Juntarse con otros y aprender de ellos entendiendo que es el único camino para transformar la realidad. Siempre priorizando el proyecto político de construir otro mundo posible y así marchar hacia una vida más justa y digna.

 

Top