LA FE Y LA LUCHA: 8 AÑOS DE FRANCISCO

“La Fe y la lucha”. Con estas palabras el Padre Sergio Gomez Tey describió el vínculo entre los Movimientos Populares y el Papa Francisco en el acto de celebración en Luján del pasado sábado, por los 8 años de pontificado de Jorge Mario Bergoglio. No se equivocaba: de a cientos, los trabajadores de la Economía Popular nucleados en la UTEP, desafiaron un mediodía caluroso para, barbijo y alcohol en gel mediante, hacerse presentes en la explanada de la Basílica de Luján. Para decirle a Francisco que ellos lo escuchan, lo siguen y lo sienten un verdadero Papa de los Pueblos.

Francisco potencia a los que luchan por “Tierra, Techo y Trabajo” en la misma medida que estos inventan un camino posible, de paz y justicia social, contra el derrotero guerrerista que plantean los poderes fácticos globales como escapatoria a la crisis del sistema. Los movimientos populares, resistiendo y construyendo alternativas, van inventando en su acción la letra que Francisco recoge y traduce con sensibilidad popular demostrando que existe otro camino posible, que organizarse y luchar tiene sentido.

No debe extrañar entonces que a este diálogo -de palabras, pero más de gestos: de decir haciendo- entre Francisco y los “descartados del sistema” le corresponda una proporcional indiferencia, censura y tergiversaciones de los medios hegemónicos, aquellos que diariamente patean en contra de la dignidad de los Pueblos. Para muestra basta un botón: si los 8 años del primer Papa Argentino no son suficiente acontecimiento, recordemos que hace pocos días un hecho de alcance geopolítico mundial, como fue su visita a Irak, tampoco contó con una cobertura a la altura.

El brazo mediático del poder fáctico -especialmente en su capítulo nacional- busca meter una cuña en esa mutua referencia que se tienen Francisco y los movimientos. Palos en la rueda, intentando que el andar de los Pueblos sea más lento. Honrosas excepciones, algunos medios comunitarios, populares y alternativos que con conciencia histórica vienen desde hace varios años poniendo el micrófono en el subsuelo de la Patria, replicando el vibrar de las marchas de San Cayetano y pronunciando sin equívocos: “Tierra, Techo y Trabajo, son derechos sagrados”.

Es por eso que en esta nota, resultado de nuestra cobertura de la celebración en Luján de los 8 años de pontificado de Francisco, decidimos honrar su ida y vuelta con los “poetas sociales” compartiendo algunos testimonios, allí expresados, que ilustran la valoración que se tiene de su rol en el movimiento popular. Esas palabras que Francisco se preocupa siempre en escuchar:

Esteban “Gringo” Castro, Secretario General de UTEP: “Lo más fuerte fue cuando fuimos al primer encuentro de Movimientos Populares en el Vaticano. Yo particularmente no tenía conciencia de qué me iba a encontrar. Me encontré con dirigentes y dirigentas de todos los movimientos del mundo, y después cuando tuvimos la posibilidad de escuchar el discurso, coincidía profundamente con nuestro planteo. En un momento en que acá en Argentina nos llamaban choriplaneros, ahí en el Vaticano el Papa nos elevó espiritualmente y vinimos con la idea de que la lucha que estábamos dando estaba bien, que había que pelear mucho contra la fragmentación que genera el sistema. El Papa termina diciendo que este sistema no se aguanta y que con el amor como motor de la historia había que construir un sistema basado en una economía centrada en los seres humanos. Planteo que coincide con el de nuestra Economía Popular”.

Lito Borello, Secretario de Derechos Humanos de la UTEP: “Creo que fundamentalmente, Francisco es una gran inspiración. Y cuando hablo de inspiración no estoy hablando de su rol religioso, creo que de alguna manera su valoración hace que más allá de la espiritualidad y de la religión que cada uno profese, el Papa Francisco hoy es una gran inspiración para todos los Movimientos Populares de todo el mundo”.

Lucas Pedró, integrante de Misioneros de Francisco: “Somos contemporáneos de un momento muy especial, histórico. Por primera vez en dos mil años de historia de la Iglesia tenemos un Papa argentino y además latinoamericano, de la Patria Grande para el mundo. El Papa caminó nuestros barrios, estuvo con nosotros, no es que nació hace ocho años, tiene una historia en las villas en los barrios muy coherente y se corresponde con lo que ahora es el Papa Francisco. Nos interpela de esa manera: nos ha llamado a construir las tres T, Tierra, Techo y Trabajo. Nos ha llamado a construir la fraternidad, la amistad social, a defender la casa común. Decimos que Francisco constantemente nos tira centros, entonces es nuestra responsabilidad ir cabeceando, ir misionando el mensaje de Francisco, que se multiplique, que no quede solo en la Iglesia, sino que trascienda”.

Marta Ferraro, referente de la Agrupación De Frente, integrante de la Mesa Gremial 19y20 de la UTEP: “Francisco es un antes y un después, creo que significa eso para la Iglesia Católica. El papado de Francisco es una bisagra. La última acción del papa al visitar Irak muestra lo que es. Muestra lo que quiere que la Iglesia sea y la amplitud y el respeto por los otros incluso los que tengan otras creencias. Hoy estamos reunidos los Misioneros de Francisco, fuimos creados después que el Papa asumiera, somos una congregación joven y somos los que nos relacionamos con los movimientos sociales, los que estamos continuamente trabajando en la base, los que estamos sosteniendo la pandemia, los que estamos sosteniendo la crisis. Así que no solamente lo vamos a festejar a Francisco, sino que nos vamos a festejar a nosotros”.

Mario González, un militante del Movimiento Popular Los Pibes: “Esto lo dice todo, dónde estamos hoy y ahora: en la plaza de Luján es donde tenemos que venir a reivindicar los ocho años del Papa que es lo más importante. Con los Carreros, los pata sucia, con los pobres. Porque realmente es lo que dice el Papa: ¡hagamos lío! El Papa empezó a hacer lío en Irak y nosotros acá lo apoyamos como en los últimos ocho años, que esperemos sean ochenta”.

Ana María, presente en la celebración con las compañeras del Comedor Bartolina Sisa de la Organización Convocatoria Segunda Independencia: “el sábado pasado hicimos llegar la Virgen al barrio, la Virgen Gaucha, la Virgen de los Argentinos, en un momento muy especial del mundo con esta llegada del Papa a Irak. Orando y haciendo fuerza por Francisco es que, es que nosotros trajimos la Virgen de Luján al barrio. Y hoy la volvimos a traer acá, a Luján, donde se va a hacer el cierre, donde vamos a estar todos los compañeros del barrio apoyándolo a Francisco en estos ocho años de papado. Y que nos de fuerza, yo creo y hablo, ahora sí en nombre de mis compañeros, que la religiosidad y la lucha van de la mano en el pueblo. Por eso estamos acá y es muy importante para nosotros lo que es la religiosidad más allá de los credos, sino la lucha de un pueblo por estar mejor. Porque ´otro mundo es posible´”.

Gabriel “Pato” Duna, integrante del Movimiento Misioneros de Francisco: “Para nosotros simboliza mucho Francisco. De hecho lo voy a traducir un poco al futbol: Francisco juega en otra liga. Es un líder mundial, que arriesga hasta su vida para dar el amor que le está dando hoy al mundo, ni hablar a nuestra Latinoamérica, pensemos en todos los momentos en que bancó a personas como Lula, como Evo, que fueron castigados por esta justicia que tanto nos castiga hoy, la nueva manera de castigar a los Pueblos. Creo que Francisco para nosotros es alguien indiscutido y le voy a robar la frase a un compañero que la dijo: verdaderamente tiene estrategia política, a nosotros nos mata la coyuntura del día a día, y verdaderamente Francisco nos muestra otro camino”.

El mensaje de Francisco

El encuentro del sábado concluyó con las bendiciones a los presentes oficiadas por el Obispo de Luján, Monseñor Jorge Eduardo Scheinig, quien introdujo su intervención compartiendo un mensaje que “de puño y letra” Francisco le envió a los que se habían reunido frente a la Basílica:

«Te pido por favor que les digas que les agradezco, que estoy con ellos. Que rezo por sus familias y por sus trabajos».

Top