ARTISTAS SOCIALES: ENTREVISTA A WILSON EL PAYADOR

[FM RIACHUELO 23/12/2017] Wilson el payador es un artista comprometido con la realidad social y la lucha popular. Oriundo de Los Toldos, se dedica a viajar y cantar dando la batalla cultural en cada trinchera, con sus ideas y su guitarra. Sus payadas comenzarán a escucharse desde el aire de FM Riachuelo, por eso el cantor dialogó con Rompe el Cerco Informativo, programa al que dedicó unas palabras improvisadas:

“Este cerco hay que romperlo, hay que inventar la verdad

que al borde de la ciudad el cerco quiere vencerlo,

 el pueblo que quiere serlo no deja tomarse el pelo,

 ni sus banderas al suelo,

así que éste grito vive para que aguanten los pibes

por FM Riachuelo.”

Antes de iniciar la entrevista, el cantor expresó: “Siempre digo que una de las parte más hermosas  del trabajo que hacen ustedes es el ejemplo de lucha, se convierten en un faro de la lucha social.  Lo que hacen con la vivienda y la comunicación es una demostración, y para mi es un honor que gente como ustedes me  invite a formar parte de este espacio”.

FMR: ¿Hace cuanto que sos payador?

Yo diría que soy payador desde que nací, las palabras fueron mis primeros juguetes. En realidad toda la gurizada improvisa cuando canta. La canción de memoria es un invento reciente en la humanidad y antes que nuestras madres o maestras nos enseñen canciones de memoria, cantamos y bailamos. De grande, en la pre adolescencia elegí la forma de la payada y la línea de los payadores anarquistas, (ahí en La Boca se sabe mucho de esto), y sobre todo del canto social. La cumbia villera canta lo que pasa en las villas, el flamenco lo que pasaba en las minas, el blues lo que padecían los negros esclavizados en el tabaco y algodón. Los cantos populares cantan de lo que pasa abajo.

FMR: ¿Por qué te decidiste por la payada? ¿Por el contenido social?

Yo soy de la llanura y me siento de acá. No me siento norteamericano. Me sentiría ridículo con lentes de cuero, barba y gritando “yeah” como hacen algunos que nacieron a la orilla del rio Paraná. El canto tiene que ser una marca identitaria, tuve la suerte de que mi familia me transmitiera la cultura propia  de este lugar. Eso igual no tiene nada que ver con al acervo nativo, la patria, la bandera, todas esas cosas que son chamuyo del estado. Yo hablo del canto del paisano de acá, de esta zona. Yo creo que si no fuera payador seria cumbiero. Es más creo que soy un poco cumbiero, candombero y murguero. Que son las voces que pertenecen a estos lugares.

FMR: Estamos en una época en la que intentan imponernos una cultura hegemónica, vos sentís que la peleas desde ese lugar?

Si, estamos en la trinchera. La cultura no es lo que sucede sólo en los medios masivos. ¿Para qué queremos que la murga del barrio vaya al programa de Tinelli? ¿Para que el comercio lo asimile? Cada barrio  tiene su cultura y eso nunca lo van a poder matar, podrán generar industrias gigantescas y multimillonarias, vender millones de discos, pero la murga , el candombe, la milonga , el tango y el barrio están mas vivos que nunca.

FMR: En estos momentos complicados tal vez resurge esa cultura popular

Ellos intentan convertir lo popular en mercadería, todo lo intentan neutralizar. El che Guevara se transforma en una remera con valor en el mercado. Los pueblos avanzan de a poco pero son los que tienen  la verdad. Las batallas se van ganando, a pesar de los retrocesos. Las madres en 40 años sin tirar un solo tiro están ganando la batalla, los barrios están mostrando que la policía nos mata a la gurizada. Esto es gracias al trabajo de personas que están en organizaciones culturales, sociales, políticas como la de Los Pibes.

FMR: ¿Crees que los momentos críticos te inspiran mas al momento de componer?

Yo creo que en estos tiempos el rol social de cualquier persona toma mucha más relevancia. Con las aguas tranquilas no pasa nada. Pero si Scioli o Vidal matan  a un pibe por día en los barrios, nuestro deber cobra más importancia. En tiempos de guerra hay que atrincherarse  y armarse cada no desde su lugar, ustedes en la comunicación, yo con mi guitarra.

FMR: ¿Donde te estás presentando con tu arte?

Nací en los toldos, y hoy vivo en 9 de julio, a 300 km de la ciudad de Buenos Aires, realizo presentaciones continuamente: esta es mi vocación. Los que me mandan a agarrar la pala, pueden esperar sentados, que la agarren ellos. Además los que te mandan a agarrar la pala, primero que nunca vieron una en su vida, segundo que reivindican una moral esclavista. Este es mi modo de vida. Viajo y canto, alejándome del consumismo, no sólo por una cuestión ideológica, sino también porque tampoco me alcanzaría la plata para consumir lo que ofrece el mercado, aunque quisiera.

Estoy continuamente yendo a Buenos Aires, cantando en un lugar u otro, ya sea en alguna actuación o en alguna trinchera, ya sea marcha o movilización.  Es más, tenía pensado en ir hoy a Lomas de Zamora, pero me comentaron unas chicas que allí fueron maltratadas y lo cancelé, no puedo ir a cantar a un lugar así cuando las compañeras están intentando reivindicar los discursos de igualdad de género.

FMR: ¿Quien es tu referente?

Lo del ídolo es un invento de la industria, el ídolo y el fanático tienen un trasfondo religioso, los garcas pensaron: “¿quiénes mueven las masas en el mundo? La iglesia católica, bueno entonces hagamos escenarios con forma de catedral, y que haya ídolos o reyes del pop.” Tenemos que desarmar eso. Yo soy fanático de expresiones, de la cumbia villera, de la payada, del chamamé y por supuesto hay personas que uno quiere, como Cesar Gonzalez, Pablo Lescano, Pablo Marchetti, Bruno Arias, que son personas que abajo del escenario son más grandes que arriba y que compartimos ideas y valores. Yo me crie escuchando a Horacio Guaraní, Armando Tejada Gómez, y eso por supuesto influye en mi canto. No es lo mismo criarte escuchando Julio Iglesias que a Horacio Guaraní, a quien le pusieron bombas en la casa.

FMR: ¿Qué opinas de fusiones como el rock y el folklore?

Yo creo que todo lo que esté hecho honestamente y con sinceridad está bien. Yo me emociono más con  pibes golpeando latas en el barrio que con Calle 13. El rock tiene un origen muy noble, viene del blues, de la marginalidad total. Después el mercado lo incorpora, lo masifica. A mi no me molesta que alguien mezcle sonidos, pero si a ese chico que toca la guitarra le han hecho creer que es norteamericano, ahí estamos en problemas, porque el sistema lo ha cagado al chico. La industria inventa al ídolo y muchos jóvenes tienen expectativas exitistas, esos terminan siendo los peores músicos, porque el verdadero músico quiere tocar y toca y compone canciones profundas y hermosas, habla de lo importante, en cambio cuando la expectativa es la fama y el dinero ahí perdemos todos. Y esos terminan todos muertos: Elvis Presley, John Lennon, Whitney Houston, Cerati, el sistema los agarra, los masacra y los tira a la basura.

Deja un comentario

Top