JUAN CARLOS SÁNCHEZ: “EN UN SISTEMA DE VIDA QUE TE PLANTEA EL INDIVIDUALISMO, NOSOTROS PLANTEAMOS LO COLECTIVO”

[Radio Vida, FM Riachuelo, 3/5/2021] En el marco del día Internacional de las trabajadoras y los trabajadores, FM Riachuelo lanza una Serie de Notas y Entrevistas a distintxs referentes del Movimiento de Trabajadorxs, con y sin patrón.

Estamos convencidxs de que la Clase Trabajadora en su conjunto, en pleno proceso de reformulación y de debates, no sólo mantiene su vitalidad para luchar por sus derechos, también defiende soberanía construyendo comunidad a diario. Es por esto que, muy lejos de dejarnos llevar por el ruido ensordecedor de las armas mediáticas del poder fáctico y sus medios masivos, esperamos que este material sirva de aporte a ese proceso de debates, tan necesarios y urgentes como la Unidad estratégica de todo el campo popular.

Para esta entrega, en una coproducción con Radio Vida de Entre Ríos, en el marco de la red de corresponsales populares que FM Riachuelo organiza para dar cuenta de las luchas en distintos rincones de nuestra Patria, dialogamos con Juan Carlos El Negro Sánchez, referente del Frente Barrial Pocho Lepratti 19 y 20 UTEP de La Paz, Entre Ríos, quien tiene un amplio recorrido militante, sobre en todo en la lucha por la vivienda, para que aporte una mirada desde quienes luchan y trabajan por Tierra, Techo y Trabajo.

Radio Vida: Queremos conocer un poco tu historia. ¿Cómo llegaste a la militancia? ¿Cómo esa militancia te llevó a las luchas por la vivienda y por la economía popular?

Juan Carlos Sánchez: En Bueno Aires, en los primeros tiempos, no fui a vivir a capital sino al conurbano bonaerense, a Lanús Este, en una villa, donde vi mucha necesidad de compañeros y compañeras trabajadores y me fui formando al calor de la lucha del movimiento obrero. De ahí tomé conciencia de que teníamos derechos. Yo militaba en la iglesia antes que en el sindicalismo, era una Comunidad Eclesial de Base, donde realmente nos iban educando: que dios existe, dios hecho hombre, no una cosa abstracta; en cada compañero, en cada hermana y hermano debe estar la acción de Jesucristo. En eso me fui formando.

El tema de la vivienda lo sufrí acá en La Paz, y los seguía sufriendo en Buenos Aires. Es un problema a nivel nacional, no es un problema de acá de La Paz; la vivienda sigue siendo un problema, el no tener acceso a la tierra, y uno hoy en día ve la toma de tierra por los medios de comunicación de alcance nacional. Nosotros en el ‘80 fuimos a tomar 200 hectáreas de tierra y del 80 al 83 le exigimos al gobierno inconstitucional -porque había una dictadura- una ley de expropiación, que el Estado compre y nos venda a nosotros. Ahí tuvimos que hacer experiencia de cómo el pueblo organizado exigía derecho, y ahí viene el tema de la vivienda y de la tierra del 81, o sea que nosotros en Buenos Aires logramos que el gobierno, en este caso provincial, comprase las tierras privadas y nos las vendiera a nosotros, y por medio de cooperativas nosotros construimos las viviendas. Esa fue una experiencia muy rica y que a nosotros nos llevó a organizarnos y luchar por nuestros derechos.

RV: Según tu experiencia como militante popular, ¿qué sentido tiene construir comunidad en nuestros barrios y asentamientos? Y en la práctica concreta ¿qué es hacer comunidad?

JCS: En un sistema de vida que te plantea el individualismo, nosotros planteamos lo colectivo. “En comunidad” quiere decir, en síntesis,  que tenemos identidad en común, problemas en común y eso es lo que nosotros retomamos. Se ve en las ciudades o en provincias como en la nuestra, se ve más fuerte la cosa individual, el “sálvese quien pueda”. Nosotros planteamos al revés, lo que nos viene planteando el Papa, “nadie se salva solo”, y entonces formamos comunidad. La comunidad nuestra acá en la Paz es La Ribera, yo soy nacido y criado y tengo la misma identidad, tengo las mismas necesidades, quizá no las mismas en nivel material sino a nivel espiritual, que veo en mis hermanos y hermanas ribereños, que no tienen posibilidad de trabajo, no tienen la posibilidad de tener acceso a la tierra, posibilidad de tener una vivienda, y eso tiene que hacer la comunidad. Lo que en síntesis plantea el Papa es al revés de lo que nos plantea un sistema que sólo el que tiene capital dice “yo soy más que vos”, y no es así,  somos todos iguales, somos seres humanos, tenemos sentimientos, tenemos los mismos derechos. La comunidad en síntesis es eso, tener problemas en común y resolverlos en comunidad; en común, con toda la población que venimos sufriendo esta falta de trabajo de tierra y de vivienda.

RV: De cara al 1ero de mayo ¿Qué desafíos tienen por delante los trabajadores en nuestra Patria? ¿Cómo hay que prepararse para encarar esos desafíos?

JCS: Los desafíos son grandes, pero uno tiene que partir desde la base, y la historia del primero de mayo comienza en Chicago hace más de 130 años. Los distintos gobiernos que han luchado en contra de nuestros intereses, los intereses de los que realmente producimos riqueza, han trabajado para empobrecernos, así que los desafíos hoy en esta crisis que estamos viviendo son grandes. Primero debemos buscar la unidad de los trabajadores en su conjunto, los que tienen patrón que están sufriendo que su salario es bajo y lo que sufrimos los trabajadores y trabajadoras que no tienen patrones; nosotros sinceramente queremos que los gobiernos dejen de dar planes, nosotros queremos trabajo, nosotros estamos cansados de que haya programas alimentarios. Nosotros queremos trabajo para así comer lo que nosotros queramos comer, no lo que ellos quieren que comamos.

Hay que recomponer el movimiento de los trabajadores porque ha cambiado el mundo, ha cambiado la Argentina. Yo recuerdo que en Buenos Aires trabajaba en la industria; hoy hay muy poca industria porque en realidad ha cambiado el modelo de país, pero tenemos todo para recomponerlo. Tenemos el desafío de generar unidad, en distintas provincias, con una identidad muy clara: somos trabajadores que producimos riqueza y vivimos en la pobreza, qué contradicción. Entonces esto nos tiene que fortalecer para armar un proyecto, como dice el Papa, “construir un mundo donde quepan todos los mundos”, que somos todos seres humanos y somos sujetos, no somos objetos y hoy está planteado a nivel mundial que somos un objeto, entonces se dice: “vos tenes 50 años ya no servís más”, y no es así, servimos, seguimos teniendo sentimientos. Antes en La Paz no existía un hogar de ancianos, antes los abuelos estaban en la familia, era sabiduría para los nietos, y eso quiere decir el Papa, no somos sujetos de descarte. Al contrario, hay mucha sabiduría, nosotros peleamos por esa sociedad y ese es el gran desafío.

Top