NAHUEL CASADEMUNT: «LA ORGANIZACIÓN POPULAR NOS PERMITE ABORDAR REALIDADES PARA PODER TRANSFORMARLAS»

[FM Riachuelo, 6/4/2021] Desde la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP) se está conformando la Secretaría de Educación Popular. Este espacio da cuenta de que los Movimientos Sociales y Populares se encargan de gestionar la educación del pueblo, y no es algo que hace únicamente el Estado o los sectores privados. Desde FM Riachuelo conversamos con Nahuel Casademunt, secretario de Educación Popular de la UTEP y militante del Movimiento Evita, sobre los objetivos de esta secretaría, la situación educativa de nuestro pueblo y las experiencias de educación popular.

Podés escuchar la entrevista completa acá, o leerla a continuación:

FM Riachuelo: ¿Cómo se está dando la conformación de la Secretaría de Educación Popular y cuáles serán sus objetivos?

Nahuel Casademunt: Estamos en un proceso de ordenamiento de las distintas secretarías que se constituyeron en el marco de nuestra herramienta gremial a nivel nacional. La Secretaría de Educación Popular es una, el objetivo es construir un espacio de participación colectiva de los distintos compañeros y compañeras que vienen trabajando desde la educación popular, desde los movimientos populares a lo largo y ancho del país; absorber todas esas experiencias, darles contenido y construir colectivamente perspectivas de herramientas que nos permitan a nosotros consolidar todo esto que ya venimos llevando adelante hace muchos años.

Desde la Secretaría ya tuvimos algunas reuniones. Con el primer disparador que estamos trabajando es los datos que surgen del análisis de las inscripciones que hubo en el ReNaTEP (Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular), de más de dos millones de personas que se registraron en el mismo, en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en donde los números que pudimos ver, estadísticos, que aparecen vinculados a la cuestión de la terminalidad educativa, es que el 60% de las mismas no finalizó algún tramo obligatorio, o estudios primarios o estudios secundarios. Entonces nos parecía importante desde la Secretaría construir herramientas para poder acercar propuestas de terminalidad educativa para poder modificar un poco esa realidad.

Por otro lado se estuvieron trabajando desde las organizaciones -y lo estamos tomando- cuestiones vinculadas a la conectividad, los problemas de conectividad en barrios populares vinculado a lo que es la continuidad de las trayectorias educativas y estamos pensando en trabajar en un relevamiento educativo más fino en los barrios populares, para tener un diagnóstico más certero de cuál es la situación en los mismos, sabiendo que han habido trabajos de compañeros cercanos como por ejemplo lo que es la experiencia del Profesorado Pueblos de América, en la 21-24, que trabaja con una herramienta de alfabetización en donde construyeron relevamientos, y los números en barrios populares también son altos de falta de terminalidad educativa. 

En principio estamos abocando un poco nuestras energías por ese lado, y después por otro lado hay un registro que se creó a nivel nacional de la Dirección de Experiencias Educativas Comunitarias y de Gestión Social Cooperativa en donde se están haciendo relevamientos de espacios de gestión social y cooperativa a nivel nacional, y nos parece una herramienta interesante para poder sistematizar las propias experiencias de las organizaciones a lo largo y ancho del país. Por lo cual también nos parece piola construir este relevamiento para tener también un diagnóstico de cuantas experiencias educativas tenemos entre bachilleratos populares, espacios de primera infancia, centros de primera infancia, jardines maternales, profesorados populares, todas estas experiencias que se vienen construyendo a lo largo y ancho del país, para tener una idea de cuál es la realidad de nuestras experiencias, de nuestra fuerza la UTEP, desde la perspectiva educativa.

FMR: Nahuel, ¿qué comprendemos como Educación Popular y por qué la UTEP se está encargando de esto?

NC: La Educación Popular, entendemos, es una herramienta desde la cual se nos permite trabajar. Tenemos la referencia de Pablo Freyre en general y de otros grandes compañeros y compañeras que han trabajado la misma en distintos escenarios, desde entender cómo abordar la realidad en que vivimos y desenmascarar aquellas cosas que quedan matizadas y darle voz y visibilizar aquello que a veces queda oculto. Porque vivimos como vivimos, cuáles son las condiciones en las que estamos, cómo se construyen las sociedades en las que estamos, de dónde viene la organización del trabajo, todas estas cuestiones que entendemos nosotros desde las herramientas de la organización popular nos permiten abordar estas realidades para poder transformarlas. Lo que nos parece importante es, desde esa perspectiva, describir y analizar los contextos en los que trabajamos, en los que vivimos, en los que nos educamos, sino también encontrar respuestas que permitan abordarlos. 

Entendemos a la Educación Popular en este marco y desde esa perspectiva es que los movimientos populares venimos desarrollando experiencias educativas desde las cuales abordar con esta mirada lo que hacemos.

FMR: Hablaste de un 60% que tiene dificultades con la terminalidad de sus estudios, ¿Por qué es tan importante fortalecer a esos compañeros en temas de educación?   

NC: Históricamente en nuestras sociedades la educación fue la posibilidad cierta de la construcción del ascenso social. Nosotros entendemos a la educación desde ese marco también, entendemos a la educación también en el marco de abordar e incorporar nuestras prácticas. Desde la Economía Popular entendemos que nuestras prácticas educativas también tienen que ver con construir formatos educativos que puedan adaptarse a nuestras realidades laborales. Cuando hablamos con los compañeros de Misiones, los yerbateros, que tienen un formato de período laboral de seis meses que están en la zafra, y después les cuesta a ellos enganchar propuestas educativas a las cuales ellos puedan incorporarse que atienda esas realidades. Entonces decimos cómo podemos hacer, ni hablar de lo que son las experiencias de los campesinos en Santiago del Estero, y miles de experiencias a lo largo y ancho del país donde a veces tenemos que ver cómo matizamos la construcción de las trayectorias educativas atendiendo esas realidades en función de poder construir marcos de aprendizaje, también poder terminar los estudios y que eso permita seguir profundizando la posibilidad de tener otras herramientas de formación como Profesorados que están apareciendo, como la construcción que están haciendo en Santiago del Estero y los compañeros de Barrios de Pie, de una Universidad Popular. La posibilidad de seguir desarrollándose como personas, como seres humanos  más allá de lo que a veces el sistema pretende, que es adaptarnos en función de una línea de trabajo. Entendemos la educación mucho más allá de esa perspectiva.

Esto lo hablamos también con la historia de las empresas recuperadas. Cuando los bachis populares empiezan a crearse en las empresas recuperadas había compañeros que nos contaban que en la empresa que tenía una sofisticación ISO 9001 y los compañeros que trabajaban no tenían el primario terminado, era como que una cosa era más importante que la otra. A partir de eso poder formarnos nos parece que es clave y poder hacerlo desde una perspectiva educativa vinculada a lo que entendemos son los conceptos de lo es la Educación Popular; nos parece que suman a construir una mirada distinta de hacia dónde queremos ir como personas, como sujetos y como propuestas políticas pedagógicas específicas vinculadas a las realidades de nuestros proyectos educativos enraizados en el territorio comunitariamente. 

FMR: ¿Cuál es la situación de los espacios de Gestión Social Cooperativa, tienen reconocimiento del Estado y los recursos?

NC: La Ley Nacional de Educación aprobada en el 2006 establece dos o tres formas de Gestión, la gestión estatal y la gestión privada y nombra en la misma a la Gestión Social Cooperativa. Desde el 2006 en adelante no ha habido en artículos normativos grandes aportes al respecto, existe un documento borrador para la discusión del Consejo Federal y algunas experiencias jurisdiccionales como las llamadas Escuelas de Gestión Social del Chaco, que son experiencias muy interesantes, tienen financiamiento propio, nombran a los docentes y tienen un formato de funcionamiento muy piola, la verdad que para conocer y para aprender mucho de la experiencia de los compañeros y las compañeras. Después existen experiencias en Río Negro de escuelas que se definen como tal. Hay en la historia nuestra experiencias muy ricas, muy entreveradas con lo que podríamos llamar, experiencia de educación comunitaria.

La verdad que es una deuda del sistema educativo la construcción de marcos normativos que permitan que este tipo de propuestas no solamente sean reconocidas, sino que también tengan un marco de funcionamiento, y la verdad que los movimientos populares venimos en esta búsqueda hace muchos años, de cómo nuestras experiencias pueden ser reconocidas, abrazadas y empoderadas por el Estado. Entendemos que la gestión social es un espacio a explorar y a tratar de darle un marco de funcionamiento que permita que las experiencias florezcan. En la Ciudad de Buenos Aires, tenemos algunas experiencias muy interesantes, los Bachis Populares, los CPI que también son experiencias que están dentro de la órbita de Desarrollo Social pero que tranquilamente podrían también ser jardines reconocidos por el Ministerio de Educación de la Ciudad, hay un montón de experiencias.  

La verdad que en este desafío de encontrar los marcos normativos nos estamos juntando muchas organizaciones, muchos movimientos populares a tratar de construir un aporte en ese debate. Entendemos que es un debate abierto, el que no haya mucho escrito lo que nos permite soñar y pensar en ese marco construir herramientas que consoliden la construcción de propuestas políticas pedagógicas, que ya existen, y que además el Estado pueda financiarlo. Por lo cual  esperamos poder avanzar en ese debate y encontrar cual es la manera de abrazar eso. 

Es una muy buena señal que el Ministerio de Educación a nivel Nacional en esta gestión haya creado una dirección específica que empiece a abordar un poco también esa realidad y esos debates. Hay una compañera, Natalia Peluso, que está a cargo del área y nos permite vislumbrar una perspectiva de poder avanzar en esa discusión y que la voz de los movimientos populares, que siempre decimos nos ven pero no nos escuchan, pueda ser escuchada también en el ámbito educativo y que podamos aportar también en el marcos normativos que pueda abrazar e impulsar aún con más fuerza estas experiencias que hoy los movimientos sociales vienen construyendo en todo el país.

FMR: Este sábado es el lanzamiento de Movimientos Sociales por la Educación Popular de Gestión Social y Cooperativa, ¿de qué se trata este espacio y cómo va a ser este lanzamiento? 

NC: Este es un espacio que se está construyendo en la Ciudad de Buenos Aires que surge desde la experiencia de los Bachis Populares, a lo cual se sumaron los Profesorados Populares, se están sumando los Jardines Maternales conveniados, se están sumando los CPI, se están sumando espacios de proyectos educativos informales como espacios de apoyo escolar, proyectos como los de Proyecto C que son proyectos educativos no formales. La verdad que estamos teniendo un impulso muy fuerte y están acercando miradas de propuestas educativas de otras provincias y creemos que esto que se está construyendo en la Ciudad de Buenos Aires pueda ser un faro para agrupar estas experiencias que veníamos nombrando en Santiago del Estero, en el Chaco, en Misiones, en Tucumán, en todas las provincias del país para construir una voz que nos permita expresarnos respecto a  esto que entendemos puede ser un marco normativo propio. La verdad que viene muy bien, hay invitados internacionales que están confirmando su presencia. Compañeros de Cuba, Venezuela, Colombia. 

Con lo cual se está armando algo muy lindo y ojalá podamos nuclear un poco la construcción de una síntesis que aporte a pensar cómo construir marcos normativos en el marco del Sistema Educativo que lo permita. La Ley Federal de Educación ya lo plantea como algo que existe y hay que reglamentar nada más.

FMR: Sobre el debate instalado “virtualidad o presencialidad”, en el acto de lanzamiento de la UTEP, el Gringo Castro, secretario general, dijo que hay que discutir la educación en sí, qué educación queremos. ¿Cómo interpretan esto desde la educación gestionada por los movimientos populares?

NC: Nosotros hemos hecho un relevamiento sobre la cuestión de la conectividad en Barrios Populares, hemos hecho muchas actividades solidarias, redes de apoyo escolar, redes de articulación con propuestas educativas para poder acercar en esta virtualidad herramientas que permitan la continuidad pedagógica. Tenemos dos grandes debates por un lado la necesidad de que nuestros pibes y nuestras pibas tengan un lugar para estar. No es lo mismo estar en tu casa en un departamento en el centro que tener que convivir en el marco de lo que son las realidades de nuestros barrios populares. La verdad es que la escuela es una referencia importante. 

Y por otro lado la discusión de la conectividad es una discusión que inclusive supera lo netamente educativo, hay todo un debate vinculado al derecho a la conectividad en los barrios en términos generales. Se vienen construyendo políticas públicas desde el ENaCom (Ente Nacional de Comunicaciones) y la verdad que nos parece que hay que ver cómo ampliar para que llegue a todos lados y que la conectividad no sea un privilegio y sea un derecho. Tenemos mucho para seguir discutiendo, para seguir construyendo porque la pandemia lo que ha hecho es visibilizar la realidad de nuestros barrios y las dificultades estructurales que venimos sufriendo hace muchos años, que hay que ir abordando a medida que vayamos avanzando con soluciones y políticas públicas. 

El ReNaBaP (Registro Nacional de Barrios Populares) visibilizó y nos permitió ponerle nombre y apellido a estos cuatro mil quinientos barrios a lo largo y ancho del país. Y tiene que ser un punto de partida para poder empezar a abordar en los mismos la concreción de políticas públicas que permitan dar respuesta a esto que en términos de la educación la pandemia visibilizó de manera muy cruel.  

 La UTEP creo que nos tienen que permitir poder encontrarnos para poder pelear por cada uno de estos desafíos que tenemos por delante, porque es mucho lo que hay que trabajar.  Y desde el aporte de la Secretaría, la idea es poder aportar ese granito de arena que nos permita mirar con un poquito de entendimiento la realidad educativa de nuestro pueblo, la construcción de las herramientas específicas que nos permita a nosotros  ir mejorando como personas porque nuestros sueños tienen que ver con eso. Ojalá que en este proceso de construcción de mayores marcos de unidad podamos ir consiguiendo pequeños hitos que vayan avanzando en ese sentido desde la perspectiva educativa, desde la perspectiva gremial, desde todas la herramientas que vayamos construyendo en el marco de nuestra organización, del sindicato. 

Top