UTEP: RECLAMAN MEDIDAS URGENTES PARA LA ECONOMÍA POPULAR

[FM Riachuelo, 14/6/2021] El pasado sábado la Unión de Trabajadores de la Economía Popular lanzó un comunicado reclamando una serie de medidas urgentes para que el sector pueda transitar en mejores condiciones la profunda crisis que se vive en las barriadas populares del país. El aguinaldo para los trabajadores de la economía popular aparece como el principal punto en un contexto donde los ingresos de las actividades de la EP están fuertemente afectados por un escenario de restricciones y una inflación que también golpea el bolsillo de las mayorías trabajadoras.

El comunicado también destaca “la necesidad de la incorporación al cronograma de vacunación de los y las trabajadoras sociocomunitarias”. Que se agilice la distribución de alimentos que, de la mano de comedores y ollas populares, juegan un papel esencial en los lugares más sensibles de la crisis pandémica. Y, finalmente, que se profundice la recaudación y ejecución del impuesto a las grandes fortunas que prevé por Ley su inversión en la integración urbana de los barrios populares.

Con la colaboración de la red de corresponsales populares, FM Riachuelo recogió testimonios de experiencias de la economía popular que dan cuenta de las críticas situaciones que se viven detrás de estas demandas:

 

Juan Carlos Sanchez, Frente Barrial Pocho Lepratti (La Paz, Entre Ríos)

Estamos de acuerdo con los cuatro puntos del comunicado, dado que somos los trabajadores/as de la Economía popular quienes venimos desde el gobierno anterior aguantando una enorme crisis laboral y social. Es justo recibir un aguinaldo.

También en la pandemia venimos poniendo el cuerpo. Desde hace más de un año trabajadores, compañeras y compañeros, venimos ayudando en los barrios con los comedores. Ese trabajo es esencial, por eso es importante que reciban las vacunas  quienes exponen su vida día a día con una acción solidaria para ayudar a bancar la situación.

En esta crisis no vemos que lleguen a tiempo los alimentos para los nuestros. Tiene que ser una acción mucho más rápida desde el gobierno para que lleguen esos alimentos a los comedores populares.

Además necesitamos señalar la situación que se vive en el día a día con los consumos problemáticos. En las barriadas la problemática se profundiza: es una muestra de la crisis que atravesamos, y sobre esto también reclamamos más ayuda del gobierno.

La exigencia de que paguen quienes tienen las grandes fortunas es necesaria, para que esos aportes sirvan para la integración urbana en nuestros barrios. Esto debe avanzar. Es una obligación del gobierno que esta ley socio urbana avance para mejorar la calidad de vida en los barrios. Con la integración se genera trabajo para quienes mejoran sus propios viviendas. Son los que aportan la mano de obra, y ponen en valor este trabajo que se realiza por parte de los compañeros/as que son sujetos de transformación en los barrios populares.

 

Alejandro Lucero, Equipo Sanitario del Movimiento Popular Los Pibes

Después de 15 meses de pandemia, consideramos que es justo y necesario que cada una de las compañeras y compañeros que han sostenido, y lo siguen haciendo, las ollas de la solidaridad, sean vacunados con urgencia.

Proteger y cuidar a aquellos que están en la primera línea en esta crisis que estamos atravesando es tarea esencial del estado. Pero además consideramos que también es esencial y estratégico el trabajo que se viene haciendo desde las organizaciones populares, construyendo alternativas a este sistema capitalista que solamente le interesa la ganancia dejando afuera a millones de habitantes de este planeta.

Es esencial y estratégico tener proyectos alternativos y dejar de lado la eterna cantinela de las inversiones y el derrame. Esas teorías economicistas liberales, igual que la de la oferta y la demanda, lo único que hacen es engañar a nuestra población y dejar cada vez más a más cantidad de pobres por fuera del sistema de producción dominante. Por eso creemos que es doblemente esencial y estratégica la tarea que se hace desde las organizaciones populares: en la coyuntura actual vinculada a una pandemia, pero también es la única posibilidad que tenemos de construir un mundo distinto, un mundo digno y feliz para todos y para todas.

 

Gladys Gonzalez, Merendero Los Naranjitos (Concordia, Entre Ríos)

Somos los que estamos palpando la realidad todos los días. Le estamos poniendo el pecho en la primera línea de batalla. Nosotros también somos trabajadores y nos merecemos el aguinaldo, por más que no tenemos patrón hacemos mucho, estamos siempre cumpliendo con nuestras comunidades y para solventar nuestras familias necesitamos tener esa ayuda.

Las vacunas son muy importantes porque nos merecemos que nos vacunen en los merenderos, en las ollas populares, en las huertas comunitarias. Son esenciales nuestros compañeros.

 

Marta Sanagua, Paseo de la Economía Popular Martín Cisneros (La Boca, CABA) 

La situación alimentaria en el barrio no está bien. A pesar que las organizaciones populares los comedores y los merenderos están paliando el hambre de los nuestros, lo que hace falta para resolver esa necesidad, es que los gobiernos actuales se sienten a hablar con los referentes de los Movimientos Populares y de las Cooperativas Recuperadas, porque en toda la Argentina hay producción de alimentos de calidad, pero poco de eso llega a la mesa de los nuestros. Es necesario que el gobierno compre esa producción para alimentar al pueblo. Con lo poco que tenemos no está alcanzando. 

Es necesario que dialoguen y concreten una compra a los Movimientos populares y  a las cooperativas recuperadas, porque tenemos toda la alimentación necesaria, verduras, carnes, frutas, arroz, fideos todos los alimentos  que se producen en el país, y con eso podemos abastecer gran parte de los comedores y los merenderos de toda Argentina.

 

Celia Albarracín, Merendero Los Hermanos (Concordia, Entre Ríos)

Nosotros estamos dando más de 500 raciones de comida. En el último tiempo se sumó más gente, más familias, más gente grande. Me parece bien que podamos tener lo necesario para poder trabajar: no estamos vacunados, corremos riesgo con todos los compañeros que trabajamos en el merendero. No accedimos a la vacuna. Siempre con los cuidados que tenemos con barbijo, alcohol, protegiéndonos nosotros mismos porque acá en el merendero no tenemos asistencia médica ni nada. Hay que seguir peleando: por un aguinaldo para todas las compañeras y compañeros.

Top