LITO BORELLO: “NICARAGUA SIGUE SIENDO UNA INSPIRACIÓN”

Este 19 de julio se conmemoran 42 años del triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua. En un contexto donde el imperialismo yankee redobla sus embestidas contra los territorios del continente que reafirman una perspectiva emancipadora, FM Riachuelo conversó con Lito Borello, Coordinador Nacional del Movimiento Popular Los Pibes de Argentina.

En 1986, Borello integró una de las tantas Brigadas Internacionales que en los años 80 se movilizaron desde diversos rincones de la Patria Grande para solidarizarse de cuerpo presente con la perspectiva revolucionaria que abría el triunfo sandinista.

FMR – ¿A 42 años de la Revolución Sandinista que se cumplen hoy, cuál es el significado de esa Revolución?

Lito Borello: Nicaragua sigue siendo un faro en América Latina que muestra, mal que le pese al imperialismo, que sigue siendo un proceso heroico a pesar del asedio que sufre hace tantos años. Que construye una alternativa de sociedad frente al capitalismo salvaje, depredador, financiero y extractivista. No podemos entender la dignidad del ejemplo nicaragüense sin tomar dimensión de la magnitud del hostigamiento del imperialismo.

A Nicaragua le pasa como a Cuba: 60 años de bloqueo y a pesar de eso el pueblo cubano nuevamente se pone firme para defender esa revolución. No es que no existan elementos a solucionar o para corregir, pero lo primero que hay que pensar es que es una isla y que otro país difícilmente hubiese soportado este bloqueo de 60 años. Lo soportan por esa coherencia y dignidad rebelde que tiene el pueblo cubano.

El ejemplo de Nicaragua está más invisibilizado pero también recibe ese asedio que intenta quebrar otra “antorcha” revolucionaria. Que hoy reivindica 42 años de su histórico triunfo y que se sostiene construyendo una sociedad mucho más fraterna e igualitaria que le permite tener soberanía en su Patria.

Hoy recuerdo con emoción, después de tantos años, la experiencia brigadista en Nicaragua. También estuvo ahí nuestro compañero el Oso Cisneros. No es casualidad que la coherencia revolucionaria haya juntado esas historias: el Oso y Nicaragua. Y por los mismos motivos reivindicamos también la lucha que lleva adelante la Revolución Bolivariana en Venezuela y todos aquellos países que luchan, resisten y combaten contra el hostigamiento del imperialismo. Es por esto mismo sigue teniendo total vigencia aquel clamor del Sandinismo hace 42 años: es necesario construir otra sociedad.

FMR – ¿Qué enfrentaban los revolucionarios en Nicaragua en aquel entonces y que enfrentan los Pueblos del continente hoy en día?

LB – El enemigo sigue siendo el mismo: es el imperialismo con esa garra asesina, con su apetencia de seguir teniéndonos como su patio trasero. Ahora continúa con modos de injerencia mucho más sofisticados. Hay más perversidad y un formato de guerra integral: el discurso de la “ayuda humanitaria” por la crisis global es un mascarón de proa de invasiones destinadas a ocupar nuestros territorios y llevarse nuestras riquezas mientras empobrecen nuestros pueblos.

Pero la situación no debe desanimarnos. Así como Chávez decía que nuestra primera etapa independentista nos costó 300 años de luchas, nosotros decimos que después de 200 años América Latina recorre una segunda etapa de un nuevo tiempo emancipador. Insisto: esto se ve en la resistencia de los pueblos.

FMR – ¿Cómo interpretás en estos últimos meses la profundización de ese hostigamiento que sufren estas experiencias históricas como las de Nicaragua o Cuba? ¿Cómo se responde a eso desde el movimiento popular?

LB – Como venimos diciendo, a partir de lo que el Papa Francisco planteaba junto a Evo Morales en Santa Cruz de la Sierra en el Segundo Encuentro de Movimientos Populares: este sistema no da más y es necesario construir otro mundo posible. Y como dicen los zapatistas un mundo donde quepan todos los mundos.

Ante tanto asedio y tanta presión del imperialismo contra cada uno de los países que intenta resistir es importante dar el presente a la hora de ser solidarios y consecuentes. Dar el saludo y plantear que esa lucha es la misma lucha en toda América Latina. Es necesario continentalizar la resistencia a esta embestida imperialista y construir la alternativa retomando banderas históricas de unidad continental que levantaron los patriotas como San Martín, Artigas, Bolívar y todos aquellos que construyeron esa primer etapa independentista. Sobre esa base debemos caminar hacia un nuevo tiempo emancipador y hacia una segunda y definitiva independencia.

FMR – Volviendo a lo puntual de Nicaragua ¿Qué podés comentar sobre la posición del gobierno argentino respecto de la denuncia internacional impulsada por EEUU sobre Nicaragua?

LB – Nosotros aspiramos a que el gobierno de Argentina no caiga en esa presión que a veces organizan los poderosos para que nuestros gobiernos se hinquen ante los designios imperialistas. Creemos que tanto en el caso de Cuba, como el de Venezuela y el de Nicaragua, como de cualquier país que intente dignamente mantener su soberanía, el gobierno argentino debe sostener una posición clara de la no intervención. Cuando se cede a la presión de los imperialismos se terminan adoptando posiciones tibias o contradictorias, que en definitiva no ayudan a la lucha de nuestros pueblos.

Top