ELECCIONES CGT: “EL PODER NO PUDO EVITAR EL HECHO MALDITO”

[FM Riachuelo, 12/11/2021] Ayer se realizó la jornada de elecciones de la Confederación General del Trabajo (CGT), en la que se decidió que la nueva conducción será un triunvirato conformado por Pablo Moyano (Camioneros), Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estación de Servicio). Luego de una masiva movilización del Movimiento Obrero y los Movimientos Populares realizada el 18 de octubre en la que se mostró una fuerte unidad, ayer la CGT emitió un documento que da cuenta de la búsqueda por profundizar esta unidad de la clase trabajadora. Lito Borello, coordinador nacional del Movimiento Popular Los Pibes y secretario de Derechos Humanos de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), brindó una mirada positiva sobre esta jornada de la CGT, el documento emitido y la incorporación de Pablo Moyano en la conducción.

Podés escuchar la entrevista acá, o leerla a continuación:

FM Riachuelo: Teniendo en cuenta el proceso de unificación de la CGT y su confluencia con la UTEP, ¿qué mirada tenés sobre la jornada de ayer?

Lito Borello: Primero hay que dejar claro que acá hay una puja de intereses muy grandes, porque los poderosos saben que cada vez que nos juntamos creamos mejores condiciones de construir la fuerza capaz de ir hacia  las transformaciones más profundas. Por lo tanto, muy lejos de temas de carácter secundario, lo primero que tenemos que decir es que es otro paso que nos permite seguir uniendo a los trabajadores y las trabajadoras, y que más allá de que seguramente tendremos cuestionamientos a tales o cuales dirigentes, a determinada participación o no de la que tengamos como UTEP, lo que tenemos que decir es que la consolidación de un triunvirato de la CGT donde se incluye a Pablo Moyano y donde está claro que, más allá de las formas que se vayan a dar, la UTEP está dentro de ese proceso de unidad, es claramente un paso más hacia seguir acumulando condiciones para ir hacia las transformaciones que necesitamos y que cada vez son más urgentes.

Por lo tanto, es una alegría, y felicitamos a Pablo (Moyano), que más allá de los intereses que jugaron hasta el último minuto para tratar de que esto no fuera así (recordemos todo lo que nos costó que la marcha del 18 de octubre se hiciera, que hubo muchas intenciones de que se bajara o se fuera modificando el perfil, para tapar ese río inmenso de trabajadores y trabajadoras que llenaron las calles el 18 de octubre, y esa foto maravillosa de una 9 de Julio repleta de organizaciones de los Movimientos Populares que dan cuenta de que no se puede tapar el sol con las manos). Así que es una inmensa alegría, un paso más, y felicitamos a los compañeros del Frente Sindical que fueron haciendo de punta de lanza para que ese sector fuera parte del triunvirato. Un triunvirato que por última no fue un cuarteto, que era otra manera más de debilitar el lugar que iba a tener Pablo Moyano, y por lo tanto una altísima felicitación a todos, a nosotros también, porque fuimos parte de ese éxito que coronó ayer en la determinación del triunvirato.

FMR: De las últimas veces que te tuvimos en el piso, recordamos planteos muy concretos acerca de lo que implica consolidar un movimiento de trabajadores activo en la lucha popular. Entonces señalabas dos temas: por un lado conformar una mesa de crisis para discutir una salida a favor del pueblo, y por otro la necesidad de un programa de los trabajadores. ¿Creés que podemos ver algo de estos dos planteos en el documento emitido por la CGT en el día de ayer?

LB: Absolutamente. El documento, pese a lo extenso, da cuenta de que esa hoja de ruta está en el texto que salió ayer acompañando al triunvirato. Hay una clara manifestación donde se pide un espacio para la participación y donde el trabajo está en el centro: la generación de trabajo, el trabajo como articulador, el trabajo como un vertebrador fundamental de la sociedad que queremos construir. Me arriesgo a decir que hasta hay mucha inspiración en los últimos textos y las últimas recomendaciones que viene dando (el Papa) Francisco, que por cierto son al mundo en general, pero no olvida que es un argentino que está llevando adelante este papado.

Por lo tanto, creo que el documento también hay que incluirlo y tenerlo en cuenta en el éxito de ayer. Me parece que hay hoja de ruta suficiente para que ya nos pongamos a trabajar, que no caigamos en discusiones falsas sobre si nos dieron un lugar o una secretaría. Hay que ir urgente a la construcción de intersindicales, de espacios plurales de los trabajadores y de las trabajadoras en los territorios, uniendo la Economía Popular y las expresiones del Movimiento Obrero que todavía tiene patrón, sea estatal o privado. Me parece que da un fuerte impulso a ponerse a laburar, a no caer en quedarnos nada más en el análisis como si fuéramos editorialistas, y tener claro que nosotros tenemos que ser constructores de nuestro propio destino. Así que en eso también va una fuerte alegría, y seguramente intentaremos llevarle a Pablo el saludo y la felicitación, y nuestra disposición a estar para los desafíos que vienen por delante.

FMR: En paralelo a las elecciones se realizaba el acto de cierre de campaña del Frente de Todos. A pesar de las complejidades, ayer la jornada de la CGT se resolvió bastante rápido. ¿Creés que esto es también un mensaje a la dirigencia política?

LB: Sin ninguna duda. El bordado de esta manta, que tiene muchas tramas e hilos distintos, los compañeros los venimos bordando hace tiempo. Pero también es cierto que no era para despreciar que coincidía esta significativa nueva conducción de la CGT con el acto de cierre de la alianza de gobierno. Y creo que también encontraron la ecuación justa para que en el marco de la definición de una nueva conducción y de un documento con muchísimo contenido, vaya que entre líneas va un mensaje a la corporación y poder político, a quienes llevan adelante el poder institucional. Pero a la vez tiene que tener claro que la institucionalidad no implica tener el poder, y que para frenar la embestida de los poderosos, para enfrentar al poder fáctico (el que sigue decidiendo todos los días, el que sigue generando campañas en contra de los sectores populares, campañas de desprestigio, corridas bancarias, y muchas de estas cosas que tienen que ver con hostigamiento a las institucionalidades democráticas) si no hay poder popular -esto lo tiene que tener claro el poder político-, si no hay fuerza popular organizada, si no hay un sujeto instituyente, el sujeto instituido no alcanza.

Tengamos en cuenta que ya se habla en el mundo de una posible guerra bacteriológica, y que nos caiga otra pandemia de nuevo tipo por arriba de la cabeza. No podremos enfrentar los desafíos de un minúsculo grupo de poderosos que creen que el mundo es para ellos, y que está dispuesto a limpiar la mitad de la población del planeta, en aras de tener sus privilegios, si no tenemos fuerza popular organizada y nos predisponemos a tener una fuerte resistencia y una construcción de alternativa. Pasa que también en los últimos días se vino diciendo que la pandemia quizás se pensaba con un objetivo de matar 10 millones de personas; pues la resistencia popular, la generosidad, la misericordia, el amor de nuestros pueblos, han logrado que esto se haya reducido a la mitad, pero no van a parar con esto. Por eso, más que nunca necesitamos tener unidad, organización y lucha.

FMR: Uno lee La Nación, Clarín, etc., y ve que no aparece nada de la CGT. También escuchamos el discurso de Pablo Moyano, que sí nombró a estos medios, como quienes encabezan este intento de ir por los derechos de los trabajadores. ¿Qué significa que no hayan querido mostrar la jornada de ayer?

LB: Lo decíamos vinculado al análisis del 18 de octubre: no pudieron evitar el hecho maldito. El enemigo tiene claro que los pueblos y los trabajadores como columna vertebral y cabeza de los procesos de transformaciones revolucionarias siguen siendo quienes deben ser el cincel del sujeto político para esas transformaciones. Ayer, como otro éxito, si el enemigo nos intenta tapar, evidentemente es porque algunas cosas nos van saliendo bien pese a la adversidad del momento. Por lo tanto, que de nuevo ayer haya intentado ser ocultado este nuevo escalón de éxito de la acumulación de los sectores populares, evidentemente nos muestra que hay cosas para festejar, para decir que nos estamos preparando para ir a las transformaciones necesarias y urgentes. Así que claro que sí, esa arquitectura comunicacional, en la que solamente TN y Clarín son más de 300 medios de distinto tipo en todo el país, vaya que trabajan para ocultar el hecho maldito. Pues seguimos vivos, seguimos resistiendo, seguimos siendo ese hecho maldito al que los enemigos tienen pánico. Nos tienen miedo porque saben que nosotros no tenemos miedo.

Top