INCENDIOS FORESTALES: ORGANIZACIÓN PARA COMBATIR EL FUEGO Y LA DESIDIA

[FM Riachuelo, 29/12/2021] Los ya conocidos incendios forestales están azotando nuevamente gran parte del país. Tal es el caso de las seis provincias que actualmente están con focos activos: Chubut, Río Negro, Neuquén, Formosa, Santa Fe y Entre Ríos. Asambleas y organizaciones están denunciando la pobre o nula asistencia del Estado en cuanto a enviar recursos para combatir el fuego. Por esta razón, cada vez son más las agrupaciones que se hacen cargo del combate en primera línea contra el fuego para defender sus territorios.

La historia es conocida: los territorios incendiados dejan de ser áreas protegidas y se convierten en tierra fértil para los mega negocios, ya sean inmobiliarios, agrícolas, ganaderos, etc. Intencionales o no, lo cierto es que hay una estrategia en manos de los poderosos de este sistema para desproteger los territorios con bosque nativo e incluso con viviendas.

La falta de asistencia del Estado tiene que ver con una decisión política: donde hay incendio puede haber un negocio. Estas maniobras no están muy alejadas de lo que pasó hace muy poco en la provincia de Chubut, donde la legislatura aprobó un proyecto de ley que entregaba recursos propios a un mega negocio minero y al que el pueblo chubutense tuvo que ponerle un freno en la calle. El dejar que los incendios ocurran es tan grave como provocarlos.

En este sentido, contamos con las palabras de Martín, integrante de Vecinos en Defensa del Bosque, de La Comarca Andina: “Tenemos por un lado el ministerio de ambiente diciendo que hay un montón de recursos en la región y que el estado está haciendo todo lo pertinente para detener esto; y las informaciones que llegan por otro lado de los vecinos de la zona, que dicen todo lo contrario: que los recursos no son suficientes, que los hidrantes no están, que el fuego se debería haber detenido mucho tiempo antes y que si no es en este momento por organización vecinal, la verdad que el fuego no hay forma de detenerlo”.

Actualmente, las organizaciones de brigadistas civiles junto a vecinos de los lugares más críticos están en estado de alerta. Debido a que los incendios suceden desde hace mucho tiempo, cargan con mucha experiencia y están preparadas para trabajar en situaciones como ésta, en la que, mientras las autoridades obligan a la población a evacuar, eligen quedarse para proteger el territorio.

Los incendios forestales son uno más de los ejemplos de la devastación al planeta que tiene como consecuencia el sistema actual. Éste ve a las tierras como un simple medio para sus ganancias y a las personas como un estorbo. Frente a la destrucción del ambiente y la expulsión de gente que propone el sistema, los pobladores y las organizaciones quieren seguir viviendo en el territorio, cuidando la casa común.

Top