LA LECTURA COLECTIVA COMO HERRAMIENTA PARA CONSTRUIR COMUNIDAD 

[FM Riachuelo, 17/03/2022] ¿Cómo corrernos de la mirada de la biblioteca como institución de ladrillos que cuida o preserva el patrimonio? Así inició este diálogo con Ángeles, integrante de la Biblioteca Popular y Talleres Donde Viven Los Libros de Gerli, Avellaneda. Un 16 de marzo pero en 1812 se inauguraba la primera biblioteca pública. Hoy la conocemos como biblioteca nacional. Se inaugura con el claro objetivo de poder democratizar la lectura y que todos podamos tener acceso a ella, sin embargo a lo largo de los años y con el avance de la tecnología, las bibliotecas como instituciones han ido alejándose del pueblo.

Es así que para poder charlar y profundizar este debate decidimos acercarnos a dos experiencias organizativas y comunitarias (Donde Viven Los Libros, Merendero Madres Sembrando Conciencia) que han sabido promover la lectura y darle la vuelta de tuerca necesaria para poder crear espacios de lectura compartida.

“Al principio no nos llamábamos biblioteca, porque queriamos corrernos de la idea del espacio de biblioteca que preserva los libros del acceso de las personas, todo lo contrario queremos que esté lo más disponible posible, por eso empezamos con espacios de lectura en él marco de espacios comunitarios y en esos espacios se generan bibliotecas. Fundamentalmente poniendo los libros, él tiempo y él espacio y la disposición de vincularnos”, nos contaba Ángeles, que hace ya casi 15 años viene llevando adelante la experiencia de Donde Viven Los Libros y van contagiando a otros espacios comunitarios a que tengan su espacio de lectura colectiva en sus territorios.

Desde Donde Viven Los Libros consideran que la lectura es una de las herramientas util para generar comunidad: “Los espacios comunitarios enriquecen la mirada, algunos pueden poner en  juego el intercambio en una lectura, lo que hacen todos los días, que es poner el laburo diario  para sostener un merendero, una olla o construir trabajo. Entonces ¿cómo hacemos para que la comunidad vaya creciendo en torno a nuestros derechos y al cuidado de la vida en un sentido integral? (…) Pensamos en el derecho a la lectura como una forma de estar en la vida con una mirada más amplia y que me permite dialogar y construir con otros y otras desde otros lugares”.

Frente a la necesidad de resolver el día a día, que cada vez está más difícil, le consultamos a Ángeles como poder retomar ese vínculo con la lectura: “Algunos espacios solo tienen acceso a los libros cuando los libros vienen a uno, no cuando uno tiene que ir a los libros. A veces hay tanta necesidades en el medio que hasta llegar a la biblioteca yo tuve que resolver un montón de cosas, entonces si nosotros podemos acercar esos libros a espacios comunitarios en donde sucede la vida comunitaria, donde se resuelven 85 problemas por dia y en eso está disponible un espacio de lectura, les permitimos a nuestros pibes y pibas y a nosotros mismos acercarnos a eso”.

Desde Donde Viven Los Libros hace un tiempo realizaron talleres de cuentos donde las compañeras que integran el Merendero Madres Sembrando Conciencia participaron. Con este empujón, más la necesidad concreta que veían en los vecinos de La Boca, decidieron tener su propia biblioteca popular ambulante.

“Durante la pandemia vimos la necesidad de los niños de acercarse a la lectura y los padres nos pedían más, para poder sacar a los pibes del teléfono, que a veces eran varios pibes con un solo teléfono y se peleaban. Así sale un espacio en el que se pudiera tener libros tanto para la educación popular del merendero como para que los vecinos se los lleven.(…) Cuando se abrió un poquito (se refiere a las restricciones) empezamos a salir con mantas a las plazas del barrio con los libros desparramados, y eso invitó a que los pibes se acerquen a leerlo, a tocarlos, a investigar, algunos pedían que se los leyeras, otros no, pero la verdad que vimos un acercamiento muy importante eso nos fortaleció y nos llenó el alma”, nos decía Roxana Cainzos, referente del Merendero Madres Sembrando Conciencia.

Lo que resultó de toda esta charla fue que la lectura es una de las herramientas para profundizar en la construcción de comunidad, y que para cuidar a las infancias y proyectar un mundo distinto es necesario que fortalezcamos la escucha,  profundicemos los vínculos y respetemos a nuestras niñeces.

Escucha la entrevista haciendo click aca

Top